Izquierda española acuerda mantener diálogo para posible pacto

Los socialistas del PSOE, Podemos, Izquierda Unida (IU) y Compromís (la marca de Podemos en la región de Valencia) intentan consensuar sus posiciones ante la investidura del socialista Pedro ...
Pablo Iglesias, líder del izquierdista Podemos, quiere entrar en un gobierno con Pedro Sánchez pero con el cargo de vicepresidente
Pablo Iglesias, líder del izquierdista Podemos, quiere entrar en un gobierno con Pedro Sánchez pero con el cargo de vicepresidente (AFP)

Madrid

Los dirigentes de los partidos españoles de izquierda, reunidos hoy para consensuar una postura ante la investidura del socialista Pedro Sánchez y abrir la puerta a un posible Gobierno de alternativa al gobernante PP, acordaron mantener el diálogo abierto y continuar mañana con los encuentros.

La reunión "a cuatro" se prolongó hoy durante casi cinco horas entre los socialistas del PSOE, Podemos, Izquierda Unida (IU) y Compromís (la marca de Podemos en la región de Valencia).

El líder de IU, Alberto Garzón, promotor de esta iniciativa, aseguró tras el encuentro que hay muchas "sintonías programáticas" entre las cuatro formaciones y que el "espacio" de estas conversaciones "no se agota hoy" sino que continua mañana con un nuevo encuentro.

Las elecciones del 20 de diciembre, dieron como ganador al PP (centroderecha, en el poder) con 123 diputados, seguido por el PSOE con noventa, y los emergentes Podemos (izquierda, 69 escaños) y Ciudadanos (liberales, 40), con el resto de escaños repartidos en fuerzas nacionalistas.

Esta fragmentación precisa del acuerdo de varias fuerzas políticas para que el candidato a presidente del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez, consiga superar la sesión de investidura del próximo 3 de marzo y encabece un gobierno de alternativa al actual Ejecutivo del PP (centroderecha).

La mesa de negociación abierta hoy da comienzo dos meses después de los comicios legislativos, tras superar el desbloqueo de las relaciones entre Podemos y los socialistas.

Hoy ambas formaciones anunciaron para mañana una reunión bilateral -previa a la convocada a cuatro bandas-, para intentar consensuar las propuestas programáticas y de estructura de gobierno de ambas formaciones.

Este es uno de los principales escollos entre ambas formaciones: mientras los socialistas solo quieren negociar la investidura de su candidato y posteriormente acordar el esquema del futuro Ejecutivo, Podemos quiere un Gobierno en coalición, que presidiría el socialista Sánchez con el líder de la formación emergente, Pablo Iglesias, como vicepresidente.

El portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, se mostró optimista ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo con socialistas en materia programática, pero insistió en que para asegurar el cumplimiento de estas políticas es preciso conformar un gobierno de coalición y no dar "un cheque en blanco".

"Este es un debate que está abierto y que va a seguir" el martes, dijo en rueda de prensa el número dos de Podemos, Iñigo Errejón, quien anunció una reunión bilateral entre su formación de izquierda radical y el Partido Socialista (PSOE), antes de continuar con la reunión a cuatro.

Errejón, que se mostró "razonablemente optimista", señaló que habían empezado a hablar de cuestiones "programáticas" en temas que abarcan desde la economía hasta la política social, pasando por la lucha contra la corrupción, la reforma territorial y la política exterior.

Errejón también citó entre los puntos a debatir "las garantías para que estos acuerdos se conviertan en políticas públicas", en aparente alusión a su entrada en el gobierno.

Por su parte, el portavoz socialista, Antonio Hernando, explicó hoy que durante la reunión, se estableció una agenda de cinco temas sobre los que comenzar a consensuar medidas específicas: economía y empleo, Estado del bienestar, regeneración del sistema democrático, modelo territorial y reformas de la Constitución, y el último, Unión Europea y política exterior.

Hernando puso el acento de su comparecencia en que para que exista "un gobierno de cambio", éste debe ser "transversal" e incluir a otros partidos, ya que la suma de votos de los partidos reunidos hoy (161) no bastarían que Sánchez supere la sesión de investidura.

"Con 161 votos no habrá gobierno del cambio, por eso desde el principio hemos dicho que hablaríamos con todos", señaló el portavoz socialista. Y es que, en paralelo a la mesa de negociación de fuerzas de izquierda abierta hoy, en otra sala del Congreso español, representantes socialistas se reunieron con Ciudadanos (liberales), con quienes están en proceso de cerrar un acuerdo para la investidura de Sánchez.

