Israel dispara hacia Líbano en represalia por muerte de soldado

El ejército israelí afirmó que uno de sus soldados había sido ultimado por militares libaneses el pasado domingo.
Un casco azul de la ONU en Líbano natural de Sri Lanka se pone su casco mientras hace guardia en la frontera israelo-libanesa en Ras al Naqura
Un casco azul de la ONU en Líbano natural de Sri Lanka se pone su casco mientras hace guardia en la frontera israelo-libanesa en Ras al Naqura (AFP)

Jerusalén

El ejército israelí anunció hoy que había disparado hacia Líbano, en represalia por la muerte de uno de sus soldados, ultimado, según el Estado de Israel, por militares libaneses el domingo. Por su parte, una fuente militar libanesa afirmó que se abrió una investigación para conocer las circunstancias de lo ocurrido el domingo. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas "deploró" el lunes la muerte del soldado en una declaración unánime, apoyando la investigación de lo ocurrido.

El Consejo de Seguridad "deplora el tiroteo contra un soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel por un soldado de las Fuerzas Armadas libanesas" y "llama a la calma y a que continúe la contención de todas las partes". Este soldado israelí fue el primero en fallecer en la frontera con Líbano desde hace más de tres años, pero los comentaristas consideraban improbable que esta muerte desencadenase una confrontación de mayor envergadura. "Tras el incidente, concurrimos al lugar de los hechos para investigar", declaró a AFP el portavoz militar Arye Shalicar. "Vimos a dos sospechosos del otro lado de la frontera", añadió.

"Disparamos contra ellos y comprobamos que al menos uno de ellos había sido alcanzado", puntualizó. "Pensamos que se trataba de soldados libaneses involucrados en los disparos contra el soldado" israelí muerto el domingo, agregó. Un comunicado militar israelí había confirmado "oficialmente que un soldado de las Fuerzas de Defensa israelíes fue blanco de disparos cuando conducía un vehículo cerca de Rosh Hanikra", un punto de paso próximo de la frontera con Líbano, y que "más tarde falleció como consecuencia de las heridas sufridas".

El ejército israelí afirmó haber protestado contra esta "escandalosa violación de la soberanía israelí" ante la FINUL (Fuerza Interina de las Naciones Unidas desplegada en el sur de Líbano). "No toleraremos ninguna agresión contra el Estado de Israel y nos reservamos el derecho de emprender acciones legítimas de defensa contra aquellos que atacan a Israel y a sus civiles", declaró el teniente coronel Peter Lerner, portavoz del ejército.

Por su parte, una fuente del ejército libanés que tiene a su cargo la posición más cercana al lugar en el que, según Israel, los disparos causaron la muerte de uno de sus soldados, afirmó que los militares de Líbano seguían presentes en dicho puesto. La posición se halla a unos 500 metros de la línea de armisticio entre ambos países, cerca de Ras al Naqura, en el extremo suroeste de Líbano. Un colaborador de la AFP vio a tres soldados encargados de la frontera en sus puestos, en una construcción de una pieza en la que tienen equipos de comunicación.

"Se abrió una investigación para establecer las circunstancias del incidente del domingo", explicó una fuente militar libanesa. Interrogado por la AFP, el portavoz de la FPNUL, Andrea Tinenti, declaró que la fuerza de la ONU había sido informada de "un incidente serio que tuvo lugar en la Línea Azul". "El comandante de la FINUL está en contacto con las dos partes", dijo el portavoz. Tinenti precisó que el incidente había tenido lugar del lado israelí de la Línea Azul, trazada en 2000 por la ONU tras el retiro de las tropas israelíes del sur del Líbano, luego de 22 años de ocupación.

Oficialmente los dos países no tienen una línea fronteriza, ya que técnicamente están en guerra. El 7 de agosto pasado, el ejército libanés anunció que soldados israelíes habían resultado heridos por explosiones durante una incursión de unos 400 metros en el interior de territorio libanés. El ejército israelí informó de cuatro soldados heridos pero sin precisar de qué lado de la línea de separación se encontraban. Las explosiones fueron luego reivindicadas por el jefe del movimiento chiita libanés Hezbolá, Hasan Nasrala.