Japón apuesta por Cuba, tras apertura entre La Habana y Washington

El canciller japonés, Fumio Kishida, que llegó anoche a la isla y este sábado participará en  un foro de negocios, y afirmó que su gobierno desea llevar las relaciones con su par cubano a "un ...

La Habana

Japón se sumó a la carrera por el mercado cubano, abierta tras el deshielo anunciado por La Habana y Washington,  con la llegada ayer a la isla de su canciller, Fumio Kishida, 24 horas después de que empresarios del Reino Unido firmaran acuerdos con los cubanos por 400 millones de dólares.

Japón "apoya y acoge positivamente" el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, y desea llevar sus relaciones con la isla a "un nivel más alto", afirmó Kishida en una entrevista divulgada este jueves por la prensa local.

"Teniendo en cuenta la tendencia del mejoramiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, no solo el gobierno, sino también las empresas japonesas aumentan más el interés en Cuba", dijo Kishida, quien este sábado participará en un foro de negocios con la isla.

En declaraciones al oficial diario Granma, Kishida dijo tener "una gran esperanza de que, aprovechando la primera visita de un ministro de Asuntos Exteriores de Japón, se fortalezcan aún más las relaciones entre los dos países", las que calificó de "positivas", pese a la existencia de “diferencias de posición sobre algunos asuntos", que no especificó.

"Aún hay espacio para ampliar y profundizar ciertos aspectos de las relaciones bilaterales", agregó el canciller. Las "relaciones económicas con Cuba, que estuvieron muy activas en los años 70”, se estancaron “por el empeoramiento de la situación cubana", pero ahora "se ha encontrado una señal positiva", agregó.

Informó que en marzo se realizó en Japón un seminario para la promoción de inversiones en la isla y que el hecho de que viaje acompañado por un grupo de empresarios "va a aumentar el reconocimiento a Cuba como país prometedor para el intercambio comercial y la inversión".

En ese contexto, declaró además que su gobierno “apoya y acoge positivamente” la normalización de relaciones entre La Habana y Washington, anunciada en diciembre pasado, y agregó que esa decisión “influirá favorablemente en la estabilidad y desarrollo” de la región.

El portavoz de Kishida, Ken Okaniwa, reconoció que por ahora resulta "difícil" para las empresas niponas hacer negocios en Cuba, pues se enfrentan a eventuales sanciones estadunidenses en virtud del embargo a La Habana, vigente desde 1962.

"Es difícil para las compañías japonesas operar en Cuba debido a las (posibles) sanciones de Estados Unidos", indicó Okaniwa anoche a corresponsales extranjeros en La Habana.

Recordó que Tokio reprogramó la deuda cubana hace tres años y vaticinó que podría crecer el comercio bilateral, que hoy apenas asciende a unos 35 millones de dólares, dos tercios de ellos de ventas japonesas a La Habana. Cuba exporta tabaco, café y pescado a Japón y le compra principalmente maquinaria, indicó Okaniwa.

El funcionario recordó que pocos meses después del triunfo de la revolución cubana de 1959 el entonces ministro de Industria de Cuba, el guerrillero argentino Ernesto Che Guevara, visitó Japón.

El ex presidente cubano Fidel Castro también visitó Japón en dos ocasiones, la última vez en 2003, cuando visitó la ciudad de Hiroshima, donde se pronunció contras las armas nucleares, recordó también el portavoz.

País “prometedor para la inversión"

El ministro Kishida dijo tener "una gran esperanza de que, aprovechando la primera visita de un Ministro de Asuntos Exteriores de Japón (a Cuba), se fortalezcan aún más las relaciones entre los dos países", que calificó de "positivas", pese a que "existen algunas diferencias de posición sobre algunos asuntos", que no reveló.

"Aún hay espacio para ampliar y profundizar ciertos aspectos de las relaciones bilaterales", apuntó. El ministro japonés explicó que las "relaciones económicas con Cuba, que estuvieron muy activas en los años 70, se han estancado por el empeoramiento de la situación cubana", pero que "se ha encontrado una señal positiva".

Kishida recordó que Cuba y Japón festejaron en 2014 con múltiples actividades los cuatro siglos de amistad entre ambos países insulares, cuyo primer contacto ocurrió en 1614 con la llegada a la isla del primer japonés, el samurái Hasekura Tsunenaga.

"Cuba es un país muy familiar para los japoneses, conocido por el béisbol (...) o el éxito de jugadores cubanos en la liga profesional de béisbol en Japón, por su relación con (el escritor estadunidense Ernest) Hemingway, la música, el turismo", dijo.

Paralelamente,  empresarios británicos anunciaron en La Habana la firma de contratos de inversión por un valor aproximado a los 400 millones de dólares en turismo, energía y agricultura, incluida la construcción de uno de los nuevos campos de golf que se proyectan en Cuba para atraer turismo de lujo.

El anuncio lo hizo John Hutton, copresidente de Cuba Initiative, un proyecto cubano-británico creado en 1995 para fomentar las relaciones bilaterales. La delegación británica agrupo a una treintena de empresarios y es la mayor que visita el país.