Kobane espera ayuda kurda y desconfía de otros refuerzos

El anuncio turco de la llegada de más de mil rebeldes sirios para defender la ciudad siria fue recibido con desconfianza por los kurdos, que esperan la llegada de sus hermanos de Irak la próxima ...
Una persona observa los combates en Kobane desde la frontera turca, junto a la ciudad turca de Mursitpinar, en la provincia de Sanliurfa
Una persona observa los combates en Kobane desde la frontera turca, junto a la ciudad turca de Mursitpinar, en la provincia de Sanliurfa (AFP)

Mursitpinar

Más de mil combatientes rebeldes sirios llegarán para reforzar la defensa de la ciudad fronteriza de Kobane contra los yihadistas, un anuncio de Turquía que fue recibido hoy con desconfianza por los kurdos locales.

Los kurdos que se baten encarnizadamente contra los combatientes del Estado Islámico (EI) desde hace semanas esperan por el contrario la llegada de más combatientes de su etnia, los peshmergas, provenientes de Irak, la semana que viene.

Esos peshmergas -un máximo de 200, según un portavoz de la región autónoma kurda de Irak- pasarán por Turquía, que autorizó su tránsito para llegar a Kobane, justo en el lado sirio de la frontera.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan había afirmado que el principal partido kurdo sirio (Partido de la Unión democrática, PYD), cuyo brazo armado defiende Kobane, había aceptado que 1,300 hombres del Ejército Sirio Libre (ASL), opositores al régimen de Bashar Al Asad, llegaran también a Kobane.

Dos responsables kurdos sirios, interrogados por la AFP, mostraron su escepticismo. Según Nawaf Khalil y Bulat Jan, portavoces respectivamente del PYD y de su brazo armado, esos rebeldes sirios deberían en cambio abrir otros frentes contra el EI en el norte del país.

El jefe del PYD, Saleh Muslim, acusó a Erdogan de querer "sembrar la confusión" con esos anuncios, según la agencia kurda Firatnews. El comandante rebelde sirio y ex miembro de la dirección del ASL, el coronel Abdel Jabbar Al Okaidi, había confirmado el jueves que sus tropas "llegarían a Ain Al Arab (Kobane en árabe) en las próximas 36 horas".

Los malabarismos de Erdogan

Erdogan hace malabarismos para no perder la batuta en la gestión del conflicto, lidiando al tiempo con los kurdos y con su propia población, que empieza a rebelarse contra la presencia de 1.6 millones de refugiados en suelo turco.

Ayudados por las incursiones aéreas de la coalición internacional en la batalla de Kobane, los kurdos combaten a los yihadistas en varios frentes y están recuperándose. Responsables americanos han declarado que los kurdos son "capaces de resistir" los envites de los extremistas, en comparación con la debilidad de Irak frente al EI.

En el norte de Kobane, el EI intentaba de nuevo progresar hacia el puesto fronterizo de Mursitpinar con numerosos disparos de mortero. Uno de esos obuses explotó en Turquía, a 200 metros de los soldados. Los yihadistas quieren también arrebatar de nuevo una colina donde los kurdos han remplazado la bandera del EI por la verde amarilla y roja del YPG.

"El EI está sufriendo duras pérdidas todos los días. Hay testigos que hablan de cuerpos de combatientes tirados en las calles como resultado de los ataques estadunidenses o de la resistencia feroz del YPG", aseguró a la AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

En otros frentes el régimen sirio parece ganar terreno. En Alepo, la segunda ciudad del país, bastión de los rebeldes, las tropas gubernamentales han tomado posiciones estratégicas, y amenazan con cortar las líneas de suministro.

En Irak sin embargo el gobierno está perdiendo la batalla contra los yihadistas pese al apoyo aéreo. Según mandos militares estadunidenses, el ejército iraquí necesitará todavía varios meses para poder lanzar una ofensiva de amplitud.

En el norte, el EI ha vuelto a sitiar el monte Sinjar, donde se refugiaron en agosto millares de civiles de la minoría yazidí. Más al sur, el EI se ha hecho con una nueva zona de la provincia de Al Anbar, al oeste de Bagdad, que se encuentra casi enteramente bajo su dominio.

El presidente francés, François Hollande, aseguró que sus fuerzas aéreas "acelerarán el ritmo de sus acciones" para golpear al EI. Por su parte Estados Unidos se toma "muy en serio" las acusaciones de que el EI habría utilizado gas cloro, aseguró el secretario de Estado, John Kerry.

The Washington Post informó hoy que once policías iraquíes fueron llevados de urgencia a un hospital el pasado mes con mareos, vómitos y problemas de respiración.