Latinoamérica, la UE y el Caribe reforzarán relaciones en Bélgica

En la próxima reunión, la Unión Europea busca consolidar sus lazos con las naciones de AL, en especial con México.
Las cuestiones comerciales serán prioridad en el congreso.
Las cuestiones comerciales serán prioridad en el congreso. (Edgard Garrido/Reuters)

Bruselas

El 10 y el 11 de junio 61 países de América Latina, el Caribe y la Unión Europea (UE) se reunirán al más alto nivel en Bruselas, Bélgica, para una cumbre llamada a "trabajar por sociedades prósperas, cohesivas y sostenibles para los ciudadanos" de ambos lados del Atlántico, según el lema de la cita.

La UE busca consolidar sus relaciones con los países latinoamericanos y caribeños en un momento en que China, pese a su desaceleración, se confirma como primer socio comercial en muchos de ellos, tomando el lugar hasta hace poco ocupado o por la mancomunidad o por Estados Unidos.

"Existe el peligro de que la EU se quede atrás. China está invirtiendo cada vez más y firma nuevos acuerdos comerciales con latinoamerica", advirtió el diputado español Ramón Jáuregui, copresidente de la Asamblea Parlamentaria Euro-latinoamericana (Eurolat).

Por su parte, la UE "pierde peso económico e influencia política en un continente al que nos unen lazos históricos, culturales y políticos muy importantes", sostuvo.

Por eso, la mancomunidad pretende utilizar la cumbre para "fortalecer las estructuras de cooperación económica y comercial" con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y "buscar elementos de convergencia" para los asuntos multilaterales, anticipó el director ejecutivo para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior de la UE, Christian Leffler.

Las cuestiones comerciales serán prioridad, teniendo en cuenta que la UE y la Celac suman, juntas, 15 por ciento de la población mundial y casi un tercio del PIB global.

La UE quiere aprovechar la presencia en la cita del presidente de México, Enrique Peña Nieto, para reiterar su interés en iniciar la modernización del acuerdo de asociación que tiene con este país. Lo mismo con Chile, que ya confirmó su presencia.

"Un resultado positivo de la cumbre sería bueno para las relaciones UE-México", estimó la diputada socialista italiana Pina Picierno, vicepresidenta de la delegación del Parlamento Europeo para México.

"México es un socio importante para la UE, pero, por supuesto, su economía y su historia están estrechamente relacionadas con las del Centro y de Sudamérica. Por lo que es importante que participe en la cumbre como protagonista", opinó.

Los europeos apuestan también en la cumbre para desbloquear las negociaciones de libre comercio con el Mercado Común del Sur (Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela) en punto muerto desde 2010.

Los ministros de Comercio del bloque sudamericano fueron invitados a una reunión con la comisaria europea del área, Cecilia Malmström, en el último día de la cumbre de junio para analizar la situación.

Además, se pretende alcanzar un acuerdo sobre la construcción de una nueva conexión de fibra óptica para las telecomunicaciones entre los dos lados del Atlántico.

Otros temas a tratar serán el desarrollo social, la educación, la lucha contra el narcotráfico, la inmigración ilegal, el cambio climático y la cooperación triangular.