Lefebvristas celebran funeral de nazi Priebke en medio de protestas

El movimiento católico ultraconservador celebró en forma privada las exequias del "verdugo" de las Fosas Ardeatinas en 1944, mientras cientos de manifestantes inconformes protestaban.
"Priebke ejecutor" se lee en la pancarta sostenida por los manifestantes en el funeral del criminal de guerra
"Priebke ejecutor" se lee en la pancarta sostenida por los manifestantes en el funeral del criminal de guerra (AFP)

Albano Laziale, Italia

El movimiento católico ultraconservador celebró hoy en la localidad de Albano Laziale, cerca de Roma, los funerales en forma privada del criminal nazi Erich Priebke en medio de las protestas de autoridades y residentes contra el llamado "verdugo" de las Fosas Ardeatinas.

Priebke, quien murió el viernes a los cien años en su residencia de Roma donde cumplía desde 1998 una condena a cadena perpetua por la masacre en 1944 de las Fosas Ardeatinas, que dejó 335 civiles muertos, fue despedido en forma privada en el convento Instituto Pío X, la sede en Italia de los integristas del movimiento lefebvrista, que aceptaron celebrar la ceremonia fúnebre.

Al término del funeral, que duró varias horas, el ex capitán de las SS será incinerado, aunque no se ha anunciando el lugar. El automóvil fúnebre con el cuerpo del ex capitán de las SS, que se encontraba en el instituto de medicina legal de Roma, a la espera de que alguien aceptara celebrar su funeral, llegó hacia las cinco de la tarde a Albano Laziale, 25 kilómetros al sudeste de Roma.

Unas 400 personas salieron a protestar, entre ellos el alcalde de la localidad, Nicola Marini, contra el funeral del "carnicero" en Albano Laziale, ciudad premiada al término de la Segunda Guerra Mundial por haber combatido contra el fascismo.

Algunos residentes entonaron "Bella Ciao", la canción emblema de la resistencia italiana, mientras la tensión crecía por la llegada de un grupo de jóvenes militantes de extrema derecha pronazis. "Que se lo lleven al basurero", pidió a gritos uno de los manifestantes a los policías antidisturbio desplegados frente al convento.

Un sacerdote del movimiento lefebvrista estuvo a punto de ser agredido por algunos manifestantes mientras ingresaba a la entidad. "Una ceremonia privada, a la que asisten amigos y parientes", prometió el apoderado y amigo de Priebke, el abogado Paolo Giachini.

La noticia de que los funerales se iban a celebrar en Albano Laziale desconcertó al alcalde Marini, del Partido Democrático, quien considera el gesto una ofensa a la historia de la localidad, de 40 mil habitantes. Marini firmó un decreto para impedir que transite por esa localidad el cuerpo del criminal nazi, pero la orden fue levantada por el jefe de la policía de Roma.

Después de muerto, Priebke, quien vivió tranquilamente 40 años en Argentina, sigue suscitando controversia debido al rechazo del Vaticano, de Argentina, de Alemania, su país de nacimiento, y de la alcaldía de Roma a celebrar su funeral. Según el diario [i]La Repubblica[/i], los lefebvristas autorizaron el funeral, ya que no respetan las disposiciones del Vaticano desde que fueron excomulgados hace 20 años.

Además varios de sus sacerdotes manifiestan abierta simpatía por el nazismo y consideran que el Holocausto es una invención inventada por los judíos. Detenido en Argentina en 1994, extraditado y juzgado en Italia, Priebke jamás pidió disculpas, ni manifestó arrepentimiento alguno.

Unos 40 militantes de extrema derecha, con la cabeza rapada y varios tatuajes, entre ellos fascistas del movimiento "Militia", trataron de colocar coronas de flores y rendir homenaje con himnos fascistas al exoficial nazi. "Queremos honrarlo, hace parte de nuestra historia", aseguró el líder del movimiento, Maurizio Boccacci, quien reside justamente en Albano Laziale.

Actos que alimentan el clima de tensión en la capital, ya que el 16 de octubre se conmemora el 70 aniversario de la deportación de un millar de judíos del gueto de Roma al campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, de los cuales sobrevivieron 16.