Legionarios tardaron 35 años en admitir caso de pederastia

Fernando Cutanda abusó de dos menores en New Hampshire; la orden pagó una investigación y luego lo denunció ante las autoridades locales.
John Connor, director territorial de la congregación, publicó una carta explicando el caso.
John Connor, director territorial de la congregación, publicó una carta explicando el caso. (Especial)

México

Los Legionarios de Cristo reconocieron que el sacerdote Fernando Cutanda, 35 años después de haber sido acusado, abusó sexualmente de dos menores, por lo que denunciaron al ex rector del seminario menor en New Hampshire, Estados Unidos, ante las autoridades locales.

En una carta fechada el 6 agosto y firmada por el padre John Connor, director territorial de la Legión de Cristo en EU, se da a conocer el resultado de una investigación privada que mandó a hacer la congregación.

Recuperar confianza

Al recordar que la misión de la orden es  contribuir a la evangelización de los niños,  Connor menciona sentir orgullo de los esfuerzos que hacen los Legionarios para que se tenga plena confianza en su trabajo.

Esa confianza, abundó el director territorial, se sustenta en el compromiso de mantener estándares de ambiente seguro para los jóvenes.

Mencionó que la crisis de abusos sexuales por parte de sacerdotes “ha sido un largo viaje de curación, particularmente para nosotros, después de los escándalos que involucran a nuestro fundador.

“Y una parte importante de este viaje no solo es hacer todo lo posible para asegurarse de que el abuso no vuelva a suceder, sino también para hacer frente a las situaciones del pasado que exigen justicia”, señaló.

Detalló que en 1980 dos individuos denunciaron que Cutanda abuso de ellos en la Escuela Apostólica de la Inmaculada Concepción, en New Hampshire.

Connors informó que la orden contrato a la asociación privada Praesidium, la cual entrevistó a los denunciantes y a otros testigos para hacer una investigación.

En su informe final, entregado a la Legión de Cristo, consideran “creíble” la acusación, por lo que  la congregación decidió proporcionar atención a las víctimas.

En la misiva, John Connors señala estar “profundamente arrepentido y avergonzado de que alguien pudiera sufrir como lo hicieron, cuando tenían todo el derecho de contar con la protección y el cuidado  de nuestras instituciones”.

Y mencionó que “este tipo de noticias es siempre angustiante. Nunca debemos olvidar cómo nuestras acciones tienen un impacto duradero. Nuestro esfuerzo para construir y no para dañar es la manera de garantizar que los tristes acontecimientos como este no se repitan”.

De hecho, apuntó, la Legión de Cristo “no tolerará ningún abuso sexual de menores. Vamos a pedir a nuestro Señor para fortalecer en nosotros nuestra decisión de ser buenos pastores que, como él, cuidan y nunca explotan el rebaño”.

Cifras de los casos

El 5 de diciembre de 2013 los Legionarios de  Cristo informaron que 35 sacerdotes habían sido acusados de abuso sexual de menores de 18 años, de los cuales 14 no procedieron (acusaciones infundadas o comportamiento imprudente); nueve fueron encontrados culpables (incluyendo al fundador); dos no aptos para una investigación cuando se presentó la denuncia y 10 estaban en proceso.

Sobre la jerarquía de otros inculpados de “comportamientos sexuales inapropiados”, detallaron que cinco superiores (seis si se incluye a Marcial Maciel) fueron acusados, de los cuales tres acusaciones no procedieron por ser comportamientos imprudentes y no delitos; uno aceptó libremente restricciones a su ministerio como precaución y dos fueron encontrados culpables.

Antes, a instancia de los miembros estadunidenses de la Legión, en 2006 se empezaron a  establecer disposiciones para prevenir actos de pederastia. Esto surgió como respuesta a un llamado de la conferencia episcopal de Estados Unidos, que en 2002 firmó la “carta de Dallas”, con la cual estableció las primeras políticas antipederastia para la Iglesia en ese país.

En ésta los obispos convocaron a otras instituciones eclesiásticas a seguir el ejemplo de los legionarios y la Conferencia de Superiores Mayores, que agrupa a todas las congregaciones religiosas masculinas, atendió el llamado y establecieron un certificador externo, que es la asociación Praesidium, organismo líder en el campo de la protección infantil.

También elaboraron el documento Código de Conducta y Otras Directivas Correspondientes a Ambientes Seguros en Norteamérica de los Legionarios de Cristo y de los Miembros Consagrados del Regnum Christi, que señala los comportamientos “apropiados” y “no apropiados” que pueden tener los religiosos con los menores.  

Congreso de ateos en Puerto Rico

La capital de Puerto Rico es sede de una convención de ateos de Estados Unidos, con asuntos en la agenda como los orígenes del cristianismo, homosexualidad y religión, y el ateísmo en la cultura latina.

Entre los ponentes de la convención de dos días están el presidente de la American Atheists, David Silverman, nacido en Puerto Rico, y David Tamayo, titular de los Librepensadores Hispanoamericanos, una organización con sede en EU.

También participará la abogada y activista homosexual puertorriqueña Ada Conde en la conferencia “Homosexualidad, Religión y Derecho”, junto a los escritores homosexuales Yolanda Arroyo Pizarro y David Caleb.

El historiador estadunidense Richard Carrier hablará sobre cómo el cristianismo comenzó sin un Jesús real.

A la cita irá también la actriz mexicana Indra Zuno, quien es miembro de la junta de American Atheists y será la maestra de ceremonias con Matt Dillahunty, presentador de televisión.

En una reciente entrevista, Eva Quiñones, directora de la organización Humanistas Seculares de Puerto Rico, dijo que uno de los propósitos de la convención será buscar vías que ayuden a separar la Iglesia del Estado en asuntos relevantes.

Hoy realizarán solo talleres y los debates y conferencias tendrán lugar el sábado.

(EFE/San Juan de Puerto Rico)