Kurdos de Irak enviarán refuerzos a ciudad siria de Kobane

El parlamento del Kurdistán iraquí aprobó la ayuda a sus hermanos sirios para luchar contra el Estado Islámico, mientras en el norte iraquí los yihadistas vuelven a asediar a los yazidíes.
El humo y las llamas se elevan después de una explosión durante los combates por la noche en la ciudad de Kobane
El humo y las llamas se elevan después de una explosión durante los combates por la noche en la ciudad de Kobane (AFP)

Erbil

El parlamento del Kurdistán iraquí aprobó hoy el envío de refuerzos para luchar contra el grupo Estado Islámico (EI) en la ciudad siria de Kobane, donde los combates se reanudaron durante la noche.

En el norte de Irak, los yihadistas del EI iniciaron un nuevo asedio del Monte Sinjar, escenario en agosto de una tragedia humanitaria que afectó a la comunidad yazidí, según responsable de las fuerzas que defienden esta zona.

La decisión del parlamento de la región autónoma del Kurdistán iraquí de enviar fuerzas, los peshmergas, a Kobane para defender la tercera ciudad kurda de Siria se produce dos días después de que Turquía les autorizara el paso por su frontera.

Ankara, que mantiene buenas relaciones con el presidente de la región autónoma kurda en Irak, Masud Barzani, sólo permitirá que crucen por su frontera los peshmergas iraquíes, por lo que excluye a los kurdos turcos y de otras nacionalidades.

"No sabemos cuándo (los peshmergas) van a cruzar la frontera, si lo hacen. Tienen que coordinarse con nosotros para que nuestro combate tenga éxito", dijo desde Kobane Enver Muslim, un responsable kurdo.

Los peshmergas desempeñaron un papel fundamental en la lucha contra los yihadistas, cuando estos últimos lanzaron una ofensiva fulgurante en el norte de Irak, en junio, frente a un ejército iraquí en desbandada.

Erdogan arremete contra EU

Turquía ha rechazado hasta ahora intervenir militarmente para ayudar a los defensores de Kobane, al temer que esta operación beneficie al régimen del presidente sirio, Bashar al Asad, y refuerce a los kurdos.

De ahí las virulentas críticas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que calificó de "error" el lanzamiento, el lunes, de armas y municiones a los combatientes kurdos del PYD, el equivalente sirio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) turco, al que Ankara considera como una "organización terrorista".

"No entiendo por qué Kobane tiene una importancia estratégica tan grande para los estadunidenses, pues no queda ni un civil" en la ciudad, dijo Erdogan. Más de 300 mil personas han huido de la ciudad desde el inicio del asedio de los yihadistas el 16 de septiembre.

"La situación en Kobane sigue siendo delicada, pero estimamos que la mayor parte de la ciudad está bajo el control de los kurdos", dijo en rueda de prensa el portavoz del departamento estadounidense de Defensa, el almirante John Kirby.

El miércoles por la noche se registraban violentos combates, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), en Kobane, conocida en árabe como Ain al Arab. Los tiroteos se oían desde la frontera turca, a unos kilómetros de allí.

Los yihadistas contraatacan en Irak

En Irak, cerca de la frontera siria, los yihadistas del EI asedian de nuevo el Monte Sinjar, donde se refugiaron a principios de agosto civiles yazidís que huían del avance de los extremistas.

Los yihadistas "tratan de subir al monte a pie para enfrentarse a los voluntarios yazidís", dijo a la AFP Dawud Jundi, un responsable de las fuerzas locales. "Hay más de dos mil familias en pésima situación" en el Monte Sinjar, dijo.

La coalición internacional que dirige Estados Unidos, realizó una docena de bombardeos en 24 horas para repeler un ataque de los yihadistas cerca de la represa de Mosul (norte), la más grande del país, indicó en Pentágono, que también informó de otros seis bombardeos en Kobane.

Gran Bretaña podría sumarse a las operaciones con Estados Unidos contra las posiciones del EI en Irak y Siria, aseguró hoy a la BBC John Allen, el coordinador de la campaña estadunidense contra el grupo yihadista. Los británicos "nos van a ayudar, pienso, en la estrategia (a adoptar contra el EI)... estamos discutiéndolo", agregó.

Para el secretario general adjunto de Naciones Unidas, Ivan Simonovic, que acaba de visitar el norte de Irak, la minoría yazidi es víctima de un "intento de genocidio" por el EI. En Bagdad, dos atentados con coche bomba mataron al menos a 28 personas en barrios chiitas.