Leopoldo López: el opositor incómodo

Contestatario y radical, crítico al chavismo, busca forzar “la salida” del gobierno de Maduro tomando calles.
Leopoldo López: el opositor incómodo.
El líder de Voluntad Popular tiene gran capacidad de convocatoria. (Carlos García/Reuters)

Caracas

Con 42 años Leopoldo López, cuya carrera política se vio interrumpida de manera forzada tras una inhabilitación para ejercer cargos públicos que está por cumplirse en 2014, es uno de los tres dirigentes de la oposición antichavista considerados radicales.

Conocido por su ambición y su carácter confrontador, impulsa, bajo el lema “La Salida”, la táctica de realizar protestas callejeras para forzar el fin del gobierno de Nicolás Maduro, algo que ha sido calificado de golpista por el chavismo.

Dicha estrategia también genera reticencias entre dirigentes de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), entre ellos su líder y ex candidato presidencial Henrique Capriles, quien advierte que “las condiciones no están dadas para presionar la salida del gobierno”.

En 2008, López fue inhabilitado por la justicia para ejercer cargos públicos tras ser acusado de recibir, en 1998, recursos de la gerencia de Petróleos de Venezuela (PDVSA), que ocupaba su madre Antonieta Mendoza, para fundar el partido opositor Primero Justicia, donde militó hasta 2006.

Antes de esa inhabilitación —que culmina este año—, López fue alcalde del municipio metropolitano de Chacao durante dos periodos (2000-2008), en los que también fue acusado de desviar recursos para el pago de empleados municipales.

Entonces López apeló a la Comisión y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y esta última concluyó que debían ser restituidos sus derechos políticos. Pero el gobierno mantuvo sobre López la prohibición de postularse a cargos de elección popular y truncó así su candidatura a la alcaldía metropolitana de Caracas en 2008 y su precandidatura presidencial en las primarias de la MUD en febrero de 2012.

Expulsado del partido Un Nuevo Tiempo, fundó en 2009 el partido de centroderecha Voluntad Popular, que en diciembre pasado obtuvo el mayor número de alcaldes para la oposición.

Leopoldo López tiene estudios de Economía en la Universidad de Harvard y es amante de los deportes, entre ellos la natación. A los 29 años ganó en 2000, con 51% de los votos, su primer periodo en la alcaldía de Chacao, el municipio más rico de Caracas. En 2004 fue reelecto con un apoyo de 81%.

En abril de 2002 fue uno de los políticos que llamaron a las manifestaciones opositoras de calle que derivaron en un golpe de estado que sacó brevemente del poder al entonces presidente Hugo Chávez.

Ahora, sus llamados a protestar en las calles para forzar “La Salida” del gobierno le valieron que Maduro lo responsabilice de los tres muertos y 66 heridos que dejaron las manifestaciones estudiantiles en Caracas el miércoles de la semana pasada, cuando se registraron enfrentamientos entre jóvenes, fuerzas antimotines y grupos con distintivos del oficialismo.

Ese día, miles de estudiantes, acompañados por López y otros líderes de la oposición, marcharon contra la inseguridad, la inflación, la escasez de productos y la detención de universitarios en otras manifestaciones a inicios de febrero en el interior del país.

El chavismo afirma que la violencia fue resultado de “grupos de ultraderecha infiltrados” en las protestas con el fin de provocar “un golpe de Estado” en Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras en el mundo.