"Ilegítima", colonización israelí en territorios ocupados: Kerry

La creación de nuevos asentamientos judíos amenaza las negociaciones de paz que el secretario de Estado de EU intenta impulsar.
John Kerry dio un breve discurso durante su visita a Belén
John Kerry dio un breve discurso durante su visita a Belén (AFP)

Jerusalén, Israel

El secretario de Estado estadunidense John Kerry reafirmó la oposición de Estados Unidos a la "ilegítima" colonización israelí en los territorios ocupados, en momentos en que israelíes y palestinos se acusaban mutuamente de sabotear el proceso de paz. No obstante, el secretario de Estado aseguró estar convencido de que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abas estaban "decididos" a trabajar en pro de una paz duradera.

"Ahora consideramos, y siempre hemos considerado que los asentamientos son ilegítimos", declaró Kerry, tras entrevistarse en Belén con Abas. El secretario de Estado, quien también anunció una nueva ayuda de 75 millones de dólares para proyectos de infraestructura palestinos, recalcó que el hecho de que la Autoridad conociera los proyectos israelíes para seguir colonizando los territorios ocupados no significaba que aprobara dicha colonización.

"Quiero que quede sumamente claro que en ningún momento los palestinos aceptaron en ninguna medida, al reanudarse las conversaciones, que podrían consentir o aprobar de algún modo los asentamientos", puntualizó. "Los palestinos piensan que los asentamientos son ilegales. Estados Unidos sigue pensando que no son algo positivo", declaró.

Los palestinos manifestaron el martes su rechazo de proseguir las negociaciones mientras Israel -que anunció el domingo licitaciones para construir cerca de dos mil viviendas para colonos en Cisjordania y Jerusalén Oriental- siga colonizando los territorios palestinos ocupados.

Un alto responsable palestino que solicitó el anonimato había explicado a la AFP que "Israel pretende que existe un acuerdo sobre la continuación de la colonización a cambio de la liberación del último contingente de prisioneros" palestinos. "Eso es totalmente falso y la delegación palestina lo planteó ante la parte estadunidense", añadió.

La semana pasada Israel puso en libertad un segundo contingente de 26 prisioneros palestinos al tiempo que anunciaba una aceleración de la colonización en Cisjordania ocupada y en Jerusalén Este, ocupado y anexionado, desencadenando protestas palestinas. Por su parte, Netanyahu dijo que estaba "preocupado (...) porque veo que los palestinos (...) están creando crisis artificiales y huyen de las decisiones firmes que se necesitan para establecer una paz verdadera".

"Hace tres meses acordamos ciertos términos", dijo Netanyahu, refiriéndose a que el Estado israelí había aceptado la exigencia palestina de una liberación por etapas de 104 prisioneros, aunque rechazó la congelación de la colonización. "Respetamos escrupulosamente los términos del acuerdo y el entendimiento a partir del cual lanzamos las negociaciones", insistió Netanyahu, al comenzar una reunión con Kerry.

"Espero que su visita lo ayude a dirigirse nuevamente a una situación donde podamos conseguir la paz histórica que tanto buscamos", dijo el primer ministro israelí a Kerry. "Nos quedan seis meses según el calendario que nos fijamos y tengo confianza en nuestra capacidad para lograr progresos", aseguró por su parte el secretario de Estado.

A pesar de unas 20 reuniones en tres meses, las conversaciones de paz corren el riesgo de fracasar a menos que se produzca una intervención decisiva del mediador norteamericano, según responsables palestinos y medios de comunicación israelíes. Los negociadores palestinos exigen que las discusiones sobre las fronteras se realicen en base a las líneas anteriores al comienzo de la ocupación israelí de Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza, en junio de 1967, con intercambios de territorios equivalentes.

Por su parte, Israel propuso que el trazado de la barrera de separación en Cisjordania sirva como base para las discusiones de paz, y no las líneas anteriores a 1967, como piden los palestinos, según los medios de comunicación israelíes.