El Kremlin intensifica sus ataques aéreos en Siria

Aviones rusos continúan sus bombardeos por quinto día consecutivo contra posiciones del Estado Islámico en el noroeste del país, pese a las críticas de Turquía y otras naciones.
Vista aérea suministrada por el Ministerio de Defensa ruso de un ataque ayer a un puesto del grupo EI en la provincia siria de Idlid.
Vista aérea suministrada por el Ministerio de Defensa ruso de un ataque ayer a un puesto del grupo EI en la provincia siria de Idlid. (Reuters)

Damasco, Washington

Rusia intensificó este domingo su campaña de bombardeos en Siria, una intervención que el presidente sirio, Bashar Asad, considera crucial para evitar que la región de Oriente Medio sea "destruida".

Los aviones rusos bombardearon, por quinto día consecutivo, varios objetivos en Siria y destruyeron posiciones del grupo sunita ultrarradical Estado Islámico (EI), informó Moscú. Pero las potencias occidentales volvieron a lamentar que esos bombardeos golpeen, sobre todo, a los grupos rebeldes enfrentados a Asad y no solo al EI.

El presidente sirio, que ayer se expresó por primera vez desde el inicio de la intervención rusa el miércoles, consideró indispensable el éxito de la coalición contra "el terrorismo" que formaron Siria, Rusia, Irán e Irak.

"Debe tener éxito, si no toda la región será destruida y no solo uno o dos países", afirmó en entrevista para la televisión iraní Khabar. Asad es alauita, una rama del islam chiita, como chiitas son también los gobiernos de Irán e Irak, adversados por las monarquías del Golfo Arábigo, con Arabia Saudí a la cabeza, todas ellas suníes.

Asad, que lleva 15 años en el poder y resistió a las revueltas de 2011 conocidas como la primavera árabe, acabaron con varios regímenes árabes, entre ellos en Libia, se siente reforzado por la intervención rusa contra el grupo EI y Al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria. Según el senador republicano John McCain, Rusia también está atacando a los "grupos moderados de la oposición, financiados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA)".

El Kremlin indicó ayer que sus aviones Sukhoi hicieron "20 salidas" en 24 horas y bombardearon "10 blancos de los bandidos del EI".

Al respecto, el presidente turco, Recep Erdogan, enemigo de Asad, dijo que la campaña de Moscú es "inaceptable" y está cometiendo un grave error".

Trump con Husein y Gadafi

El precandidato presidencial a la Casa Blanca, Donald Trump, dijo al programa This Week, que le gustaría "recostarse" y "ver qué pasa" con Rusia, la cual "podría estar cayendo en una "trampa", al sugerir que la guerra de la Unión Soviética (1922-1991) contra los rebeldes muyahidines afganos en 1980 "destruyó" al bloque comunista.

"Ahora van a ir a Siria, hay muchas trampas, hay muchos problemas. Cuando oí que iban a luchar contra el EI, dije: 'Genial, dejémoslos'", añadió el magnate inmobiliario.

En otra entrevista con el programa Meet the Press, Trump dijo que Irak y Libia se han convertido en un "desastre" desde que Sadam Husein y Muamar al Gadafi perdieron el poder y los ataques para derrocar al líder sirio tendrán los mismos efectos. "No hubiera ocurrido lo que pasó en Bengasi, que solo se trata de una situación que fue terrible", dijo en alusión al ataque contra la embajada de EU en Libia en 2012, donde murió el embajador Christopher Stevens y otros tres de sus diplomáticos.

"Hemos gastado dos billones de dólares en Irak, probablemente un billón de dólares en Afganistán. Estamos destruyendo nuestro país", añadió Trump, quien se opuso a la guerra de Irak.