Ley de inversión extranjera “no pondrá en venta” a Cuba: Prensa

Mientras la Asamblea Nacional es convocada en "sesión extraordinaria" para el 29 de marzo para aprobar la nueva legislación sobre inversión foránea, que ha levantado polémica, analistas destacan ...
Rodrigo Malmierca (d), ministro de Comercio Exterior, en una feria comercial en La Habana
Rodrigo Malmierca (d), ministro de Comercio Exterior, defiende la nueva ley de inversiones extranjeras (EFE)

La Habana

La Asamblea Nacional (AN) de Cuba fue convocada en “sesión extraordinaria”para el 29 de marzo, a fin de aprobar una nueva Ley de Inversiones Extranjeras, que el diario oficial Granma dijo hoy “no pondrá en venta” al país, aunque algunos diputados han expresado preocupación porque las facilidades previstas pudieran ser “muy bondadosas”. La discusión y aprobación del anteproyecto de ley será el único tema en la agenda del parlamento unicameral, según informó el miércoles el noticiero de la televisión estatal.

“La certeza de que las modificaciones” a la ley vigente “en modo alguno significará la venta del país, ni un retorno al pasado” capitalista, “fue resaltada” durante la discusión del documento por los diputados de las provincias orientales de Camagüey, Las Tunas y Ciego de Ávila, puntualizó Granma, que desde hace varios días reseña tales intercambios.

Esos debates fueron encabezados por el titular de Comercio Exterior , Rodrigo Malmierca, quien citado también por el matutino –la prensa extranjera no tuvo acceso-,  dijo que “lejos de significar un retroceso” la nueva ley “ofrece mayores garantías e incentivos a la inversión extranjera y asegura que la atracción de capital contribuya” al desarrollo sostenible de la economía nacional. El lunes, el presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento, José Luis Toledo, anticipó que la nueva norma reforzará "las garantías a los inversionistas" y será más flexible que la actual en materia impositiva.

No obstante, el martes la prensa local reseñó asimismo una intervención de la legisladora Marta Mesa, para quien el Régimen Especial Tributario previsto “es muy bondadoso” con los eventuales inversionistas extranjeros, por lo cual sugirió “revisar las tarifas y plazos”. El presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales de la Asamblea Nacional, dijo el lunes que la nueva ley priorizará la inversión extranjera “en casi todos los sectores de la economía” y contemplará “excepciones totales (de impuestos) en determinadas circunstancias”.

El ex ministro de Economía José Luis Rodríguez escribió esta semana en la web cubacontemporánea que “pudiera esperarse” que la nueva ley “profundice lo ya establecido” en la Zona Especial de Desarrollo del mega puerto del Mariel , a fin de “ampliar el carácter complementario de la inversión extranjera directa” en obras de infraestructura  y fuentes alternativas de energía, entre otros sectores.

“El incremento de los ritmos de crecimiento de la economía cubana, hasta alcanzar entre 6 y 8% alrededor de 2020, supone un notable aumento de las inversiones en los próximos años, luego de un descenso en la formación bruta de capital fijo, que de 26.3% del Producto Interno bruto en 1989, bajó a 5.2% en 1994, y sólo se recuperó hasta llegar aproximadamente a 8% en 2013”, apuntó el ex ministro cubano, bajo cuyo mandato se puso en vigencia la ley de inversiones extranjeras a punto de ser modificada.

Rodríguez, quien condujo la economía cubana en los últimos 13 años del gobierno de Fidel Castro (1959-2006), advirtió que la nueva ley debería "ampliar el carácter complementario de la inversión extranjera directa en relación con la inversión doméstica. Rodríguez, quien diseñó la actual ley dictada en 1995, propuso además un "trato preferencial" a las inversiones en "la producción agropecuaria, la minería, el petróleo, la infraestructura, las producciones de media y alta tecnología, así como las producciones competitivas con capacidad para exportar".

Diversos analistas señalan que la nueva Ley de Inversión Extranjera para atraer capitales a la isla llega en medio del fantasma de una "recesión" como secuela de la crisis en Venezuela, su principal benefactor y socio comercial. "Las inestabilidades y tensiones políticas bajo el gobierno de Nicolás Maduro, vuelven a colocar en primera línea el tema de la vulnerabilidad de la economía cubana", dijo el economista cubano Pavel Vidal, de la Universidad Javeriana de Cali, Colombia, quien señala que una interrupción del intercambio con Caracas causaría cuatro años de "recesión" en la isla comunista.

"El año de mayor caída del PIB ocurriría dos años después de que comienzan a perderse las relaciones ventajosas con Venezuela" si hubiese una interrupción gradual, escribió Vidal en un artículo, indicando que en cuatro años de ese hipotético escenario "se acumularía una caída de 4% del PIB". El ex presidente Hugo Chávez, fallecido hace un año, convirtió a Venezuela en el principal aliado político y socio comercial de la isla, lo que le ayudó a ir saliendo de la crisis económica en la que se había sumido tras el colapso de la Unión Soviética, en 1991.

Venezuela suministra a Cuba con facilidades de pago el 60% del petróleo que consume (2,759 millones de dólares en 2011) y le compra (por 5,400 millones de dólares en 2011) los servicios de unos 40 mil profesionales, entre ellos 30 mil médicos y paramédicos. Vidal pronostica que si "los vínculos con Venezuela desaparecen siguiendo el mismo patrón que con la URSS (...), el resultado sería una contracción de alrededor del 7.7% en el PIB, también como acumulado de cuatro años de recesión".

"En ambos casos se trataría de un decrecimiento de la economía mucho menor que el acontecido tras la desaparición de la URSS, donde se acumuló un -35% entre 1990-1993", señaló Vidal, explicando que "en 1990, las relaciones comerciales con la URSS representaban el 28.2% del PIB mientras que actualmente con Venezuela el porcentaje es de 18.3%, es decir, diez puntos menos".