Kurdos resisten a la ofensiva de los yihadistas en Kobane

El Estado Islámico reforzó hoy su ataque a la ciudad siria kurda, de la que controla 40%, y en donde la ONU teme una masacre de civiles, mientras la coalición internacional liderada por EU seguía ...
Soldados turcos en un tanque y kurdos miran hacia Kobane desde una colina en la frontera entre Siria y Turquía
Soldados turcos en un tanque y kurdos miran hacia Kobane desde una colina en la frontera entre Siria y Turquía (AFP)

Mursitpinar

El grupo Estado Islámico (EI) reforzaba hoy su ofensiva en gran parte de la ciudad siria de Kobane, defendida con determinación por las fuerzas kurdas, y donde Naciones Unidas teme por la vida de miles de civiles.

Cuando la campaña aérea contra el EI ha entrado en su tercer mes en Irak y en su tercera semana en Siria, los jefes militares de 21 países de la coalición se reunirán el martes en Washington para evaluar su estrategia.

En Kobane, los milicianos kurdos, menos numerosos y menos armados, consiguieron repeler a los yihadistas en varios frentes, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que informó de la muerte hoy de 23 yihadistas.

El 40% de la localidad, llamada Ain al Arab en lengua árabe, está en manos del EI, que se apoderó el viernes del cuartel general de las fuerzas kurdas en el norte de la ciudad, a un kilómetro de la frontera turca. Su objetivo es controlar una larga franja ininterrumpida de territorio en la frontera sirio-turca.

Según Mustafá Ebdi, un miliciano kurdo que hace viajes entre Turquía y Kobane, las fuerzas kurdas, cada vez más desesperadas, se están quedando sin municiones y piden más ataques aéreos. "Los combatientes están decididos a luchar hasta la última bala", dijo a la AFP.

Ismat Hassan, el Consejo de Defensa en Kobane, dijo a la agencia de noticias kurda Welati, que sus combatientes frustraron dos atentados suicidas de atacantes del EI cerca del centro de la ciudad.

Durante el transcurso del sábado los combatientes kurdos habrían evitado otros dos ataques del mismo tiempo al conseguir detonar los explosivos antes de que los atacantes alcanzaran sus objetivos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Según el Observatorio, la coalición anti EI liderada por Estados Unidos atacó desde el aire durante la noche a los yihadistas en el este y el sur de Kobane. Los yihadistas intentan desde el viernes tomar la ruta de suministro que une Kobane con la frontera turca y que es vital para los combatientes kurdos.

Casi 580 muertos

Desde el inicio de la ofensiva del EI el 16 de septiembre en la región de Kobane, 577 personas, entre ellas 321 yihadistas, murieron, según el OSDH. Asimismo, 300 mil habitantes abandonaron sus hogares, 200 mil de ellos rumbo a Turquía.

Cerca de 700 civiles se encuentran todavía en el centro de esa ciudad, en su mayoría ancianos, y entre diez mil y trece mil habitantes se congregan a poca distancia de la frontera, declaró el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, quien teme una "matanza", si la ciudad cae en manos de los yihadistas.

Estados Unidos llevó a cabo entre el viernes y sábado seis bombardeos en Siria, cerca de Kobane. En el norte de Kobane, en cuatro ataques las fuerzas norteamericanas dañaron un puesto de comando del EI, y destruyeron un edificio y dos "pequeñas unidades" de los yihadistas. Otros dos ataques, al sur de la ciudad, permitieron destruir tres camiones.

En Irak, la aviación estadunidense y los aviones holandeses también efectuaron tres ataques aéreos en el marco de la coalición internacional en los alrededores de Tal-Afar (norte) y al noroeste de Hit, en la provincia occidental de Al Anbar. Tres "unidades" de yihadistas y un vehículo fueron destruidos, aseguró el Centcom.

Los miles de combatientes del EI aprovecharon la guerra que devasta Siria desde hace más de tres años para apoderarse de amplios territorios en el norte y el este del país, donde proclamó un califato junto a las zonas bajo su control en el vecino Irak.

En el marco de la coalición internacional contra este grupo acusado de cometer atrocidades, Washington anunció la entrega estos últimos días de suministros a las fuerzas armadas iraquíes "a petición del gobierno iraquí" cerca de la localidad de Baiji, a 200 kilómetros al norte del Bagdad.

Pese a que los bombardeos ayudaron a mantener Bagdad seguro, según responsables militares estadunidenses, la capital iraquí no está a salvo de la violencia. Nuevos atentados dejaron hoy al menos 34 muertos en dos barrios chiitas.

En total, los aviones estadunidenses lanzaron 36 envíos que contenían 7,328 comidas halal, 7,800 litros de agua y más de 7,200 kg de municiones. Se trata de las primeras iniciativas de ese tipo de abastecimiento a militares de las fuerzas gubernamentales iraquíes. Las anteriores habían sido destinadas a civiles

"Las fuerzas de seguridad iraquíes continúan controlando Baiji. Sus alrededores, en cambio, son disputados por el ISIL (uno de los acrónimos utilizados por Estados Unidos para designar al EI), que prosigue sus operaciones en la región", agregó el Centcom.

Altos funcionarios de Defensa de Estados Unidos afirmaron el viernes, bajo condición de anonimato, que las fuerzas gubernamentales iraquíes se encontraban en una posición "frágil" en Al Anbar pero todavía oponían resistencia al EI.

En Londres, el ministerio de Defensa anunció que militares británicos "no combatientes" enseñan en la región autónoma del Kurdistán iraquí a las fuerzas kurdas a utilizar las ametralladores pesadas enviadas por el Reino Unido en septiembre. Respecto a Siria, Estados Unidos informó del avance en las conversaciones con Turquía para que se implique aún más en el combate contra el EI.

Por su parte, un jefe de los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) anunció que empezaron a regresar a Turquía combatientes kurdos desde el norte de Irak, a causa de la batalla de Kobane y de las recientes revueltas prokurdas, que amenazan el proceso de paz con Ankara.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se comprometió a hacer todo lo posible para proteger este proceso. "Todo el mundo debe saber que los actos de violencia, de vandalismo y de saqueo (...) no tienen nada que ver con Kobane", reiteró el sábado. Estas revueltas dejaron al menos 31 muertos y más de 350 heridos, según Ankara. En Siria, los ataques comenzaron el 23 de septiembre y en Irak el 8 de agosto.