Jerusalén enfrenta la mayor nevada desde 1953

La nieve forzó la suspensión del transporte público y escuelas de Jerusalén, lo que llevó a la policía a declarar el estado de emergencia. 

Jerusalén

La intensa nevada caída en Jerusalén y Ramala en las últimas horas ha paralizado la actividad en ambas ciudades, donde los colegios permanecen cerrados, mientras se han registrado cortes de electricidad y problemas en el transporte.

El Misterio de Educación de la Autoridad Palestina anunció para hoy el cierre de las escuelas debido a las "adversas condiciones meteorológicas", que ya ayer obligaron al cierre de numerosos comercios de Ramala.

Además de la nieve, la lluvia y el viento, que provocaron la caída de varios árboles en la ciudad, llevaron tanto a la policía como a los servicios de emergencia a declarar el estado de emergencia.

En Jerusalén y sus alrededores, las escuelas y universidades también permanecerán cerradas hoy por la nieve, que forzó la suspensión del transporte público en la ciudad, en la que algunos medios denominaron como "la mayor nevada de diciembre desde 1953".

La nieve paralizó el tráfico en la principal autopista de Israel, que une Jerusalén y Tel Aviv, además de complicar los accesos a las ciudades y al aeropuerto de Ben Gurión, que aún así permaneció abierto.

La compañía eléctrica israelí aseguró unos 25 mil ciudadanos sufrieron cortes de electricidad a causa de las inclemencias en todo el país.

La tormenta ha precedido la llegada del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien tiene previsto aterrizar en la zona en las próximas horas para afianzar las negociaciones entre israelíes y palestinos.

En principio y si las vías están abiertas, Kerry se reunirá esta tarde con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás y mañana con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, mientras que su encuentro con el presidente israelí, Simón Peres, ha sido cancelado, informaron a Efe fuentes oficiales.