Kerry intervendrá en conferencia en la OEA el 18 de noviembre: Insulza

El secretario general de la OEA calificó de un "paso muy claro" hacia la paz el acuerdo entre el gobierno de Colombia y las FARC.
José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, que celebrará el viernes una Asamblea General Extraordinaria en Washington
José Miguel Insulza, secretario general de la OEA (AFP)

Washington

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, intervendrá en una conferencia en la Organización de Estados Americanos (OEA) el próximo 18 de noviembre, adelantó hoy el titular de ese organismo continental, José Miguel Insulza. "El secretario de Estado, John Kerry, vendrá a la OEA el 18 de noviembre, aunque no es una visita oficial en el sentido de que ya habló en la Asamblea General (del organismo en junio)", dijo Insulza en una conferencia en la Escuela de Relaciones Internacionales Elliott de la Universidad George Washington.

"Será una presentación básica abierta a varios otros sectores de la comunidad de Washington", agregó el secretario general de la OEA. Kerry no ha visitado la sede del organismo continental desde que se convirtió en secretario de Estado el pasado febrero, si bien en junio participó en la Asamblea General en Antigua (Guatemala). Cuando aún era senador, Kerry se mostró muy crítico con la forma de administrar la OEA y volvió a abogar por ello como secretario de Estado en Antigua.

Su visita llegará en un momento en que el organismo debate precisamente cómo concentrar sus recursos en las tareas más eficaces, tal y como recordó hoy Insulza. "Hay asuntos en los que representamos un papel importante: no creo que haya mucha competencia (regional) para la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) o la observación electoral. Mi propuesta a la OEA es que nos centremos en eso", explicó el secretario general.

Insulza propuso en febrero de 2012 iniciar un debate sobre la "visión estratégica" de la OEA y el pasado septiembre se formó un grupo de trabajo para convertir ese tema en prioridad. El titular de la OEA afirmó que hay quienes piden "revisar la Carta Democrática Interamericana" y opinó que "hoy los países están más satisfechos con el grado (de democracia) y no están tan dispuestos a actuar en cualquier caso que no sea un golpe militar".

Opinó que eso puede llevar a pasar por alto otras "violaciones graves" de la democracia como "los ataques a la libertad de prensa", y señaló un supuesto no incluido en la Carta de la OEA: los casos de "violación flagrante de la Constitución" nacional. "Un par de países han incurrido en esto, por ejemplo, cuando la Constitución de tu país dice 'no deberías ser reelegido' y eres reelegido, es una violación de tu propia Constitución", apuntó.

Respecto al papel de Estados Unidos en la OEA, señaló que "en general a los países les gustaría ver una mayor presencia" de esa nación en los debates regionales, puesto que en general hay "un sentimiento de abandono" de Washington a Latinoamérica. Afirmó, además, que hace años no era tan importante que Estados Unidos no hubiera ratificado la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), pero "hoy sí que marca una diferencia", por ejemplo, a la hora de alentar a Cuba a reintegrarse en la OEA con la ratificación de todos los instrumentos internacionales vinculados.

Insulza indicó que incluso "sería aceptable si dicen que ratifican la Convención pero que no pueden reconocer la jurisdicción de la Corte" Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), regida por dicho documento y que emite sentencias sobre violaciones de derechos humanos en el continente. "Todo el mundo sabe que el Tribunal Supremo (de EU) nunca aceptará someterse a las normas (de un órgano judicial regional), pero que al menos tengan el gesto de ratificar la Convención", dijo.

Sobre su futuro, el diplomático chileno, de 70 años, aseguró que una vez que termine su mandato en la OEA en 2015 volverá a Chile y estará "involucrado en la política", sin dar más detalles.

De otra parte, Insulza estimó que el nuevo acuerdo entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC es un "paso muy claro" hacia la paz. "Creo que Colombia con esto ha dado un paso muy claro en la dirección de la paz, quedan otros todavía, pero lo de ayer nos hace ser mucho más optimistas", dijo Insulza en un comunicado. El gobierno colombiano y la guerrilla comunista de las FARC lograron el miércoles en La Habana un crucial acuerdo sobre la participación en política de los rebeldes una vez que firmen la paz y termine el conflicto armado que lleva medio siglo.

"La mejor manera de pacificar, de llevar un proceso de paz, de sanar los espíritus, de bajar las armas, es participar en la política", afirmó Insulza, encomendando los esfuerzos de las dos partes para dar concesiones. "Las negociaciones de paz son la única posibilidad real y no existen las rendiciones incondicionales", agregó. El 19 de noviembre se cumplirá un año del inicio de las negociaciones, que abarca una agenda de cinco puntos para poner fin al último conflicto armado en América Latina.

Además del acuerdo alcanzado sobre los dos primeros puntos de agenda de negociación: desarrollo agrario y participación política, quedan por negociar los temas de drogas ilícitas, reparación a las víctimas y abandono de las armas. Las conversaciones se reanudarán el 18 de noviembre con la discusión sobre las drogas ilícitas. En las negociaciones actuales, las primeras en una década, ambas partes sostienen que "nada está acordado mientras no lo esté todo". Otros tres procesos de paz fracasaron antes de manera abrupta, el último de ellos hace una década.

Colombia sufre un conflicto armado de casi medio siglo, el más prolongado del continente, en el que han participado diversas guerrillas de izquierda, grupos paramilitares de derecha e incluso organizaciones narcotraficantes, con un saldo de cientos de miles de muertos y 4.5 millones de personas desplazadas por la violencia. Las FARC son la principal guerrilla que opera en Colombia, con entre siete y ocho mil combatientes replegados en su mayoría en apartadas zonas rurales.