Atentado en Israel deja un muerto y 13 heridos

El ataque se produjo horas después de un enfrentamiento entre palestinos y la policía israelí por la visita de un activista de ultraderecha a la Explanada de las Mezquitas.
Un hombre palestino estrelló su coche contra un andén de tren abarrotado en el este de Jerusalén y después atacó a la multitud con una barra de hierro.
Un hombre palestino estrelló su coche contra un andén de tren abarrotado en el este de Jerusalén y después atacó a la multitud con una barra de hierro. (AP)

Jerusalén, Israel

Un hombre palestino estrelló su coche contra un andén de tren abarrotado en el este de Jerusalén y después atacó a varias personas con una barra de hierro, matando a una persona e hiriendo a otras 13 en lo que las autoridades calificaron de ataque terrorista, antes de ser abatido a tiros por la policía.

Este fue el segundo ataque similar en las dos últimas semanas, y avivó las ya muy tensas relaciones entre árabes y judíos en la ciudad. Antes, la policía israelí dispersó el a docenas de palestinos enmascarados que arrojaron piedras y petardos a los agentes cerca de un disputado sitio sagrado en la Ciudad Vieja de Jerusalén

La policía dijo que el conductor estrelló su coche primero contra el andén de la estación y luego dio marcha atrás para alejarse, golpeando a varios coches en su camino. Después salió del coche y atacó a un grupo de policías que estaban a un lado de la carretera con una barra de metal antes de ser asesinado a tiros. La policía identificó al hombre como un palestino de Jerusalén oriental.

Ninguna organización palestina reclamó de inmediato la responsabilidad por el ataque, pero el grupo insurgente islámico Hamas elogió el ataque y pidió más violencia.

"Alabamos esta operación heroica", dijo el funcionario de Hamas Fawzi Barhum. "Hacemos un llamamiento para más... operaciones".

"Hamas celebra a su héroe, el mártir Ibrahim al-Akari, igual que a los anteriores mártires, Abdelrahmán Shalodi y Muataz Hijazi", indicó el movimiento islamista en un comunicado, aludiendo a los autores de los dos últimos ataques en Jerusalén, un atropello en el que murieron una mujer y un bebé, y el intento de asesinato de un rabino ultranacionalista israelí.

Posteriormente, el portavoz de Hamas en Gaza, Sami Abu Zuhri, aseguró que al-Akari era miembro de la organización y llamó a "todos los palestinos a utilizar todos los medios para oponerse a los crímenes del ocupante contra Al-Aqsa".

El ataque fue casi idéntico a uno registrado hace dos semanas en el que murieron dos personas, una niña pequeña y una mujer de Ecuador, también en el andén de una estación y en Jerusalén.

Manifestantes palestinos y la policía israelí se han enfrentado casi a diario en los últimos meses.

Israel tomó el este de Jerusalén — con lugares sagrados para judíos, musulmanes y cristianos — de Jordania en la guerra de 1967. Los palestinos demandan el territorio para su futura capital. El destino de la zona es un asunto emocional para judíos y musulmanes y su futuro está en el centro del conflicto israelí-palestino.

El ataque con el coche se produjo poco después de enfrentamientos en la Ciudad Vieja, donde palestinos enmascarados que arrojaron piedras y petardos a los agentes cerca de un disputado sitio sagrado en la Ciudad Vieja de Jerusalén, enfadados por una visita prevista de seguidores israelíes de un activista de ultraderecha a la zona.

Los israelíes tenían previsto visitar el lugar para recordar que hace una semana un palestino disparó e hirió al activista americano-israelí Yehuda Glick, que hace campaña para que los judíos tengan más acceso al sitio. Los palestinos ven estas visitas como una provocación y suelen responder con violencia.

Varios agentes de policía resultaron heridos en los enfrentamientos, dijo el portavoz de la policía Micky Rosenfeld, añadiendo que se emplearon ganaron granadas acústicas para dispersar a los palestinos. La calma se restauró pronto, añadió.

Los choques entre policía y palestinos están en gran parte localizados en torno a un lugar sagrado de judíos y musulmanes. Es el sitio sagrado de los judíos, llamado Monte del Templo por los templos que se levantaban allí en tiempos bíblicos. Los musulmanes se refieren a la zona como la Explanada de las Mezquitas, y es su tercer sitio sagrado detrás de la Meca y Medina, ambos Arabia Saudí.

Glick, una voz importante dentro de una campaña para expandir los derechos de rezo de los judíos en el complejo, fue herido hace una semana cuando un hombre armado palestino en una moto abrió fuego contra él a la salida de una conferencia en Jerusalén.

Los fieles musulmanes ven las oraciones judías en el sitio como una provocación, y las autoridades israelíes impusieron fuertes restricciones.

Piden reunión del Consejo de Seguridad

Los palestinos pidieron una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU a propósito de la situación en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, después de los incidentes de en este santo lugar.

"La dirigencia palestina ha tomado contactos con carácter de urgencia a propósito de este asunto", declaró en un comunicado el portavoz de la presidencia, Nabil Abu Rudeina.

El portavoz acusó al "gobierno israelí de persistir en su plan para que sigan las violaciones en el santuario de Al Aqsa, y de defender a los colonos que atacan la mezquita, vulnerando todas las reglas internacionales".

Durante la visita de los activistas judíos, el acceso a la explanada le fue prohibido a los musulmanes. Unos veinte de ellos, que habían permanecido dentro de la mezquita de Al Aqsa, fueron desalojados por la policía israelí, que con sus granadas provocó daños materiales en el templo. E incluso, los agentes israelíes entraron dentro de la mezquita.

"Todo esto confirma que estamos ante un gobierno que busca una escalada, para lograr una partición de la mezquita de Al Aqsa, una medida sobre la que hemos llamado la atención varias veces y advertido que se trata de una línea roja", dijo Abu Rudeina.

Por su lado, Jordania, que gestiona la Explanada de las Mezquitas, "va a presentar una denuncia ante el Consejo de Seguridad de la ONU contra los reiterados ataques de Israel a los santos lugares musulmanes", indicó la agencia oficial Petra.