"Está mal matar al padre", responde Le Pen a su hija

El antiguo jefe de extrema derecha francesa, Jean-Marie Le Pen, acusó a su hija Marine de matarlo por "esbirros" tras un proceso iniciado por ella para expulsarlo de su partido Frente Nacional.
Jean-Marie Le Pen dijo que su hija "no mató a papá directamente, lo hizo matar por esbirros".
Jean-Marie Le Pen dijo que su hija "no mató a papá directamente, lo hizo matar por esbirros". (Reuters)

París

El jefe histórico de extrema derecha francesa Jean-Marie Le Pen, expulsado el jueves del partido Frente Nacional (FN) que dirige su hija Marine, dijo que ésta "no mató a papá directamente, lo hizo matar por esbirros".

"Está mal matar a tu propio padre. Por eso ella no mató a papá directamente, lo hizo matar por esbirros", se quejó Le Pen, de 87 años, en declaraciones este viernes por la mañana a varias radios francesas.

Le Pen fue expulsado el jueves por la noche del partido que cofundó y dirigió durante casi 40 años, tras un proceso disciplinario iniciado por su propia hija Marine -- que lo sucedió al frente del partido en 2011-- debido a provocadoras declaraciones sobre el tema del Holocausto.

Entre ellas, figura una reiterada alusión a los hornos crematorios, "un simple detalle de la historia", según el veterano líder, también proclive a declaraciones homófobas, o de gusto más que dudoso, como cuando afirmó que el virus Ébola podría solucionar la crisis migratoria...

Florian Philippot, vicepresidente del FN, calificó este viernes, en declaraciones a la radio RMC/BFMTV, de "lógica" la exclusión del patriarca, ya que éste "iba de provocación en provocación".

Pero Jean Marie Le Pen se defendió calificando de "simulacro" la decisión del FN de expulsarlo, en una reunión de la ejecutiva a la que su hija, de 47 años, no asistió la víspera. El veterano líder acusó a Marine de "dirigir de lejos por teléfono el pelotón de ejecución".

Sin embargo, Jean Marie Le Pen rechazó la idea de crear otro partido y llamó a sus partidarios a no renunciar.

En declaraciones a la radio Europe 1, Le Pen dijo que "excluye" la idea de lanzar otro partido, una hipótesis temida por los dirigentes del FN a pocos meses de las elecciones regionales en las que esta formación tiene grandes ambiciones.

"Lanzo un llamado a los electores del Frente Nacional para decirles sobre todo no se desunan, quédense donde están, no dimitan", afirmó Le Pen. "Tenemos la ambición de reconquistar nuestro partido, nuestro movimiento", aseguró.

"Yo soy el Frente Nacional, el Frente Nacional es mi casa" aseguró el veterano dirigente, y reiteró que recurrirá esta expulsión ante la justicia.

- Crisis entre padre e hija -

Esta expulsión se produce cinco meses después del inicio de una crisis entre el padre y la hija. Desde que Marine Le Pen asumió el mando del partido, comenzó a distanciarse de las posiciones más extremas de su progenitor, aunque mantuvo el discurso nacionalista y contrario a la inmigración.

Durante su larga carrera, Jean-Marie Le Pen, ex legionario y varias veces diputado, fue el encargado de despertar a una extrema derecha hasta entonces descalificada por los largos años negros del "Colaboracionismo" con la Alemania nazi. Adepto de las declaraciones polémicas, el político se impuso en los años 1980 con eslóganes del estilo "Francia, lo primero".

Posteriormente, la "desdiabolización" del FN pretendida desde 2011 por Marine Le Pen le ha dado buenos resultados electorales. El FN ganó en Francia las elecciones europeas del año pasado.

Y ahora los sondeos colocan a Marine Le Pen en la segunda y definitiva vuelta de la elección presidencial francesa que se celebrará en 2017, y a la que acceden los dos candidatos más votados en la primera vuelta.