Pide chileno preso en México a Bachelet condenar detención

El estudiante Laurence Maxwell, quien fue encarcelado por 10 días en México, pidió a la presidenta de Chile que “condene los hechos" durante la cumbre Iberoamericana en Veracruz.
El estudiante chileno Laurence Maxwell posa junto a sus padres, Alberto Maxwell y Maria Eugenia Ilabaca, durante una rueda de prensa.
El estudiante chileno Laurence Maxwell posa junto a sus padres, Alberto Maxwell y Maria Eugenia Ilabaca, durante una rueda de prensa. (EFE)

Santiago de Chile

El estudiante chileno Laurence Maxwell llamó a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet que "condene los hechos" de su detención durante la cumbre Iberoamericana que tendrá lugar el próximo 8 de diciembre en Veracruz, en la misma ciudad donde fue encarcelado.

El estudiante reconoció el apoyo del cónsul chileno en México, José Jaliliye, quien estuvo con él "desde el principio" lo que, en palabras de Maxwell, le dio "mucha tranquilidad".

Una vez en Chile y después de 10 días de encarcelamiento, Maxwell instó al Gobierno chileno, a quien agradece todas las gestiones que hizo para su liberación, a pronunciarse sobre la desaparición de los estudiantes mexicanos.

"Es necesario que Chile tome una postura ante la desaparición de los 43 estudiantes" apuntó.

"Es una burla que hayan pasado dos meses desde el acontecimiento de los hechos y no haya habido respuestas, por lo que es legítimo y necesario que todo el mundo se manifieste", añadió pues a su juicio que lo peor que puede suceder "es que la sociedad se acostumbre a la muerte y el dolor".

Denunció que los policías mexicanos que lo detuvieron le golpearon y le amenazaron con hacerle "pedacitos y llevarle a Ayotzinapa", durante su traslado a la cárcel de alta seguridad de Veracruz.

"Durante el trayecto, nos obligaban a tener la cabeza entre las piernas y nos golpeaban mientras nos decían que allí se acababan nuestros derechos humanos y que nos iban a hacer pedacitos y llevarnos a Ayotzinapa", declaró el chileno, quien añadió que durante las tres horas y media que duró el trayecto no dejó de pensar que esas amenazas podían hacerse realidad.

"Fue el momento de mi vida en el que me sentí más vulnerable", manifestó el chileno, en una rueda de prensa en Chile en la que estuvo acompañado de sus padres.

Maxwell acusó a la justicia mexicana de haber llevado a cabo un procedimiento "irregular", con "el objetivo político de tratar de apaciguar las manifestaciones que se estaban produciendo en México", tras la desaparición de los 43 estudiantes en el estado de Guerrero.

"Los once detenidos fuimos elegidos porque no estábamos suficientemente golpeados y podíamos ser presentados", indicó el escritor y músico chileno quien sostiene que todo "fue un montaje" de la policía que se sostuvo sobre "acusaciones absurdas".

Explicó que los once fueron acusados de "intentar asesinar premeditadamente a los policías de forma organizada, como si nos conociéramos entre nosotros y hubiéramos ido a la manifestación con ese propósito".

Maxwell, que hacía ocho años que vivía en México no está convencido de poder regresar al país en un futuro próximo aunque sí asegura que, desde la distancia, acabará el doctorado en Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México que estaba cursando.

El escritor y músico chileno fue detenido el pasado 20 de noviembre en el Distrito Federal al concluir una manifestación de protesta por la desaparición de 43 normalistas a la que acudió junto a sus compañeros de posgrado.

Junto a los otros once detenidos, Maxwell fue acusado por la Procuraduría General de la República de terrorismo, delincuencia organizada, tentativa de homicidio y motín. Posteriormente los once fueron liberados sin cargos por un juez.