Lecciones del ¡fuck the UE!/última

La filtración del audio de Victoria Nuland de su celular fue titulada en YouTube “Las marionetas de Maidán”.
Ayer en Kiev, opositores tocaron el piano en la plaza Maidán.
Ayer en Kiev, opositores tocaron el piano en la plaza Maidán. (Efrem Lukatsky/AP)

Washington

La tercera lección que se puede extraer de las palabras dichas la semana pasada por Victoria Nuland, encargada de Europa en el Departamento de Estado de Estados Unidos, son reveladoras de las profundas divergencias entre norteamericanos y europeos sobre Ucrania.

EU trata el caso ucraniano como una crisis de la guerra fría: Occidente contra Rusia y quiere imponer sanciones, pero no comprende lo que la Unión Europea (UE) desea.

Los europeos ven en Ucrania una crisis que concierne al primer jefe de la UE y a uno de sus vecinos, una parte de cuya población aspira a unirse a ella. Además, Estados Unidos es un Estado federal mientras que en Europa las decisiones se toman entre 28 Estados. Es más complicado y eso exaspera a Washington. El marido de Victoria Nuland, Robert Kagan, es el autor de un libro célebre: Potenciay debilidad (Plon, 2003), en el cual explica que “los norteamericanos son de Marte y los europeos son de Venus”. Es, visiblemente, una visión que comparte Nuland. Pero más allá de las sanciones, Estados Unidos tiene menos que nunca en sus manos una propuesta para la crisis ucraniana.

La cuarta lección nos remite a la torpeza e incluso la arrogancia de Estados Unidos. La familiaridad con la cual la vicesecretaria de Estado se refiere a los líderes de la oposición ucraniana (Yat para Arseni Iatseniuk, Klitsch para el boxeador y ex campeón mundial Vitali Klitschko) y los cargos que le atribuye en un eventual nuevo gobierno, muestra una sorprendente torpeza, incluso arrogancia, en el método, teniendo en cuenta los fracasos de Estados Unidos al instalar equipos en el poder en otros países desde hace diez años.

La misma Victoria Nuland y el embajador (de Estados Unidos en Kiev, Geoffrey) Pyatt hablan de los protagonistas de la crisis ucraniana como si su suerte dependiera de ellos, lo que no es el caso.

Inevitablemente, el título de la cinta de audio que fue subida a YouTube, en ruso, a propósito de la filtración de la comunicación de la discordia vía celular entre Nuland y Pyatt el pasado jueves en Kiev es: “Las marionetas de Maidán”.

La quinta lección habla de la exasperación alemana y del estado de las relaciones entre Berlín y Washington, cada vez más frías.

La jefe del gobierno alemán, la canciller Angela Merkel, que todavía no termina de digerir lo que supo por el informático estadunidense Edward Snowden de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos escuchaba su teléfono  y desde entonces se lo está haciendo pagar a los norteamericanos, fue la primera en reaccionar, el viernes, al ¡fuck the UE! dicho por Victoria Nuland sobre la crisis en Ucrania, al calificar de “absolutamente inaceptables” sus palabras. El sábado, fue seguida en similar tono por Herman Von Rompuy, presidente del Consejo Europeo, que utilizó el mismo término: “inaceptable”.