Kerry obtiene alto el fuego de doce horas este sábado en Gaza

Hamas y el ejército israelí dieron su conformidad a la tregua humanitaria, a partir de las 08:00 hora local, tras 18 días de combates que han dejado unos 900 muertos.
El secretario de Estado de EU, John Kerry, a su llegada a París
El secretario de Estado de EU, John Kerry, a su llegada a París (AFP)

Gaza

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, obtuvo un alto el fuego de doce horas este sábado en la Franja de Gaza, a falta de conseguir una tregua estable en los combates entre Israel y Hamas.

Un responsable del movimiento islamista palestino Hamas dijo a la AFP que su grupo aceptó respetar esa pausa a partir de las 08:00 hora local (05:00 hora GMT) tras 18 días de combates que han dejado unos 900 muertos desde el lanzamiento de la operación "Barrera Protectora", el 8 de julio, y continuaron durante la noche.

El Ejército israelí confirmó a su vez en un comunicado que aceptaba observar la misma tregua humanitaria aunque responderá en caso de ataques a soldados o civiles israelíes. Esta promesa de respiro, enorme para la población de Gaza, llegó cuando el empezaba a cundir el pesimismo: el gabinete israelí de seguridad había rechazado antes "por unanimidad" el proyecto transmitido por John Kerry, según la prensa israelí.

Citados por las radios pública y militar israelíes, varios altos responsables consideraban los términos de la tregua demasiado favorables a Hamas. Para el ministro egipcio de Relaciones Exteriores, Sameh Shukri, los beligerantes "no han demostrado voluntad suficiente para negociar" y lograr un acuerdo.

Junto al ministro, Kerry, que participará el sábado en una reunión internacional en París para intentar impulsar una tregua, se mostró menos negativo y aseguró que, pese a las diferencias entre ambas partes respecto a la "terminología", había "un marco general" para un alto el fuego.

"Se perfila lo que sería una tregua humanitaria de siete días para permitir que todas las partes acudan a discutir a El Cairo", solicitada previamente por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, según una fuente cercana al presidente. Una vez obtenido el silencio de los cañones, faltará abordar las cuestiones de fondo y las divergencias profundas entre los beligerantes.

Israel ha fijado como misión a su ejército, desplegado en el suelo de la Franja de Gaza desde el 17 de julio, la destrucción del arsenal de Hamas y de su aliada la Yihad Islámica, sobre todo los cohetes que han matado a dos israelíes y a un trabajador agrícola tailandés. Otra prioridad de la operación "Barrera protectora" son los túneles de ataque" utilizados por Hamas para realizar ataques en el corazón de Israel. El Ejército advirtió de que seguirán sus operaciones contra los túneles durante la tregua del sábado.

El ministro israelí de Defensa, Moshe Yaalon, instó el viernes a sus soldados a estar preparados para "una extensión significativa de las operaciones terrestres en Gaza". Hamas, que rechazó la semana pasada un proyecto de acuerdo elaborado por Egipto, también tiene exigencias, la principal es un compromiso de Israel para suspender el bloqueo que asfixia desde 2006 la economía de este minúsculo territorio de 362 km2.

Los esfuerzos diplomáticos continuarán el sábado en París, donde Kerry se reunirá con sus homólogos de la Unión Europea, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia, así como con los de Catar y Turquía -apoyos de Hamas-, anunció una fuente diplomática francesa.

A la espera de una eventual tregua y de unas negociaciones muy inciertas, los combates proseguían en Gaza donde, según un balance de los servicios sanitarios locales, perdieron la vida 871 palestinos, en su mayoría civiles, y 5.730 resultaron heridos en 18 días de ofensiva israelí contra Hamas.

Otros 14 muertos y 20 heridos fueron contabilizados durante la madrugada. Aunque Israel asegura que ha matado a 240 milicianos y golpea sin respiro sus infraestructuras, Hamas se empeña en demostrar que sus recursos militares no han sido aniquilados: los cohetes, que han matado a tres civiles desde el 8 de julio, siguen apuntando contra Israel.

Hamas afirma asimismo que esta mañana lanzó tres cohetes de largo alcance contra el aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv, sin conseguir que se vuelvan a suspender vuelos, como sucedió el martes tras otro cohete. Desde el inicio de las hostilidades, el ejército de Israel perdió 35 soldados y los cohetes mataron a tres civiles.

Las fuerzas armadas anunciaron el viernes la muerte de dos soldados y confirmó el deceso del soldado Oron Shaul, cuyo secuestro reivindicó Hamas. El balance de pérdidas israelíes es el más importante desde la guerra en 2006 contra el movimiento chiita libanés Hezbolá, cuyo líder, Hasan Nasralá, instó a los países árabes e islámicos a "armar" a la "Resistencia" palestina en Gaza.

El conflicto en Gaza, el cuarto desde que el Ejército israelí se retiró de este territorio en 2005, salpica a Cisjordania ocupada, escenario de violentos enfrentamientos que recuerdan a las dos intifadas en Hebrón, Naplusa, Belén y Jerusalén Este. Al término de un "día de la cólera", los choques continuaban allí por la noche y tropas israelíes mataron a dos jóvenes palestinos de 16 y 18 años en las protestas. En 24 horas, una decena de palestinos han muerto en Cisjordania.

Israel se gana también críticas por el alto precio pagado por los civiles palestinos, sobre todo los más jóvenes. Unicef señaló hoy un balance de "al menos 192 niños" muertos en la Franja de Gaza. Al día siguiente del drama en su escuela de Beit Hanun (norte), donde los socorristas palestinos señalaron que un obús israelí mató a unos quince refugiados, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) lanzó una nueva señal de alarma sobre la situación humanitaria.

"El número de desplazados en Gaza es el triple del pico del máximo en el conflicto de 2008/9", según la UNWRA, cuyo portavoz, Chris Gunness, precisó que más de 160 mil refugiados están albergados en 83 refugios, lo que representa cerca del 10% de la población. El ejército prometió investigar sobre Beit Hanun, como reclaman la ONU y la Unión Europea pero acusó de nuevo a Hamas de servirse de los civiles como "escudos humanos" y de disimular sus armas en escuelas, mezquitas y hospitales.

También afirmó que uno de los soldados muerto hoy fue atacado desde una "estructura situada cerca de una escuela de la ONU". Más tarde, ya en sábado, el ejército israelí anunció que dos soldados murieron el viernes en combates registrados en Gaza, lo que deja el balance en 37 soldados muertos desde el inicio de la ofensiva.

"Dos soldados de las fuerzas de defensa israelíes murieron en combate en la Franja de Gaza", indicó el Ejército en un comunicado.