Juan Pablo II tuvo una "intensa" relación con una filósofa casada

El papa polaco mantuvo su amistad "intensa" durante más de 30 años con una filósofa casada, Anna Teresa Tymieniecka, reveló en un reportaje la BBC, aunque no hay pruebas de que rompiera el voto de ...
Juan Pablo II, con Fidel Castro, en la Biblioteca del Vaticano, durante la visita del histórico líder cubano en 1996
Juan Pablo II, con Fidel Castro, en la Biblioteca del Vaticano, durante la visita del histórico líder cubano en 1996 (Reuters)

Londres

El papa Juan Pablo II mantuvo durante más de 30 años una amistad "intensa" con una filósofa casada, Anna Teresa Tymieniecka, sin que haya pruebas de que rompiera el voto de castidad, según cartas reveladas en un reportaje de la televisión británica BBC, Las cartas secretas del papa Juan Pablo II difundido hoy.

Estas cartas "son la ventana más extraordinaria sobre la vida privada de una de las personas más célebres de la Historia", afirma el periodista Edward Stourton, que descubrió las cartas, en el programa Panorama de la BBC.

La BBC, que tuvo acceso a esta íntima correspondencia -aunque solo a la parte de él-, aclara que no se pretende afirmar que el antiguo primado de los católicos, que fue canonizado en 2014, rompiera su celibato.

Más de 350 cartas escritas por Juan Pablo II a la estadunidense de origen polaco Anna Teresa Tymieniecka, fueron halladas en la Biblioteca Nacional polaca a la cual la filósofa las había legado en 2008. Las cartas dan a entender que la universitaria estaba enamorada del entonces cardenal Wojtyla.

Sin embargo, según la Biblioteca Nacional polaca esta relación "no era ni confidencial, ni excepcional". "Las tesis formuladas por los medios no tienen confirmación alguna en las cartas de Juan Pablo II a Anna Teresa Tymieniecka, que forman parte de las colecciones de la Biblioteca Nacional", declara ésta en un comunicado. "Esa relación era ampliamente conocida y descrita en numerosas publicaciones", replica la biblioteca.

La amistad entre Karol Wojtyla y Tymieniecka empezó cuando ella contactó con el entonces cardenal y arzobispo de Cracovia en 1973 para consultarle sobre un libro de filosofía que él había escrito.

Después de un viaje de la estudiosa, de 50 años, a Polonia para analizar ese trabajo, comenzó la correspondencia entre ambos, que se fue haciendo más íntima a medida que avanzaba su amistad y, según la BBC, llegó a mostrar un conflicto emocional.

Al principio, se encontraron varias veces, a menudo solos, para trabajar en una versión ampliada de ese volumen, "Persona y Acción". En 1974, él escribía que estaba releyendo cuatro cartas de su amiga porque eran "tan llenas de significado y profundamente personales".

Las fotografías que divulga la BBC muestran al futuro papa en momentos de relajamiento, y en una de ellas aparecen ambos hablando durante una excursión de cámping, él en pantalón corto y camiseta y ella con una falda larga.

Según la cadena pública, Wojtyla la invitó a acompañarle en caminatas por la montaña y salidas de esquí, y hay imágenes de visitas de ella al Vaticano. En 1976, el entonces cardenal asistió a una conferencia en Estados Unidos y Tymieniecka le invitó a quedarse en su casa familiar en el campo en Nueva Inglaterra.

Es posible que en esa visita ella le revelara "intensos sentimientos", aventura la BBC, pues la posterior correspondencia por parte de él, añade la emisora, muestra a un hombre luchando por comprender sus propios sentimientos.

"Querida Teresa, he recibido las tres cartas. Escribes sobre estar rota por dentro, pero no pude encontrar una respuesta a estas palabras", escribe Wojtyla en una carta fechada en septiembre de 1976.

También la describe como "un regalo de Dios", y, en una carta del 10 de septiembre de 1976, confirma que le regala un escapulario y añade: "La dimensión en la que acepto y te siento en todas partes y en todo tipo de situaciones, cuando estás cerca y cuando estás lejos".

Tras convertirse en papa, le escribió más misivas, en una de las cuales le dice que la correspondencia continuará. "Prometo que lo recordaré todo en esta nueva fase de mi viaje", reza el texto.

Más que amigos

"Querida Teresa, recibí las tres cartas. Escribes que estás desgarrada pero no he podido encontrar ninguna respuesta a tus palabras", escribe el entonces futuro Juan Pablo II en una carta fechada en 1976, en que la describe como "regalo del cielo".

"Eran algo más que amigos, pero menos que amantes", dice Stourton, que insiste en que no encontró en las cartas ninguna prueba de que Juan Pablo II rompiera el voto de castidad. La correspondencia muestra "un combate para contener lo que era seguramente una relación muy intensa", agrega el periodista.

"Algunas mujeres a veces suelen enamorarse de sacerdotes, esto siempre plantea un problema", comentó a la AFP el padre Boniecki, que dirigió durante años en Roma la edición polaca del Osservatore Romano, antes de convertirse en redactor jefe del prestigioso semanario católico polaco Tygodnik Powszechny.

"Si ella estaba enamorada del cardenal Wojtyla no era desde luego la única en estarlo", observa el padre Boniecki, autor de Kalendarium, una crónica diaria muy detallada de la vida de Juan Pablo II.

Tymieniecka "tradujo al inglés uno de los libros de Karol Wojtyla y lo hizo conocer en los medios universitarios estadunidenses", afirma. Pero "esta traducción generó tensiones entre ellos", recuerda. La primera carta está fechada en 1973, año del primer encuentro entre Tymieniecka y Wojtyla. La última fue escrita unos meses antes de la muerte de Juan Pablo II, ocurrida el 2 de abril de 2005.

En su autobiografía, publicada en 1996, Juan Pablo II evocaba sus años de instituto y escribía que en esa época, su "vocación sacerdotal no estaba todavía madura".

Desmentido del Vaticano sobre una novia

"Algunas personas piensan que probablemente si un joven muestra una inclinación religiosa así, y no va al seminario, es una señal de que otros amores o predilecciones ocupan su corazón", escribía. "Pero(...) en esa época, yo moría de pasión por la literatura y por encima de todo por el teatro", afirmaba.

Los años de juventud de Karol Wojtyla antes de ordenarse sacerdote fueron objeto de muchas especulaciones. El Vaticano emitió en 1979 un desmentido oficial para terminar con el rumor de que había tenido una "novia".

Las obras de teatro de su autoría y su libro Amor y responsabilidad, escritos cuando era profesor de teología en Cracovia, han contribuido a alimentar los rumores sobre sus amores de adolescente.

En 1979, un libro escrito por los periodistas de investigación Carl Bernstein y Marco Politi identificaron a dos chicas, Ginka Beer y Halina Krolikiewicz, como dos amigas muy cercanas al joven Wojtyla.

La cadena pública británica no pudo ver las cartas escritas por la filósofa, aunque se cree que éstas se incluyen en una colección vendida por ella a la Biblioteca Nacional de Polonia en 2008, seis años antes de su muerte. La Biblioteca no ha confirmado si tiene las cartas, y también subraya que la relación entre ambos no fue inusual.

Juan Pablo II murió en 2005, tras un mandato de 27 años, y durante su vida tuvo varias amigas, entre ellas la psiquiatra Wanda Poltawska, explica la BBC.