Ley sanitaria logró 7.1 millones de inscritos: Obama

"Esta ley está aquí para quedarse", afirmó el presidente de Estados Unidos, que destacó el "gran paso adelante" conseguido por su reforma sanitaria, lo que no parecía posible hace seis meses tras ...
Obama, durante su comparecencia sobre la reforma sanitaria en la Casa Blanca, con el vicepresidente, Joe Biden
Obama, durante su comparecencia sobre la reforma sanitaria en la Casa Blanca, con el vicepresidente, Joe Biden (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, subrayó hoy que se ha dado "un gran paso adelante" con su reforma sanitaria con los 7,1 millones de inscritos en los nuevos seguros médicos privados, un objetivo que no parecía posible hace seis meses debido al fiasco del lanzamiento de la web www.Healthacare.gov. La reforma promulgada en 2010 es "buena" para la economía y para el país, y "no hay razón para volver atrás", destacó Obama en una comparecencia en la Casa Blanca en compañía de su vicepresidente, Joe Biden.

El anuncio de Obama sobre las 7.1 millones de inscripciones en los seguros médicos entre el 1 de octubre y el 31 de marzo estuvo seguido de una prolongada ovación, igual que cuando afirmó rotundo: "El debate sobre derogar la ley ha terminado. Esta ley está aquí para quedarse". A la medianoche del lunes venció el plazo para contratar un seguro médico privado acorde con los parámetros de la reforma sanitaria para no enfrentarse a una multa.

No obstante, la semana pasada el Gobierno anunció una extensión del plazo más allá del 31 de marzo únicamente para las personas que ya hayan iniciado el proceso de contratación del seguro. La reforma, considerada el mayor logro en política doméstica del mandato de Obama, "está haciendo lo que se supone que debería, está funcionando", y ha hecho que el sistema sanitario estadunidense sea "mucho mejor", aseguró hoy el presidente.

Obama admitió que la aplicación de la ley, algunas de cuyas normas clave han sufrido cambios y aplazamientos, ha sido a veces "desordenada" y "polémica", y que no duda de que habrá "problemas adicionales" en su implementación en el futuro. "El cambio es difícil. Arreglar lo que está roto es difícil. Superar el escepticismo y el miedo ante algo nuevo es difícil", reflexionó el mandatario.

La superación de la meta de los siete millones de inscritos representa un logro importante para el Gobierno, sobre todo teniendo en cuenta la desastrosa apertura de los mercados de seguros en octubre pasado, y hoy Obama, consciente de ello, fue muy crítico con los republicanos que buscan eliminar la reforma. "¿Por qué hay personas tan furiosas con el hecho de que la gente tenga un seguro de salud?", se preguntó antes de alertar de que la historia no será "amable con aquellos que niegan a los estadunidenses una seguridad económica básica".