Justicia argentina desestima demanda de Nisman contra presidenta

El magistrado Daniel Rafecas rechazó por inexistencia de delito la denuncia del fallecido fiscal en la que acusaba a Cristina Kirchner de encubrir a ex gobernantes iraníes implicados en un ...
La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner (I), y el fiscal Alberto Nisman (d) en fotos de archivo de 2012 y 2009, respectivamente
La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner (I), y el fiscal Alberto Nisman (d) en fotos de archivo de 2012 y 2009, respectivamente (AFP)

Buenos Aires

El juez argentino Daniel Rafecas rechazó hoy por inexistencia de delito la denuncia en la que el fallecido fiscal Alberto Nisman acusó a la presidenta Cristina Kirchner de encubrir a ex gobernantes iraníes por un atentado antisemita en 1994.

"Resuelvo desestimar la denuncia por inexistencia del delito", dice el dictamen de 63 páginas del juez al rechazar así la imputación a la Presidenta presentada por el fiscal Gerardo Pollicita sobre la base de la presentación que hizo Nisman el 14 de enero.

Cuatro días antes de morir con un disparo en la cabeza en su departamento en misteriosas circunstancias, Nisman acusó a Kirchner, su canciller Héctor Timerman y allegados del gobierno de haber encubierto a los acusados iraníes por el atentado a la AMIA.

La muerte de Nisman ocurrió el 18 de enero, la víspera de explicar su denuncia a una comisión del Congreso. "Para Rafecas, los elementos acompañados al momento de la presentación de la denuncia inhiben el inicio de un proceso penal", informó la resolución el oficial Centro de información Judicial.

El ex presidente iraní Ali Rafsanjani es uno de los sospechosos del ataque a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), con un saldo de 85 muertos y 300 heridos.

Funcionarios del gobierno celebraron la decisión de Rafecas aunque advirtieron, como en el caso del ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo, precandidato presidencial del oficialismo, que "el verdadero golpe contra la Presidenta era que el fiscal que la iba a denunciar apareciera muerto", dijo en referencia a Nisman.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, escribió en su cuenta de Twitter: "Se acabó la farsa".

"El presunto delito nunca se cometió"

El juez enfatizó que no están dadas las mínimas condiciones para iniciar una investigación penal a partir de lo presentado por Pollicita. Tras analizar "toda la evidencia ha quedado claro que ninguna de las dos hipótesis de delito, sostenida por el Fiscal Pollicita en su requerimiento, se sostienen mínimamente, porque el presunto delito nunca se cometió".

"Imagino que el fiscal (Pollicita) insistirá e irá a la Cámara (de apelaciones)", especuló la diputada opositora Patricia Bullrich, en declaraciones al canal TN.

Respecto a los supuestos pedidos del gobierno para evitar las capturas de Interpol de los iraníes, Rafecas indicó que "la evidencia reunida, lejos de sostener mínimamente la versión fiscal, la desmiente de un modo rotundo y lapidario, llevando también a la misma conclusión de la inexistencia de un delito".

Nisman y Pollicita acusaron a Kirchner de pedir a Interpol que levantase los pedidos de captura contra los iraníes, pero el ex secretario general del organismo policial Ronald Noble lo desmintió.

El fiscal Nisman escribió que Kirchner buscaba conseguir petróleo de Irán a cambio de encubrir a los iraníes, aunque el crudo que exporta Teherán no es compatible con el procesado en Argentina, según el gobierno.

La dirigencia de la colectividad judía expresó su sorpresa por el dictamen de Rafecas. "Uno se siente sorprendido, pero no frustrado", dijo el presidente de la DAIA, Julio Schlosser al abogar porque siga avanzando la causa AMIA y también la investigación de la muerte de Nisman.

Un juez respetado

La muerte de Nisman y la acusación a la presidenta sacudieron el clima político a ocho meses de las elecciones presidenciales. El caso dividió al país entre quienes piensan que Nisman fue una víctima del gobierno y los que denuncian un complot internacional para desacreditar a Kirchner impulsado por poderosos exagentes de los servicios de inteligencia echados de sus puestos el 17 de diciembre pasado.

