Juan Pablo II pedía ver videos de sus visitas a México para animarse

El vocero de la Arquidiócesis afirma que a Carol Wojtyla le gustaba el folclor del país.
Hugo Valdemar fue nombrado canónigo de la Catedral Metropolitana.
Hugo Valdemar fue nombrado canónigo de la Catedral Metropolitana. (Martín Salas)

México

Juan Pablo II “cuando se sentía deprimido y triste” en la etapa final de su vida, solicitaba ver los videos de sus visitas a México para animarse. Esto se lo reveló al cardenal Norberto Rivera quien fue secretario particular del ahora beato, Stanislaw Dziwisz.

Lo anterior lo dio a conocer Hugo Valdemar, director de comunicación de la Arquidiócesis de México, en entrevista con Carlos Marín en el programa El Asalto a la Razón.

A Carol Wojtyla le gustaba el folclor mexicano, menciono Valdemar. “Se sabía de memoria canciones como Cielito Lindo y Amigo, realmente era un gran aficionado a nuestro país”, agregó.

Recordó que Juan Pablo II está ligado a México, porque él fue quien impulsó la canonización de San Juan Diego y le tenía un afecto especial a la Virgen de Guadalupe, además de que ordenó colocar un altar de ella en la Basílica de San Pedro, junto al altar de la confesión.

El próximo domingo en la Plaza de San Pedro, donde serán canonizados Juan XXIII y Juan Pablo II, se espera “una ceremonia simple, no suntuosa, inédita, con una multitud”, comentó el religioso.

Carlos Marín cuestionó a Valdemar sobre las críticas que se le hacen a Juan Pablo II de haber brindado protección deliberada a sacerdotes pederastas, en concreto a Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

Valdemar mencionó que fue un punto analizado en el proceso de canonización, no obstante, “lo que se concluyó es que esta información llegó a un circulo cercano al Papa, su secretario y el secretario de Estado; sin embargo, no llegó a él”

Además aseguró que “se ha llegado a la conclusión de que no tuvo esa información de primera fuente”, abundó.

Por eso, señaló, Juan Pablo II no es responsable, pero sí su equipo cercano, como su secretario de Estado, Angelo Sodano.

El sacerdote agregó: “Lo sabemos bien, la gente más encumbrada en el poder no necesariamente es la más informada, es una cuestión humana. El Papa no era adivino, no era clarividente”.

Valdemar, nombrado la semana pasada canónigo de la Catedral Metropolitana por Norberto Rivera, también explicó que para canonizar a una persona se evalúan sus virtudes, especialmente la fe, esperanza y caridad. “No se juzga el gobierno del Papa, sino la persona, sus virtudes personales en grado heroico”, señaló.

El cura opinó que no es una canonización exprés, porque se dará después de 9 años de su muerte. “Si se compara con otros que llevan 40 o más de 100 años en la lista, podría ser exprés, pero con el Papa amigo respetaron las normas”, concluyó.