Japón se rearmará ante la política militar china

Aumenta 5% su gasto en defensa por islas en disputa.
El secretario de Estado de EU y el mandatario filipino Benigno Aquino III.
El secretario de Estado de EU y el mandatario filipino Benigno Aquino III. (Aaron Favila/EFE)

Tokio y Pekín

El gobierno japonés decidió ayer aumentar 5 por ciento su gasto militar en el próximo lustro, con el objetivo de comprar armamento defensivo para territorios insulares en momentos de gran tensión con China.

El primer ministro conservador, Shinzo Abe autorizó gastos por 24 mil 700 millones de yens (unos 240 millones de dólares) entre 2014 y 2019, lo que incluye la compra de drones (aviones no tripulados) , aviones de despegue vertical, vehículos anfibios y submarinos.

Este armamento, en su conjunto, se utilizará prioritariamente para la defensa nipona en las islas del oeste y sur de su extenso archipiélago.

La compra del armamento es parte de los esfuerzos de Abe para actualizar el poderío militar de Japón, país con una vocación oficial pacifista tras la derrota sufrida en la Segunda Guerra Mundial.

Otro objetivo del primer ministro japonés es establecer un Consejo de Seguridad Nacional al estilo estadunidense, con el que se espera concentrar más poder en un número limitado de altos cargos políticos.

Japón está preocupado ante el ingente poderío chino, en momentos en que ambos países mantienen en una disputa por un grupo de islas, y ve “un peligro” en ciernes en el gran gigante asiático.

En vista de las últimas y crecientes tensiones, Tokio aprobó un cambio en su estrategia de seguridad, con la inclusión de un papel “proactivo” del ejército de tierra, las fuerzas aéreas y la marina niponas.

La nueva estrategia de seguridad hace hincapié en el refuerzo de las relaciones de seguridad Japón-Estados Unidos como contrapeso a la creciente influencia militar de China en la región. También cambiarán las normas para la exportación de armas.

El gobierno decidió también aumentar la vigilancia aérea y marítima, así como una unidad especial capaz de reconquistar islas aisladas en el caso de una ocupación, en una clara referencia al conflicto en relación con el archipiélago en el mar de la China Oriental, sobre el que tienen aspiraciones Tokio y Pekín.

China creó en noviembre una zona de defensa aérea sobre ese mar —como antes lo hizo Japón, en 1999—, y exige que los aviones extranjeros se identifiquen y sigan las órdenes de sus fuerzas aéreas. EU y Japón no reconocen esa zona como territorio chino.

En respuesta, Pekín consideró que la nueva estrategia de defensa aprobada por Tokio “está vinculada a la política nacional” de Japón e “impactará en la seguridad regional”.

Así lo expresó ayer la portavoz de la cancillería china, Hua Chunying, en rueda de prensa en la capital, en la que también instó a Japón a “respetar las preocupaciones de seguridad justas y razonables de los países regionales”, después de que aprobara su nuevo plan militar a cinco años.

La política de defensa japonesa considera que las “intrusiones” marítimas de China en torno a las islas Diaoyu/Senkaku (que Tokio decidió administrar de manera unilateral, pero que reclama Pekín) y su reciente establecimiento de una zona aérea de identificación (ADIZ) que enmarca al disputado archipiélago, plantean una “preocupación a escala internacional”.

“Considerando las negativas actividades históricas de Japón en países asiáticos, incluyendo China, la comunidad internacional tiene que estar en alta alerta sobre las actuaciones de Japón”, subrayó también Hua.

“Urgimos a Japón a que afronte la historia con sinceridad y contribuya positivamente a la paz y la estabilidad regional”, añadió.

La escalada de tensiones entre China y Japón comenzó en septiembre de 2012, cuando Tokio anunció la compra de tres islotes del archipiélago, lo que provocó fuertes protestas del gigante asiático.

:CLAVES

KERRY ADVIERTE

El secretario de Estado de EU, John Kerry, advirtió a Pekín sobre la imposición de una zona de defensa aérea sobre el mar de China Meridional, similar a la que declaró en noviembre sobre el mar Oriental.

 “La zona no debería ser aplicada y China debería abstenerse de tomar medidas unilaterales similares en otras zonas de la región y, concretamente, sobre el mar de China Meridional”, dijo Kerry en Manila.

Kerry, que realiza una visita de dos días a Filipinas, mostró abiertamente su apoyo a este país, al que calificó de “aliado clave” frente a China, con quien se disputa varios islotes en la zona.