Kiev amanece relativamente tranquila tras cuatro días de enfrentamientos

Centenares de participantes en las protestas permanecen en las inmediaciones del legendario estadio Valeri Lobanovski del Dinamo de Kiev sin recurrir a la fuerza como lo hicieron estos días para ...

Kiev

El ambiente en la calle Grushevski de Kiev, escenario de violentos enfrentamientos desde el domingo pasado entre la policía y los manifestantes proeuropeos, está hoy relativamente tranquilo después de una noche más de disturbios.

Centenares de participantes en las protestas permanecen en las inmediaciones del legendario estadio Valeri Lobanovski del Dinamo de Kiev sin recurrir a la fuerza como lo hicieron estos días para romper los cordones policiales.

Sin embargo, algunos activistas lanzan piedras contra los agentes antidisturbios mientras siguen alimentando con neumáticos y madera la cadena de fuego montada anoche para frenar un posible avance de las fuerzas de seguridad hacia la plaza de la Independencia, el Euromaidán, bastión de las protestas opositoras.

Precisamente por ello el centro de Kiev está envuelto en humo en medio de autobuses calcinados y coches destrozados por piedras y cócteles mólotov, las principales armas de los manifestantes los pasados días.

A pesar de ese ambiente aparentemente calmado en comparación con los últimos cuatro días, muchos esperan nuevos enfrentamientos dado que la oposición anunció ayer que las negociaciones con el presidente, Víktor Yanukóvich, no han tenido resultados y le dieron un plazo de 24 horas para dimitir.

Uno de los dirigentes opositores, el boxeador Vitali Klitschkó, amenazó con avanzar de nuevo contra los cordones policiales "aunque sea a costa de recibir balazos en la frente".

Yanukóvich, a su vez, emplazó a los opositores a reunirse de nuevo hoy con él cuando el primer ministro, Nikolái Azárov, cuya dimisión es demandada insistentemente por la oposición, regrese del Foro de Davos, en Suiza.

La oposición, citando a fuentes de sus servicios médicos, afirma que hasta ahora ha habido cinco fallecidos en las protestas, mientras el Ministerio de Interior ha confirmado sólo la muerte de dos manifestantes y ha informado de la detención de 70 personas durante los disturbios que estallaron el domingo.

Estos son la continuación de dos meses de protestas por la decisión del Gobierno ucraniano de suspender la firma de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.