Artur Mas, a juicio por referendo separatista "ilegal"

El proceso contra el ex jefe de gobierno de Cataluña es por la realización de una consulta calificada de ilegal, celebrada el 9 de noviembre de 2014, para que Cataluña se separe de España.
El ex presidente de Cataluña, Artur Mas, será enjuiciado por presunta desobediencia y prevaricación administrativa.
El ex presidente de Cataluña, Artur Mas, será enjuiciado por presunta desobediencia y prevaricación administrativa. (EFE)

Madrid

El ex jefe del gobierno de Cataluña, Artur Mas, se encuentra a un paso de sentarse en el banquillo de los acusados por la consulta independentista ilegal que organizó el 9 de noviembre de 2014 en la región del noreste de España.

El juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Joan Manuel Abril, dio por concluida hoy la instrucción del caso y abrió la fase de juicio oral en un auto contra el que cabe recurso.

El origen del proceso es la consulta simbólica celebrada en Cataluña el 9 de noviembre de 2014. La idea inicial de Artur Mas era hacer un referendo de autodeterminación, pero el gobierno de Mariano Rajoy recurrió al Tribunal Constitucional, que lo prohibió.

El que fuera jefe del ejecutivo catalán anunció entonces una consulta simbólica, sin censo previo y en urnas de cartón. La corte la suspendió también, pero finalmente se celebró. En ella participaron más de dos millones de personas, de las que el 80 apoyó la independencia de la región, que tiene 7.5 millones de habitantes.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña decidió poco después abrir la investigación contra Mas y dos miembros de su gobierno.  Joana Ortega, su ex "número dos", e Irene Rigau, ex responsable de Educación, quienes ahora serán previsiblemente juzgadas con él.

El magistrado rechazó hoy el sobreseimiento solicitado por las defensas. Los tres están acusados de delitos de desobediencia y prevaricación administrativa por haber ignorado la prohibición del Tribunal Constitucional de celebrar la consulta secesionista.

El proceso judicial contra Mas ha sido calificado en varias ocasiones por el gobierno catalán como "juicio político". Hoy, desde el ejecutivo expresaron "vergüenza" por la decisión del juez y lo acusaron de querer terminar con el proceso soberanista catalán.

"Sentimos vergüenza, todos los demócratas deberían ruborizarse", dijo la consejera de presidencia del ejecutivo, Neus Munté.

También desde Junts pel Sí, la coalición independentista que gobierna actualmente en Cataluña con Carles Puigdemont al frente, mostraron su "indignación" y su "solidaridad" con Artur Mas.

"Se considera 'motivo delictivo' su posible participación en hacer viable que los ciudadanos catalanes pudieran expresar libremente en las urnas su voluntad", destacó el diputado Llúis Llach en el Parlamento catalán. "Les aseguramos que esto nos da más fuerza", añadió el independentista.

Artur Mas, de 60 años, dejó la presidencia del ejecutivo catalán el pasado enero, después de que el grupo anticapitalista CUP presionara para que otra persona se pusiera al frente de un ejecutivo cuyo principal objetivo es llevar a Cataluña hacia la secesión.