Juan Carlos vuelve a escapar a una demanda de paternidad

El monarca, que abdicó en junio pasado a favor de su hijo, Felipe VI, se vio favorecido por la decisión del Tribunal Supremo español, que rechazó la demanda de una mujer belga que afirma ser hija ...
El rey Juan Carlos saluda a la Guardia Real durante la Fiesta Nacional española, el pasado 12 de octubre, en Madrid
El rey Juan Carlos saluda a la Guardia Real durante la Fiesta Nacional española, el pasado 12 de octubre, en Madrid (AFP)

Madrid

El rey Juan Carlos, que en junio abdicó a favor de su hijo, volvió a escapar hoy a una demanda de paternidad, rechazada por el Tribunal Supremo español, en un momento en que Felipe VI intenta levantar la decaída monarquía. Los jueces del Supremo, la más alta instancia judicial española, dieron la razón a Juan Carlos de Borbón, de 77 años, que conserva el título honorífico de rey.

En febrero, el ex jefe de Estado había presentado un recurso contra la demanda de partenidad de Ingrid Sartiau, una mujer belga de casi 50 años, convencida de ser el fruto de una relación sentimental entre Juan Carlos y su madre.

En principio, Sartiau no sabrá jamás si Juan Carlos es su padre biológico. La mujer reclamaba la realización de una prueba de ADN después que el Tribunal Supremo hubiese aceptado en enero su demanda de paternidad.

Esta era la primera acción legal emprendida contra el monarca desde que perdiera su inmunidad total al abdicar el 18 de junio en favor de su hijo Felipe, de 47 años. La decisión de hoy, que también rechazó la realización del test de ADN, sólo puede ser recurrida ante el Tribunal Constitucional español.

Sartiau apoyaba su demanda en una declaración ante notario hecha por su madre, afirmando que don Juan Carlos la dejó embarazada a mediados de los años 1960. Entonces el monarca ya estaba casado con la reina Sofía, con quien contrajo matrimonio en 1962 y tuvo dos hijas, Elena y Cristina, y un hijo, el actual rey Felipe VI.

En virtud de la "inviolabilidad jurídica" que lo protegía mientras reinaba, dos tribunales civiles habían rechazado en 2012 una primera demanda de Sartiau y otra del español Alberto Solá Jimenez. Adoptado durante la infancia, éste último defendía que su madre biológica, Ana María Bach Ramón, la hija de un conocido banquero de Barcelona, había mantenido una relación con Juan Carlos.

Éste subió al trono en 1975, tras morir el dictador Francisco Franco, y tuvo un papel clave en la transición del país hacia la democracia. Sartiau y Solá se habían conocido a raíz de las investigaciones empredidas por la belga cuando su madre le dijo un día, viendo al rey de España en televisión: "ese hombre es tu padre".

Ambos decidieron presentar una demanda de reconocimiento de paternidad después de haber realizado tests ADN que muestran que son hermano y hermana en 91%.

Respetado durante mucho tiempo y considerado intocable por la prensa, Juan Carlos reinó 39 años hasta dejar la corona el año pasado a su hijo para renovar la imagen de la monarquía, deteriorada en los últimos años por una multiplicación de escándalos que se sumaron a los problemas de salud del monarca.

El mayor escándalo es el presunto caso de corrupción protagonizado por su yerno, Iñaki Urdangarin, ex medallista olímpico de balonmano reconvertido en hombre de negocios. Su esposa, la hija menor de Juan Carlos, Cristina, de 49 años, será juzgada por un presunto caso de fraude fiscal vinculado a los negocios de su marido.

El propio rey había sido centro de muchas críticas en 2012 por participar en una caza de elefantes en Botsuana cuando España se encontraba en el peor momento de su crisis económica.