"Es un juez respetado, idóneo, de solidez profesional", opinó Luis María Cabral, expresidente de la Asociación de Magistrados al conocer su designación en enero pasado en medio de la conmoción nacional por la muerte de Nisman en circunstancias que aún son investigadas por la fiscalía.

Rafecas juzgó a militares de la dictadura (1976-83) por delitos de lesa humanidad y fue distinguido por sus estudios sobre la Shoá que perpetraron los nazis, con los premios Derechos Humanos de la Fundación B'nai B'rith, Moisés 2011 de la Sociedad Hebraica Argentina y Gilbert Lewi de la Fundación Museo del Holocausto de Buenos Aires.

El dictamen del juez sostuvo que la documentación que acompaña la denuncia "inhiben el inicio de un proceso penal por cuanto no sólo dejan huérfano de cualquier sustento típico al hecho descripto como una supuesta maniobra de 'encubrimiento'", destinada a dotar de impunidad a los acusados iraníes.

El juez desestimó también las escuchas aportadas por Nisman y avaladas por Pollicita que son conversaciones entre un dirigente barrial kirchnerista y un ciudadano argentino sin jerarquía ni relevancia vinculado a la comunidad musulmana.

Cambios en el gabinete

De otra parte, la presidenta argentina, Cristina Fernández, tomó hoy juramento a los nuevos miembros de su Gabinete en una ceremonia en la que agradeció la labor de los ministros salientes y pidió "a todos estar muy serenos y firmes".

En un acto en la sede del Ejecutivo, la mandataria tomó juramento al nuevo jefe de Gabinete, el hasta hoy secretario general de la Presidencia Aníbal Fernández, a su reemplazo en ese cargo, Eduardo Wado de Pedro, dirigente de la organización juvenil kirchnerista La Cámpora, y al nuevo ministro de Salud, Daniel Gollan.

En contra del protocolo por el que los mandatarios no acostumbran a hacer discursos en los actos de jura de los ministros, Fernández tomó la palabra para agradecer la labor del saliente jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y de quien hasta hoy se desempeñó al frente de la cartera de Salud, Juan Manzur, ambos presentes en la ceremonia.

"Sé que no se acostumbra a que la presidenta hable en las ceremonias de asunción de algún ministro, pero, como toda costumbre debe ser rota alguna vez, quiero hablarles a dos compañeros que se van hoy del Gabinete porque ambos llegaron al Gobierno en momentos muy difíciles", dijo la jefa de Estado.

Fernández recordó que Manzur asumió en 2009 como ministro de Salud en plena crisis mundial por la gripe A y luego de que el oficialismo perdiera las elecciones en la provincia de Buenos Aires, quedando "numéricamente en términos muy inferiores en los cuerpos legislativos".

Capitanich, en tanto, se sumó al Gabinete en noviembre de 2013, luego de la operación cerebral de la mandataria.

"Quiero decirles a todos que tenemos que estar todos muy tranquilos, muy serenos, muy firmes y tener la certeza de que cuando uno dice la verdad y hace las cosas que piensa, aún cuando puede estar equivocado, lo importante es hacerlo convencido de que es lo mejor que le puede ofrecer a su patria", dijo Fernández.

Sostuvo que "defender lo que uno piensa y lo que uno siente no significa faltarle el respeto a los demás, sino ser coherente con lo que uno ha vivido toda su vida".

"Quiero decirles a todos, legisladores, compañeros, argentinos, amigos, hombres y mujeres de otros partidos y otras ideas e identidades, que la patria es el otro y que la construimos entre todos", finalizó la jefa de Estado.

Los cambios en el Gobierno, que se producen a ocho meses de las elecciones presidenciales, fueron anunciados por el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, en una sorpresiva comparecencia en la mañana de este jueves.

El anuncio prácticamente coincidió con la noticia de que un juez resolvió desestimar la denuncia contra la presidenta que hizo el fallecido fiscal Alberto Nisman, muerto en circunstancias aún por aclarar el pasado mes de enero, por presunto encubrimiento a los iraníes sindicados como responsables del atentado en 1994 contra la mutualista judía AMIA, en la que murieron 85 personas en Buenos Aires. EFE

nk/iu

(foto) (vídeo