Israel avala alimentación forzada a presos en huelga de hambre

A pesar de la oposición de la Asociación Médica de Israel, las autoridades en las cárceles podrán alimentar por fuerza a reos en huelga de hambre, en especial sospechosos o condenados de terrorismo.
Agentes de seguridad israelíes.
Agentes de seguridad israelíes. (EFE)

Jerusalén

El Parlamento de Israel aprobó hoy como ley la capacidad de alimentar por la fuerza a los prisioneros palestinos en huelga de hambre, aunque para hacerlo se requerirá de la autorización de un juez.

La iniciativa fue adoptada este jueves con 46 votos a favor y 40 en contra, de los 120 legisladores del Knesset (parlamento israelí), en medio de la oposición de la asociación médica del país y de la comisión palestina de prisioneros.

El gobierno del Estado hebreo presentó el proyecto de ley argumentando preocupación por los presos palestinos que recurren a las huelgas de hambre en las cárceles israelíes y que podrían terminar muertos y desencadenar protestas en Cisjordania y Jerusalén Este.

La nueva ley permite a las autoridades en las cárceles hacer uso de cierta cantidad de fuerza si un reo se niega a alimentarse, refiriéndose en particular a los presos de seguridad, es decir los prisioneros sospechosos de terrorismo o condenados por ese cargo.

La Asociación Médica de Israel declaró su fuerte desacuerdo con la medida, asegurando que "no hay diferencia entre una alimentación forzada y una violación" y llamó a los médicos a no participar en ello, pues "la alimentación forzada equivale a la tortura", sentenció.

Issa Qaraqe, titular de la Comisión de Prisioneros Palestinos, afirmó que la ley "legaliza el asesinato, va en contra de la Convención de Ginebra y del derecho internacional humanitario. Legaliza la tortura de los presos que reclaman sus derechos de manera no violenta".

Exhortó por ello a celebrar una reunión de los Estados Parte en los Convenios de Ginebra para tomar una posición en contra y exigir a Israel que no la aplique, de acuerdo con reportes del periódico local The Jerusalem Post.

Los palestinos detenidos en cárceles israelíes han utilizado las huelgas de hambre para protestar contra la política de detención sin cargos ni juicio que implementa el Estado hebreo.