Jefe de la OEA defiende a diputados opositores venezolanos de cargos de traición

Luis Almagro expresó su "preocupación" por las acusaciones del gobierno a los diputados opositores que le visitaron para informarle de la situación del país sudamericano.
La oposición venezolana marchará hoy en Caracas para pedir respeto al procedimiento para revocar al presidente, Nicolás Maduro
La oposición venezolana marchará hoy en Caracas para pedir respeto al procedimiento para revocar al presidente, Nicolás Maduro (EFE)

Washington

El Secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, defendió hoy a diputados opositores venezolanos acusados de "traición a la patria" por pedir al organismo regional ayuda para superar la crisis política en ese país.

Almagró expresó en un comunicado su "preocupación" por que los legisladores venezolanos fueran acusados "por visitarme recientemente e informarme de la situación de su país y recordar los compromisos que nos rigen a todos en el hemisferio".

También evocó que la promoción de la democracia es un derecho establecido en la Carta Democrática Interamericana (CDI), un documento vinculante acordado por los 34 países de la OEA para defender las instituciones democráticas en la región.

"Nadie que actúe consecuentemente en esa dirección puede ser un traidor a su patria", dijo el diplomático uruguayo, subrayando que los diputados venezolanos que lo visitaron fueron "elegidos por el pueblo de ese país".

Seis diputados de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, viajaron hace dos semanas a Washington y se reunieron con Almagro. Le pidieron que facilite el diálogo institucional y observe el proceso de referendo revocatorio activado por la oposición contra el presidente Nicolás Maduro.

A su regreso a Venezuela, legisladores oficialistas los acusaron ante la Fiscalía del delito de "traición a la patria" por atentar presuntamente "contra la independencia, la soberanía y la seguridad del país".

"Todo aquél que quiera para su patria más derechos, más libertad, más democracia, y que para ello recurra a la ayuda de las instituciones americanas (...) debería ser considerado un patriota", replicó Almagro.

La declaración del Secretario General sigue a una cargada sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA la semana pasada en Washington, en la que la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, lo acusó de aliarse con la oposición y el gobierno de Estados Unidos para invocar la Carta Democrática Interamericana e intervenir en ese país.

Almagro, que evalúa aún la posibilidad de llevar al seno de la OEA una discusión sobre el estado de la democracia venezolana, recalcó en la nota que el objetivo de la CDI no es sancionar a los países. "Las posibles sanciones son el último de los recursos", afirmó.

"Mi deber como Secretario general es velar por el cumplimiento de las normas interamericanas que nuestros países han acordado y que nos obligan a todos", dijo Almagro en la nota, recordando que la OEA acudió al llamado del fallecido presidente Hugo Chávez, padre político de Maduro, tras ser brevemente depuesto en 2002.

Marchas en Caracas

De otra parte, el gobierno chavista y la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) reiteraron hoy la invitación para asistir este miércoles a sendas movilizaciones, el primero para respaldar un programa social de viviendas y la segunda para pedir respeto al reglamento para revocar al jefe de Estado.

"Los espero mañana a todos los pobladores (...) los espero mañana en esa gran movilización de la victoria de la Gran Misión Vivienda Venezuela, pueblo organizado, pueblo movilizado garantía de las misiones y garantía de la paz", dijo el presidente, Nicolás Maduro, en su programa de radio y televisión "En contacto con Maduro".

El gobernante reiteró así la convocatoria que ayer hizo el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que invitó, horas después de que lo hiciera la oposición, a movilizarse por Caracas para celebrar un fallo del Supremo en contra de una ley aprobada por la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de mayoría opositora.

El pasado viernes el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró "inconstitucional" la ley con la que la AN pretendía entregar la propiedad de los inmuebles del programa social Misión Vivienda, una norma que, según el chavismo, pretendía privatizar los urbanismos que se han hecho en el marco de este programa social.

La MUD, por su parte, llamó hoy a sus seguidores a movilizarse por las principales ciudades de Venezuela, especialmente en Caracas, para pedir que se cumplan los tiempos establecidos en el reglamento del Consejo Nacional Electoral (CNE) para que se active el proceso para revocar a Maduro, pues aseguran que ya se cumplió la primera exigencia.

"Ante la falta de respuesta por parte del CNE para la validación de las firmas, la Unidad Democrática convoca a la ciudadanía a marchar el próximo miércoles 11 de mayo desde la estación de Bello Monte (este) hasta la sede del ente electoral (centro)", dice un comunicado de la MUD difundido hoy.

El secretario ejecutivo de la alianza, Jesús Torrealba, dijo en la cuenta de Twitter de la MUD: "Mañana exigiremos a las agentes electorales del PSUV que cumplan con los lapsos del RR (referendo revocatorio)".

Asimismo, el dos veces candidato a la Presidencia y gobernador del céntrico estado Miranda, Henrique Capriles, dijo que "esta movilización de mañana es para exigir que se cumpla la Constitución, es para exigir que se respete el artículo 72 (...) que establece el referendo revocatorio".

Señaló, durante un programa transmitido en el espacio web Periscope, que la movilización de este miércoles "es para que se respete el reglamento" del CNE en el que se establecen los requisitos previos a la activación del proceso de revocatorio.

Capriles recordó que el pasado 2 de mayo la MUD entregó al CNE casi dos millones de firmas de venezolanos que piden que se realice un revocatorio al presidente para cumplir con el primer requisito de entregar el equivalente al 1 % del registro electoral.

La alianza, que entregó más de ocho veces la cantidad solicitada de firmas, ha asegurado que el domingo pasado se cumplieron los cinco días continuos que según el reglamento se debe tomar el CNE para contar las rúbricas, un trabajo que ya se hizo según los testigos designados de la MUD para acompañar este proceso.

Es por ello que la coalición convocó ayer a esta movilización para pedir al Poder Electoral que ahora pase a la segunda etapa del proceso que consiste en la validación y verificación de las firmas.

La oposición venezolana ha denunciado que supuestamente cuatro de los cinco rectores del CNE trabajan bajo órdenes del Ejecutivo y actualmente procuran retrasar la activación del revocatorio para que no se pueda realizar este año.

En caso de que el referendo no se haga este año, se vencería el plazo constitucional para que se pueda elegir a un nuevo gobierno y por ello, de resultar revocado, Maduro podría ceder la Presidencia al vicepresidente de turno.