Critica Kerry a Corea del Norte

John Kerry denunció el liderazgo "atroz" de Kim Jong-un, acusado de ejecuciones de funcionarios y allegados, y el lanzamiento de un misil balístico submarino efectuado por Corea del Norte.

Seúl

El secretario de Estado norteamericano John Kerry denunció el lunes las provocaciones de Corea del Norte tras reunirse en Seúl con la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye.

John Kerry denunció el liderazgo "atroz" de Kim Jong-un, acusado de ejecuciones de funcionarios y allegados, y el lanzamiento de un misil balístico submarino efectuado por Corea del Norte la semana pasada.

Corea del Norte está muy lejos de cumplir con el compromiso de desnuclearización exigido por la comunidad internacional, afirmó Kerry, que insistió en presionar al régimen norcoreano.

Corea del Norte "continúa con las armas nucleares y los misiles balísticos" dijo el secretario de Estado.

"Sigue mostrando un flagrante desprecio por las leyes internacionales", agregó Kerry en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo surcoreano Yun Byong-Se.

"Por eso es importante para nosotros incrementar la presión internacional para que Corea del Norte cambie su comportamiento", agregó.

Kerry dijo además que era "absolutamente fundamental" para la comunidad internacional esclarecer las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte y la responsabilidad de Kim.

El año pasado la ONU publicó un informe que recomendaba que las autoridades norcoreanas fueran denunciadas ante la Corte Penal Internacional (CPI).

Kim Jong-un es uno de los líderes más "atroces" del planeta, dijo Kerry, que evocó "historias grotescas, macabras de ejecuciones" llevadas a cabo por un capricho personal.

"Si su conducta horrible continúa, es difícil concebir que no sea denunciado ante la Corte Penal Internacional", dijo.

Kerry, que llegó a Seúl procedente de China, debe pronunciar un discurso sobre la seguridad cibernética, que se ha convertido en una nueva estrategia de ataque para Corea del Norte.

En un esfuerzo para impulsar las dilatadas conversaciones sobre la desnuclearización, Washington ha dejado claro que está abierto a la discusiones con Pyongyang, pero que este proceso se ha complicado por algunas demostraciones militares de Corea del Norte.

La semana pasada, Corea del Norte informó de que había lanzado con éxito un potente misil balístico submarino, aunque Estados Unidos dijo que el ensayo no involucró esta tecnología, sosteniendo que no representó ningún logro técnico para el régimen comunista.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, se felicitó por este "éxito revelador" y lo comparó con el lanzamiento en 2012 de un satélite, mientras que Washington señaló que están intentando desarrollar esta tecnología, pero no hubo ninguna amenaza "inminente".

Por su lado, Corea del Sur dijo que no permanecerá de brazos cruzados ante cualquier "provocación".

La estabilidad interna en Corea del Norte también se ha convertido en una preocupación después de que la agencia de inteligencia de Seúl informara la semana pasada que el ministro de Defensa había sido defenestrado y probablemente ejecutado.

Algunos expertos han señalado que si la ejecución tuvo lugar, es un síntoma de que Kim tiene dificultades para establecer su autoridad, luego de haber de recibido el mando tras la muerte de su padre en diciembre de 2011.

Otro tema de la reunión de Kerry con la presidenta Park fue el compromiso de Estados Unidos con la alianza militar con Corea del Sur, donde hay desplegados unos 30.000 soldados norteamericanos.

Desnuclearización

Durante su visita a Pekín, Kerry expresó su deseo de que los avances en las negociaciones con Irán sobre el programa nuclear puedan impulsar el diálogo con Corea del Norte, con el mismo objetivo.

Las negociaciones entre las dos Coreas, Japón, Estados Unidos, China y Rusia, tienen como objetivo que Pyongyang desista de su programa nuclear a cambio de que se levanten las sanciones económicas y diplomáticas en su contra, dándole al mismo tiempo garantías de seguridad.

Sin embargo, estos diálogos están estancados desde diciembre de 2008.

El gobierno de Barack Obama ha sido acusado de desinteresarse para centrarse en las negociaciones con Irán.