Kurdos iraquíes viajan a Siria para luchar contra EI

El gobierno turco autorizó el paso de 150 combatientes kurdos de Irak para combatir al Estado Islámico en la ciudad siria de Kobane.
La coalición liderada por Estados Unidos bombardeo posiciones del Estado Islámico en la ciudad de Kobane.
La coalición liderada por Estados Unidos bombardeo posiciones del Estado Islámico en la ciudad de Kobane. (AP)

Irbil, Irak

Los combatientes kurdos iraquíes se dirigen desde su base en el norte de Irak a la ciudad siria de Kobane, para defenderla de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Dos oficiales kurdos confirmaron la salida desde su base en Erbil de un contingente de 80 combatientes por tierra, y otros 72 llegarán por avión a Turquía, que autorizó el paso por su territorio de los peshmergas enviados como refuerzo a Kobane.

"Cuarenta vehículos que transportan armas, piezas de artillería y ametralladoras, con 80 peshmergas a bordo, se dirigirán hacia (la provincia de) Dohuk y cruzarán hoy la frontera" con Turquía, informó un oficial kurdo.

Los otros 72 combatientes kurdos partirán el miércoles en avión para Turquía, añadió. Posteriormente, en una fecha no anunciada, cruzarán la frontera para ir a Kobane, muy cerca de territorio turco.

La semana pasada, el gobierno local Kurdo iraquí autorizó que fuerzas peshmerga viajasen a la vecina Siria para ayudar a las milicias curdas a combatir al grupo Estado Islámico en Kobane. 

Bajo la presión de Estados Unidos, el gobierno turco autorizó el paso de 150 combatientes peshmergas procedentes de la provincia autónoma kurda de Irak, con la que Ankara mantiene buenas relaciones.

Pero Turquía se niega categóricamente a ayudar militarmente a las fuerzas kurdas que defienden Kobane por miedo a que esto beneficie al régimen del presidente sirio Bashar al Asad o al PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), que lleva a cabo una insurrección desde 1984 contra Ankara.

El Estado Islámico lanzó su ofensiva contra Kobane y aldeas vecinas a mediados de septiembre y las batallas han matado a más de 800 personas, de acuerdo con activistas de derechos humanos.

Los extremistas islámicos capturaron decenas de aldeas kurdas alrededor de Kobane y ahora controlan parte de la ciudad. Los combates además han forzado a más de 200 mil personas a huir a Turquía.