Juez chileno ordena procesar a tres jóvenes por atentado en Metro

El magistrado ordenó el ingreso en prisión preventiva de Juan Flores y Nataly Casanova, e impuso arresto domiciliario para Guillermo Durán, y les acusó de otros atentados.
Juan Flores Riquelme (d) y Natalie Casanova Muñoz (i), llegan al tribunal de garantías en el Centro de Justicia en Santiago
Juan Flores Riquelme (d) y Natalie Casanova Muñoz (i), llegan al tribunal de garantías en el Centro de Justicia en Santiago (EFE)

Santiago de Chile

La justicia chilena decretó hoy el procesamiento de tres jóvenes que fueron detenidos el pasado 18 de septiembre acusados de colocar una bomba en una galería comercial del metro de Santiago, atentado que dejó a catorce personas heridas, dos de ellas de gravedad.

René Cerda, titular del 15 Juzgado de Garantía, ordenó el ingreso en prisión preventiva de Juan Flores y Nataly Casanova, e impuso arresto domiciliario con orden de arraigo nacional para Guillermo Durán, a los cuales procesó en aplicación de la ley antiterrorista.

Además del atentado en la estación Escuela Militar, el más grave ocurrido desde la recuperación de la democracia en Chile, hace 24 años, la fiscalía acusa a estos tres jóvenes de hacer estallar otro artefacto en la estación del metro Los Dominicos y en dos comisarías de policía.

El magistrado René Cerda, quien escuchó por mas de tres horas los alegatos de la defensa y del ministerio público, fijo un plazo de diez meses para llevar a cabo la investigación de los bombazos.

En lo que respecta a los cargos que se le imputan a cada uno de los detenidos, Juan Flores, de 22 años, fue procesado por cuatro atentados con carácter terrorista.

El más grave, ocurrió el pasado 8 de septiembre en un pequeño centro comercial situado en la estación Escuela Militar del metro que dejó catorce personas heridas, dos de ellas graves.

En tanto, a Nataly Casanova (26), se le acusa de participar en la detonación en la estación Los Dominicos del metro santiaguino, mientras que a Guillermo Durán (25), está acusado de tenencia y elaboración de explosivos para acciones de carácter terrorista en grado de tentativa.

Respecto a la pruebas, el fiscal Raúl Guzmán, uno de los artífices de la investigación y posterior detención de los tres jóvenes, presentó el registro de las tarjetas del sistema público de transportes que portaban los jóvenes. Esto permitió reconstruir los trayectos que realizaron en dirección a los lugares donde se produjeron los atentados.

El ministerio público sostuvo además que las imágenes de las cámaras del metro confirman los movimientos sospechosos y corresponden al perfil de los imputados. Los jóvenes fueron traslados hoy en medio de extraordinarias medidas de seguridad desde los lugares donde permanecían recluidos hasta el Centro de Justicia de la capital chilena.

Hasta las inmediaciones del juzgado, que estaba fuertemente vigilado, llegaron algunas personas para expresar su apoyo a los imputados, sin que se produjeran incidentes.

Los tres supuestos terroristas fueron detenidos en la madrugada del pasado 18 de septiembre -día de la Fiesta Nacional- por más de 200 agentes en el transcurso de una operación policial en la que se allanaron seis viviendas en los municipios santiaguinos de La Granja, San Bernardo y La Pintana.

Desde el inicio de este tipo de ataques explosivos, las autoridades tienen registrado 209 incidentes. En lo que va de año, una treintena de artefactos han estallado en las cercanías de comisarías, edificios públicos, sucursales bancarias y estaciones de metro. Sin embargo, hasta el arresto de estos tres jóvenes no había habido detenidos.