Kerry anuncia "compromisos" para reducir tensión en Jerusalén

El secretario de Estado de EU se reunió en Ammán con el primer ministro israelí Netanyahu y el rey Abdalá II de Jordania, llegando a un acuerdo para mantener el statu quo en Jerusalén Este.
El secretario de Estado de EU, John Kerry (i) estrecha la mano del canciller jordano, Naser Judeh, hoy en Ammán
El secretario de Estado de EU, John Kerry (i) estrecha la mano del canciller jordano, Naser Judeh, hoy en Ammán (AFP)

Amman

El secretario de Estado estadunidense John Kerry anunció hoy que se habían logrado compromisos para reducir la tensión entre israelíes y palestinos, tras conversaciones en Ammán con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el rey Abdalá II de Jordania. Mientras, jóvenes palestinos volvieron a enfrentarse a las fuerzas de seguridad israelíes en Jerusalén Este.

Kerry dijo a la prensa que se lograron "firmes compromisos" para mantener el statu quo en Jerusalén Este anexado por Israel. Agregó que Israel y Jordania, responsables de la custodia de la Explanada de las Mezquitas en la ciudad santa, también dispusieron pasos para disminuir la tensión y "restablecer la confianza".

El rey Abdalá II había pedido antes, en un encuentro con Kerry, que Israel cesara sus "agresiones repetidas" en Jerusalén. Los palestinos están preocupados por las reivindicaciones de una minoría judía extremista que reclama el derecho a rezar en la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del Islam.

Los palesltinos temen que Netanyahu acabe cediendo a la presión, a pesar de que el primer ministro repitió en varias ocasiones que no tiene ninguna intención de modificar el statu quo.

Acusan, además, a Israel de haber profanado el lugar al imponer restricciones de acceso a los musulmanes, permitir la entrada de la policía en la mezquita al Aqsa y cerrar completamente la Explanada como lo hizo el 30 de octubre, por primera vez en años.

El presidente palestino Mahmud Abas, que estaba en Ammán desde el miércoles, también había tenido un encuentro con el rey jordano y con Kerry a propósito de las tensiones en Jerusalén Este.

Hoy se produjeron nuevos altercados en esta parte de la ciudad santa cuando jóvenes palestinos enmascarados lanzaron piedras a soldados israelíes que respondieron con gases lacrimógenos, balas de caucho y granadas aturdidoras.

Un niño palestino tuvo que ser ingresado en urgencia tras haber sido alcanzado por una bala de caucho lanzada por un policía en el barrio de Esauiya. Un importante dispositivo policial vigila Jerusalén que vive una escalada de violencia en las últimas semanas.

La cólera se extendió al resto del país y hace temer una tercera Intifada, en referencia a las dos revueltas populares palestinas en las que murieron miles de personas entre 1987 y 1993 y 2000 y 2005.

La policía detuvo en la noche del miércoles a un hombre que llevaba un cuchillo grande y un destornillador en Cisjordania, cerca de una colonia. Según los agentes, el detenido les dijo que intentaba ir a Jerusalén para apuñalar a un chófer de autobús.

Dos israelíes murieron apuñalados por palestinos el lunes en Tel Aviv y cerca de una colonia de Cisjordania. Durante su entrevista con Kerry, el rey Abdalá II aseguró que Jordania seguirá con "sus negociaciones y consultas" para "relanzar el proceso de paz sobre el estatuto final" de los territorios palestinos, indicó un comunicado de la Casa Real jordana.

Pero se necesita una acción "verdadera y sincera" por parte de Israel, insistió el rey.

Hamas advierte

De otra parte, el brazo armado del movimiento islamista palestino Hamas advirtió hoy a Israel de una nueva ola de violencia si impide la reconstrucción de la Franja de Gaza, devastada por la guerra de este pasado verano.

"Le decimos a todas las partes que si el bloqueo de Gaza no se levanta y se mantienen los obstáculos a la reconstrucción, habrá una nueva explosión" de violencia, declaró Abu Obeida, portavoz de la Brigadas Ezzeddin al Qasam.

"El enemigo tendrá toda la responsabilidad de esa explosión si no se emprende la reconstrucción", añadió Abu Obeida en una concentración, reafirmando la determinación de Hamas de "proseguir con la resistencia".

Son las primeras declaraciones de este portavoz desde la guerra entre Israel y los grupos armados palestinos, del 8 de julio al 26 de agosto, que dejó un saldo de 2,143 muertos del lado palestino, en su mayoría civiles, y 73 del lado israelí, en su gran mayoría soldados.

En octubre, la comunidad internacional prometió desembolsar 5,400 millones de dólares para reconstruir este enclave palestino. Al mismo tiempo, la comunidad internacional espera que Israel aligere el bloqueo impuesto a la Franja de Gaza desde hace ocho años.