Jefe de oposición siria recibido por Kerry en EU

El secretario de Estado de EU no hizo mención, en el acto público de apoyo a Ahmed Jarba, a la petición de armas antiáreas para luchar contra los bombardeos de Asad que hizo el líder de los rebeldes.
El secretario de Estado de EU, John Kerry (d), con el líder opositor sirio, Ahmed Jarba (i), hoy en Washington
El secretario de Estado de EU, John Kerry (d), con el líder opositor sirio, Ahmed Jarba (i), hoy en Washington (AFP)

Washington

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, recibió al jefe de la oposición siria, Ahmad Jarba, en un acto público de apoyo, pero sin hacer mención al pedido de armas pesadas de los rebeldes. Jarba dijo que pediría a Estados Unidos armas antiaéreas para luchar contra los bombardeos diarios del presidente sirio, Bashar al Asad.

Por su parte, la portavoz del departamento de Estado, Jen Psaki, indicó una serie de nuevas medidas que incluyen 27 millones de dólares en ayuda no destinada a armamento así como sanciones del Tesoro contra funcionarios sirios. "No voy a esbozar o dar detalles desde aquí, pero nosotros continuamos considerando una amplia gama de opciones", dijo.

Al parecer, Jarba se reunirá también con Barack Obama. Su visita llega en un momento complicado, con los últimos rebeldes de Homs evacuando la ciudad y a un mes de las elecciones en su país. Jarba "entiende mejor que nadie lo que está en juego y la lucha contra el extremismo", afirmó Kerry mientras le recibía en el Departamento de Estado. "Estamos comprometidos a apoyar a la oposición moderada en sus esfuerzos por llevar la voz legítima de las esperanzas y aspiraciones del pueblo sirio", añadió.

Los últimos rebeldes sirios salían hoy de su bastión en el centro de Homs, otorgando así una victoria simbólica al presidente Bashar al Asad antes de las controvertidas próximas elecciones del 3 de junio en ese país. Por otra parte, en el corazón histórico de Alepo, los rebeldes sirios hicieron volar por los aires el célebre hotel Carlton, con un saldo de al menos catorce muertos entre los soldados y milicianos prorrégimen que ocupan el establecimiento desde el inicio del conflicto en Siria, informó una ONG.

"Al menos catorce soldados gubernamentales y elementos de apoyo murieron cuando las brigadas rebeldes islamistas pulverizaron el hotel histórico Carlton en el casco antiguo de Alepo, con la ayuda de una gran cantidad de explosivos colocados en un túnel" excavado bajo el establecimiento, indicó el Observatorio sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

En Alepo, "varios terroristas desencadenaron una poderosa explosión" que provocó la "destrucción total" del hotel y de edificios históricos colindantes indicó la televisión pública, en referencia a los rebeldes. Un video difundido por el Frente islámico, principal coalición rebelde, que reivindicó el atentado, mostró un enorme champiñón ocre al lado de la famosa ciudadela vieja de Alepo, y luego registró disparos.

El hotel Carlton era hasta el estallido de la guerra civil uno de los establecimientos más refinados de Siria. Al menos el 80% de los rebeldes salieron de la ciudad donde llevaban dos años asediados por el ejército, afirmó el gobernador provincial a la AFP, quien precisó que la evacuación concluirá hoy. Una vez que haya concluido, el ejército controlará el casco antiguo de Homs y sus alrededores, que constituían el principal feudo de la rebelión en la ciudad.

Conocida antaño como la "capital de la revolución", Homs fue la ciudad desde donde se lanzó la insurrección armada contra el régimen del presidente sirio Bashar al Asad. "El 80% de los rebeldes salieron de la ciudad. El 20% restante se retirará el jueves", informó a la AFP el gobernador Talal al Barazi. Por lo menos "980 personas, en su gran mayoría rebeldes y algunos civiles, entre ellos mujeres y niños, salieron el miércoles" en 24 autobuses, precisó. Todavía quedan "entre 300 y 400 personas" en el casco antiguo de la ciudad.

Los convoyes se dirigieron hacia Dar al Kabira, una ciudad rebelde a una veintena de kilómetros más al norte en la provincia de Homs, donde los insurgentes aún poseen un puñado de bastiones. En cuanto haya terminado la evacuación de la zona vieja, en todo Homs ya sólo quedarán rebeldes en el barrio de Waer (noroeste).

"En Waer las cosas serán más fáciles y en las próximas semanas anunciaremos de nuevo acuerdos para restablecer la seguridad", dijo el gobernador, refiriéndose a una retirada de los rebeldes del barrio. Los insurgentes se han retirado del casco antiguo en virtud de un acuerdo alcanzado con el régimen sirio después de dos meses de negociaciones.

Es el primer acuerdo sobre la retirada de los rebeldes de una zona que controlan desde que comenzó la guerra en 2011. El acuerdo de evacuación de los rebeldes incluyó también la liberación de 40 alauitas, una iraní y 30 soldados sirios en manos de los insurgentes, afirmó hoy un portavoz rebelde.

Un total de "40 civiles alauitas que estaban en manos (de los yihadistas) del Estado islámico en Irak y en el Levante (EIIL) y que habían abandonado allí después de retirarse de la provincia de Latakia", fueron liberados, indicó el jefe rebelde del Frente islámico con sede en Alepo (norte).

Según militantes de los derechos humanos en Latakia (oeste), los 40 alauitas, rama islámica a la que pertenece el presidente Bashar al Asad, son mujeres y niños. Quince mujeres y niños fueron liberados el miércoles y otros 25 hoy, según el Observatorio sirio de derechos humanos(OSDH). La televisión oficial registró hoy las liberaciones sin mencionar sin embargo las de los soldados y la iraní, liberados el miércoles.

Las 40 mujeres y niños alauitas hacían parte del centenar de personas secuestrada por los yihadistas en agosto de 2013 en una ofensiva contra poblaciones alauitas de la región de Latakia con otros rebeldes. Los rebeldes habían indicado al inicio que el acuerdo para la salida de más de mil rebeldes de la Vieja Ciudad concernía la liberación de combatientes libaneses, iraníes y sirios.