Las negociaciones PSOE-Ciudadanos avanzan en las últimas horas y a última hora de la noche se conoció una reunión entre los líderes de ambos partidos, el socialista Pedro Sánchez y el de Ciudadanos, Albert Rivera, con el fin de intentar cerrar un acuerdo para facilitar un posible gobierno.

Este acuerdo suscita muchas reticencias entre los partidos de izquierda asistentes a la reunión -especialmente Podemos-, por el programa de corte liberal de Ciudadanos y su cierta proximidad ideológica al gobernante PP.

La sesión de investidura de Sánchez está fijada para el próximo 2 de marzo, aunque la primera votación previsiblemente no se realizará hasta el día 3, en ella necesitará mayoría (176 votos a favor) para ser investido presidente; si no lo consigue, se celebrará otra en 48 horas, en la que requerirá más síes que noes.


Socialistas, Podemos y otras formaciones de izquierda retomarán el martes unas negociaciones que iniciaron este lunes buscando explorar posibilidades para formar un gobierno dirigido por los primeros, ante lo que se muestran "razonablemente optimistas", dos meses después de las legislativas del 20 de diciembre.

"Este es un debate que está abierto y que va a seguir" el martes, dijo en rueda de prensa el número dos de Podemos, Iñigo Errejón, quien anunció una reunión bilateral entre su formación de izquierda radical y el Partido Socialista (PSOE), antes de continuar con la reunión a cuatro.

Errejón, que se mostró "razonablemente optimista", señaló que habían empezado a hablar de cuestiones "programáticas" en temas que abarcan desde la economía hasta la política social, pasando por la lucha contra la corrupción, la reforma territorial y la política exterior.

Errejón también citó entre los puntos a debatir "las garantías para que estos acuerdos se conviertan en políticas públicas", en aparente alusión a su entrada en el gobierno.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, dijo, por su parte, que la reunión sirvió para "elaborar un índice" de temas para seguir trabajando en ellos, volviendo a lamentar la tardanza de Podemos en sentarse a negociar.

El jueves, Pablo Iglesias, líder de Podemos, había aceptado la oferta del partido écolo-comunista Izquierda Unida de organizar una reunión con el Partido Socialista y las formaciones regionales, cuando hasta ese momento había rechazado cualquier reunión si no se le ofrecían garantías de entrar en el gobierno.

Los socialistas intentan conseguir un consenso sobre un programa de gobierno, buscando si es posible gobernar en solitario, algo excluido por ahora por Podemos, que exige entrar en el ejecutivo.

El Rey de España encargó al líder del PSOE, Pedro Sánchez, formar gobierno, después que su rival conservador, el jefe del ejecutivo saliente, Mariano Rajoy (PP), renunciara a ello por falta de apoyo en el Parlamento, pese a que fue la fuerza más votada con 119 escaños sobre 350.

Pero, los socialistas sólo tienen 89 escaños y necesitan el apoyo o la abstención de otras formaciones para lograr la investidura de su candidato.


- Podemos quiere entrar en el gobierno -


Pedro Sánchez ha llevado a cabo varias reuniones con este objetivo con los centristas de Ciudadanos, la cuarta fuerza política en España, e Izquierda Unida, pero nunca con Podemos, tercera fuerza política con 65 escaños.

Podemos exige varios puestos claves en el gobierno, principalmente la vicepresidencia. El Partido de izquierda radical también quiere acordar con los socialistas la organización de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, en plena fiebre independentista.

Pero, los socialistas rechazan de plano esta última petición.

El partido de Iglesias también pidió a los socialistas que renuncien a cualquier acuerdo con Ciudadanos.

Sin embargo, Hernando volvió a defender un eventual acuerdo con Ciudadanos, recordando que con los 161 diputados de las cuatro fuerzas reunidas este lunes no basta para una investidura, sino que se necesitaría al menos la abstención de Ciudadanos.

"Nosotros vamos a seguir hablando con todos, vamos a seguir hablando con los que nos hemos reunido hoy, pero también vamos a seguir hablando con Ciudadanos", dijo Hernando, convencido de que "el cambio será desde la transversalidad".

Sánchez ha previsto presentar su proyecto de gobierno e intentar la investidura el 2 o el 3 de marzo. Si fracasa, habrá una segunda votación el 5 de marzo. Si no lograra la investidura, el Rey debería buscar un nuevo candidato.

La primera votación da inicio a un plazo de dos meses al término del cual se convocarían nuevas elecciones si ninguna votación de investidura tiene éxito.

mck/pmr/gr/age