Kerry irá a Ginebra el viernes para negociar programa iraní

El secretario de Estado de EU fue invitado por la responsable de política exterior de la UE, Catherine Ashton, en un momento en que las negociaciones afrontan una fase "muy difícil".
La responsable de la política exterior europea, Catherine Ashton, en la sede de Naciones Unidas en Ginebra
La responsable de la política exterior europea, Catherine Ashton, en la sede de Naciones Unidas en Ginebra (EFE)

Amman, Ginebra

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, viajará a Ginebra el viernes para participar en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, indicó un funcionario de Estados Unidos. Kerry irá a la ciudad suiza "en un esfuerzo por ayudar a reducir las diferencias en las negociaciones" y tras ser invitado por la responsable de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, que preside las discusiones, confirmó la misma fuente que pidió el anonimato.

Las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán entran ahora en una fase "muy difícil" que exige entrar en detalles concretos y acercar las posturas enfrentadas durante más de diez años de este país y las potencias occidentales, según diversas fuentes diplomáticas. Irán y los países del G5+1 -los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania- iniciaron hoy en la sede europea de Naciones Unidas una segunda ronda de negociaciones de dos días, tras la mantenida en octubre, en la que Irán presentó la propuesta "más detallada" conocida hasta la fecha para garantizar a Occidente los propósitos pacíficos de su dossier nuclear.

Sin embargo, la reacción de Irán hoy a la contra-propuesta acordada por las seis potencias occidentales no ha sido la esperada, según fuentes diplomáticas, lo que complica la intención de lograr los "progresos concretos" que deseaba esta mañana, al inicio de las conversaciones, el portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Michael Mann.

Para avanzar en el proceso, la responsable de la política exterior europea, Catherine Ashton, y el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamed Javad Zarif -que dirigen estas conversaciones- mantendrán un nuevo encuentro bilateral mañana por la mañana para "dar tiempo y trabajar sobre algunos puntos", adelantó Mann.

El portavoz señaló que se trata de negociaciones "extremadamente complejas" y "delicadas", que entran ahora en una "fase muy seria"; aunque aclaró que las partes han acordado "no entrar en detalles" ante la prensa sobre lo que se negocia en la sala. "El objetivo del G5+1 en estas reuniones es lograr el compromiso de Irán sobre la naturaleza puramente pacífica de su programa nuclear", insistió.

Por parte de Irán, que ha adoptado un nuevo tono con Occidente desde la subida al poder de Hasán Rohaní, el fin último de estas reuniones es lograr el alivio de las sanciones económicas al país. Estados Unidos supedita una suspensión "limitada, temporal y reversible" de las sanciones a la paralización, por parte de Irán, de todos sus trabajos de enriquecimiento de uranio al 20 %.

A este respecto, Zarif avanzó hoy en una entrevista con la CNN que "no se producirá una suspensión total del programa de enriquecimiento de uranio", aunque están dispuestos "a abordar otras preocupaciones (de Occidente) que están sobre la mesa". En esa entrevista, el ministro afirmó que ve "posible lograr un entendimiento para un acuerdo", antes de que finalice mañana esta ronda de negociaciones; a pesar de que, a lo largo del día, diversas fuentes mencionaron la posibilidad de que sea necesaria una nueva ronda de conversaciones.

Desde el lado iraní también se refirieron al nuevo grado de dificultad que afrontan en este punto las negociaciones nucleares, aunque expresaron su compromiso para avanzar hacia un acuerdo. "Las diferencias son extensas y profundas; eso es innegable. Continuar las negociaciones no será una tarea fácil, pero eso no es motivo para perder la esperanza", señaló el viceministro de Exteriores y actual negociador nuclear iraní, Seyed Abbas Araqchi.
 

Araqchi explicó a medios iraníes que "a medida que se avanza", las conversaciones se hacen "más complicadas", por lo que las reuniones se hacen ahora "en grupos más pequeños". Por ello, durante esta tarde, Irán mantuvo cuatro reuniones, una con los tres miembros europeos del G5+1 (Gran Bretaña, Francia y Alemania) y las otras tres con Estados Unidos, Rusia y China, respectivamente. Hasta el momento, se ha celebrado una única sesión plenaria conjunta entre Irán y las seis potencias occidentales implicadas en este proceso, que tuvo lugar esta mañana y duró unos 45 minutos.