Corte de EU legaliza el matrimonio gay en todo el país

La Suprema Corte declaró que las parejas del mismo sexo tienen derecho a casarse en cualquier lugar del país.
La Corte Suprema de Estados Unidos legalizó este viernes el matrimonio homosexual en todos los estados del país. La decisión fue celebrada por activistas a las afueras del tribunal
Activistas celebraron la decisión de la Corte de Estados Unidos de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en todos los estados del país. (Reuters)

Washington

La Suprema Corte de Estados Unidos declaró que las parejas del mismo sexo tienen derecho al matrimonio en cualquier lugar del país.

Las parejas gay y lesbianas tenían derecho a casarse en 36 estados y el Distrito de Columbia. La decisión de hoy en la Corte significa que los otros 14 estados en el sur y centro-norte, deberán anular sus prohibiciones al matrimonio entre parejas del mismo sexo.

En un fallo histórico, el máximo tribunal del país decidió, con cinco votos a favor y cuatro en contra, que la Constitución requiere que los estados lleven a cabo y reconozcan el matrimonio entre dos personas del mismo sexo.

A las afueras del edificio de la Corte en Washington, una multitud celebró la decisión con gritos y ondeando la bandera del arcoiris, símbolo universal de los derechos homosexuales.

Dos años después de haber decretado que el matrimonio no era exclusivo de las parejas heterosexuales, la Corte juzgó que los 14 estados que actualmente se niegan a unir a dos personas del mismo sexo, deben ahora casarlos y además reconocer su matrimonio si fue celebrado en otra jurisdicción.

En nombre del principio de igualdad de todos ante la ley, "la 14 Enmienda (de la Constitución) requiere que un estado celebre el matrimonio entre dos personas del mismo sexo", escribió el juez Anthony Kennedy, expresando la mayoría de la Corte.

"El derecho al matrimonio es fundamental", subrayó.

El magistrado conservador unió su voto a los de cuatro magistrados progresistas del alto tribunal para permitir que los gays y las lesbianas puedan casarse en todos los rincones de Estados Unidos.

El presidente de la Corte, John Roberts, se opuso a la decisión, al igual que los otros tres jueces.