Izquierda, favorita para balotaje de 30 de noviembre en Uruguay

El oficialista Tabaré Vázquez es favorito ante el centroderechista Luis Lacalle, que en 34 días debe sumar aliados y desplazar al Frente Amplio del poder, cuya mayoría en el parlamento está en duda.
Tabare Vazquez(i), candidato del Frente Amplio, se enfrenta el domingo en Uruguay a Luis Lacalle Pou (d), candidato del Partido Nacional
Tabare Vazquez(i), candidato del Frente Amplio y ex presidente (2005-2010) se enfrentará a Luis Lacalle Pou (d), candidata del Partido Nacional (AFP)

Montevideo

El oficialista Tabaré Vázquez parte como favorito para el balotaje del 30 de noviembre que definirá al sucesor del presidente uruguayo José Mujica, tras las elecciones del domingo. Su contrincante, el centroderechista Luis Lacalle Pou, tiene 34 días para sumar aliados y desplazar a la izquierda del poder.

Vázquez, oncólogo de 74 años que en 2005 se convirtió en el primer presidente de izquierda del país, obtuvo este domingo en torno al 47% de los votos, según las proyecciones de consultoras privadas sobre los comicios generales, que dejaron en duda si el oficialista Frente Amplio (FA, izquierda) mantendrá la mayoría en el parlamento.

"Es un enorme reconocimiento a nueve años de gobierno del Frente Amplio y a nuestro proyecto de país", aseguró el socialista a sus simpatizantes en la noche del domingo.

El ex presidente enfrentará en segunda vuelta a Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional o "blanco" (PN, centroderecha), que obtendría 31% de los sufragios pero que sumó el mismo domingo el respaldo de Pedro Bordaberry, aspirante del Partido Colorado (PC, centroderecha) que quedó tercero con 13% de los votos.

"Los uruguayos todos necesitamos cambios en diversas áreas", aseguró Bordaberry, indicando que Lacalle Pou es quien encarna esos cambios. "Por eso trabajaré cada hora en los próximos 34 días para que Lacalle Pou gane el balotaje". El candidato blanco, en tanto, enfatizó que "está intacta la posibilidad de ser gobierno" y adelantó que buscará además el respaldo de otros partidos a su candidatura.

"No se trata de un tema de mayorías o no, se trata de llegar al gobierno y para eso tenemos que hablar con el Partido Colorado y con otros partidos que no han definido aún como el partido Independiente", agregó el diputado de 41 años.

¿Quién tiene la mayoría?

De confirmarse este resultado por la Corte Electoral, que realiza un conteo manual de los votos, el FA se mantiene como el partido más votado pero está en riesgo la mayoría parlamentaria con que gobernó en la última década y que le permitió aprobar reformas fiscales y de la salud, o leyes como la despenalización del aborto y la regulación del mercado de la mariguana.

Según la proyección de escrutinio de la consultora Cifra, el FA obtendría 14 senadores, el Partido Nacional 10, el partido Colorado 4 y el Partido Independiente uno. La última banca se definirá en las próximas horas entre los dos primeros.

"Es un triunfo del FA, que después de diez años de gobierno conserva prácticamente el 95% de los votos que tuvo en el 2004", dijo a la AFP el analista político Juan Carlos Doyenart, director de la consultora Interconsult, estimando que la probabilidad de que Vázquez gane el balotaje "es muy alta".

"Nada es seguro en política pero me animo a decir que hay un amplio favoritismo" del FA de cara al 30 de noviembre, indicó. "Aparentemente no va a alcanzar las mayorías parlamentarias pero va a quedar muy cerca de tenerlas y un posible acuerdo con el Partido Independiente le aseguraría la mayoría", añadió.

Del otro lado, "es difícil que el 100% de los colorados vote a Lacalle Pou", destacó. "Para ganar Lacalle Pou va a necesitar más que los colorados. Va a necesitar también los votos del Partido Independiente (PI, centroizquierda)".

Un actor decisivo

El ahora codiciado Partido Independiente, partido minoritario que se presentó como "la otra izquierda", superaría el 3% de los sufragios, logrando tres diputados y por primera vez una banca en el Senado.

El PI "puede inclinar la balanza y transformarse en el actor decisivo", indicó Doyenart, mientras que Daniel Chasquetti, doctor en Ciencia Política, coincidió en que "puede ser el que tenga la llave de la gobernabilidad".

"No se nos escapa la responsabilidad que el partido va a tener", señaló el candidato presidencial Pablo Mieres del PI, indicando que convocará a la dirección nacional del partido para que en una semana resuelva si apoyará a alguno de los candidatos al balotaje.

El propio Vázquez también abrió la puerta a acuerdos para gobernar. "Más allá de las mayorías parlamentarias siempre el camino será buscar el encuentro de diálogo, de respeto (...) buscar los acuerdos necesarios", enfatizó.

Según las proyecciones, dos partidos radicales ingresarían además a la cámara baja: Unidad Popular (izquierda radical), con uno o dos escaños, y el recién llegado a la política Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), que con 1% ocuparía una banca en la cámara de Diputados.

Para Oscar Botinelli, director de la consultora Factum, la gran novedad es que esta elección dejará un parlamento de seis partidos, hecho inédito desde la restauración de la democracia en 1985. Se viene "un juego más abierto, más hostil y parlamentario", vaticinó.