Israel promete dura respuesta tras atentado en Jerusalén

Netanyahu advirtió que cualquier tentativa de ataque en la ciudad será "severamente castigado" después de que un palestino lanzara su coche contra una parada de tranvía y matara a una bebé.
Benjamin Netanyahu habla durante una ceremonia en memoria de un ex ministro asesinado por palestinos hace trece años
Benjamin Netanyahu habla durante una ceremonia en memoria de un ex ministro asesinado por palestinos hace trece años (AFP)

Jerusalén

El gobierno israelí afirmó hoy que responderá con fuerza ante cualquier ataque en Jerusalén, donde las fuerzas de seguridad reforzaron su presencia al día siguiente de que un palestino lanzara su coche contra una parada de tranvía y matara a una bebé.

El ataque, calificado de "terrorista" por Israel, provocó la cólera del primer ministro Benjamín Netanyahu, que advirtió este jueves que cualquier tentativa de ataque en Jerusalén será "severamente castigado". "Jerusalén unida era y será la capital de Israel por toda la eternidad", aseguró Netanyahu.

Este atentado - el segundo realizado por un palestino a bordo de un vehículo en menos de tres meses - dejó seis personas heridas, entre ellas una ecuatoriana de 22 años, Karen Mosquera, que sufrió heridas de gravedad, según la cancillería ecuatoriana. El joven palestino culpable de ese acto falleció hoy, informó el hospital.

Un policía había baleado el miércoles al joven, identificado como Abed Abdelrahman Shaludeh, cuando intentaba huir a pie tras haber embestido con el vehículo a varias personas que se encontraban en una parada de tranvía.

Los funerales de la bebé - que tenía nacionalidad estadunidense, según indicó el departamento de Estado-, congregaron hoy a cientos de personas, entre ellos al presidente israelí Reuven Rivlin, que expresó temores de un nuevo estallido de violencia.

"Las incitaciones crecientes al odio en las calles del mundo árabe y en las calles de Jersualén...son susceptibles de destruir el frágil equilibrio que prevalece" en esta ciudad, "y arrastrarnos a todos en una ola de destrucción y dolar", declaró Rivlin.

Por su parte Netanyahu acusó directamente al líder palestino Mahmud Abbas de instigar este tipo de ataques. "Jerusalén está enfrentándose al terror y este ataque es apoyado por el líder de la Autoridad Palestina, que glorifica a los asesinos y apoya la unión con la organización a la que pertenecen los terroristas", aseguró.

Se refería a la supuesta pertenencia del atacante a Hamás, el movimiento radical que gobierna en Gaza y con el que Fatah acaba de crear un gobierno de unidad tras años de rivalidad.

La ofensiva lanzada por Israel contra Hamas, en julio y agosto, dejó 2,200 palestinos muertos, principalmente civiles, y 73 fallecidos, principalmente soldados, del lado israelí.

Tolerancia Cero en Jerusalén

Las fuerzas de seguridad reforzaron su presencia en las calles de Jerusalén, después de una noche de incidentes, sobre todo el lanzamiento de piedras por parte de jóvenes en Jerusalén Este, de donde es originario el autor del atropello.

"La policía de Jerusalén subraya que aplicará tolerancia cero ante todo tipo de incidente violento y que detendrá a todo aquel que altere el orden público de la ciudad", dijo hoy en un comunicado la policía.

El ataque con el vehículo y el operativo policial que le siguió han exacerbado la tensión en el barrio de Shaludeh, Silwan, en el ocupado y anexionado Jerusalén Este que recientemente ha sido escenario de disturbios a raíz de la instalación de colonos israelíes en viviendas de palestinos.

Además de los 360 mil colonos israelíes que viven en Cisjordania, hay cerca de 200 mil más en las zonas de colonización de Jerusalén Oriental, donde también viven 290 mil palestinos. La comunidad internacional considera ilegales todas las colonias en estos territorios palestinos ocupados desde 1967.

Actualmente, los palestinos de Jerusalén Oriental tienen sólo un estatuto de residentes. No tienen ninguna nacionalidad, ni israelí ni palestina.

Estados Unidos pide "calma"

Estados Unidos condenó el ataque, que calificó de "abyecto". "Urgimos a todas las partes a mantener la calma y evitar una escalada de tensiones luego de este incidente", afirmó la portavoz del departamento de Estado, Jennifer Psaki.

La tensión latente que hay en Jerusalén Este se agravó en los últimos meses tras el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes y de un joven palestino poco después, actos que culminaron con la guerra en la Franja de Gaza. Algunos barrios registran enfrentamientos cotidianos entre policías y palestinos.

Durante la guerra en Gaza, Jerusalén vivió el 4 de agosto su primer atentado mortal desde hacía más de tres años, cuando un joven palestino a bordo de una excavadora volcó un autobús y mató a un judío ortodoxo, según la policía. Los agentes abatieron al joven, cuyos allegados rechazan la versión policial de un atentado "terrorista".