Italia rescata a cuatro mil migrantes en 48 horas

La llegada de un número tan alto de indocumentados al canal de Sicilia confirma el temor a una nueva oleada de travesías con el final del invierno, mientras cientos de refugiadoas abandonaron el ...
En esta fotografía de la Guarda Costera italiana puede verse un operativo de rescate realizado ayer ante la costa de Sicilia
En esta fotografía de la Guarda Costera italiana puede verse un operativo de rescate realizado ayer ante la costa de Sicilia (AFP)

Roma

Unos cuatro mil migrantes han sido rescatados en las últimas 48 horas en el canal de Sicilia, sur de Italia, informó hoy la Guardia Costera italiana. Los migrantes y refugiados, que viajaban en botes neumáticos, fueron auxiliados en el curso de 25 operaciones, de las cuales ocho realizadas el lunes y 17 hoy.

Todos los migrantes llegaron vivos, precisa la misma fuente. La llegada de un número tan elevado de indocumentados confirma los temores de las autoridades de una nueva oleada de travesías con el final del invierno y la temperatura más cálida de la primavera.

A su vez, un portavoz de la marina militar de Libia anunció que seis embarcaciones con 649 migrantes fueron interceptadas hoy por los guardacostas libios en Sabratha, entre la capital Trípoli y la frontera con Túnez.

El día anterior, 115 inmigrantes ilegales habían sido rescatados frente a Trípoli cuando su barco se dañó. Según las últimas cifras de la ONU, 19,900 personas llegaron a Italia por mar desde el comienzo del año, y 153 mil a Grecia.

Más de 700 personas murieron o desaparecieron en ese mismo periodo en el Mediterráneo, convertido en un enorme cementerio. El sábado, el papa Francisco viaja a la isla griega de Lesbos, principal puerta de entrada a Europa para los refugiados y migrantes que huyen de los conflictos en Medio Oriente, África y Asia.

Con su visita a Lesbos, el papa quiere dar voz a los migrantes que se ven obligados a cruzar continentes tanto en América como en Europa, para huir del hambre, la pobreza y los conflictos.

La tensión reina también en las fronteras internas de Europa, particularmente entre Grecia y Macedonia, debido a la presencia de los miles de migrantes que se encuentran varados en territorio griego en condiciones muy precarias. Varios países europeos han prohibido en los últimos meses el acceso de los migrantes en su territorio.

Austria empezó hoy a preparar el terreno para construir una barrera, con la que quiere impedir la entrada de migrantes por Brenner, uno de los principales pasos fronterizos con Italia, donde la medida generó indignación.

Tras el cierre de la ruta de los Balcanes, por la que el año pasado transitaron cientos de miles de refugiados procedentes en buena parte de Irak y Siria, Austria teme un nuevo flujo de migrantes llegados a Italia por el mar Mediterráneo.

Abandonan campo de Idomeni

En Grecia, al menos 700 refugiados abandonaron a bordo de nueve autobuses el campamento de Idomeni, en la frontera greco-macedonia, desde los incidentes violentos del fin de semana, y fueron llevados a centros de acogida en el norte del país, indicaron hoy fuentes coincidentes.

"El lunes, siete autobuses con 300 personas salieron de Idomeni", donde siguen acampando más de once mil personas en condiciones miserables a la espera de una eventual reapertura de la frontera, indicó la fuente a la AFP. Otros ocho autobuses con cerca de 400 refugiados partieron este martes por la mañana y por la tarde.

La ONG "Liberación de los niños cristianos y yazidíes de Irak" indicó a la AFP que se ha encargado de enviar a cien personas a un centro de acogida cerca de Veria, en el norte de Grecia.

Liene Veide, responsable del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Idomeni dijo a la AFP que cada vez son más los refugiados que "desean abandonar" este lugar. "Los refugiados no se sienten ni cómodos ni seguros después de los últimos incidentes. Por eso hay que abrir más campos lo antes posible", añadió en declaraciones a la AFP.

El domingo, unos 260 refugiados resultaron heridos por los gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas macedonias. Según fuentes griegas y de Médicos Sin Fronteras (MSF), la policía macedonia disparó con balas de plástico cuando un grupo de migrantes trató de forzar la frontera.

El gobierno griego denunció enérgicamente el uso de la fuerza por parte de Macedonia, que a su vez atribuyó la responsabilidad del desorden a las autoridades griegas y negó haber usado balas de goma.

Por otro lado, otros 1,050 migrantes que desde hace semanas acampan ante los terminales del puerto de El Pireo, cerca de Atenas, aceptaron el lunes irse a un centro de acogida cercano, en Skaramangas, según una fuente gubernamental. No obstante, en ese puerto seguían acampando hoy 3,800 personas.