Israel ataca a Hezbolá en frontera sirio-libanesa

Dos ataques aéreos tuvieron como objetivo la noche del lunes una posición del movimiento chiita aliado de Siria, mientras los sirios desplazados por la guerra civil ya son la mayor población de ...
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con la canciller alemana Angela Merkel, hoy en Jerusalén
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con la canciller alemana Angela Merkel, hoy en Jerusalén (AFP)

Beirut

Israel, que busca impedir el refuerzo militar de Hezbolá en la guerra de Siria, atacó en la noche del lunes a este movimiento chiita en la frontera entre Líbano y Siria, indicó una fuente de seguridad libanesa. "Dos ataques aéreos israelíes alcanzaron un objetivo de Hezbolá en la frontera sirio-libanesa", indicó la fuente de los servicios de seguridad libaneses, que no pudo precisar la naturaleza del objetivo.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) indicó, por su parte, que el blanco era una "base de misiles" perteneciente a Hezbolá, partido chiita que combate contra los rebeldes sirios junto a las fuerzas del presidente de Siria, Bashar al Asad. "Lo más probable es que el ataque israelí se produjera en territorio libanés, pero no puede confirmarse totalmente ya que la frontera en esta región no están bien trazada", afirmó por su parte a la AFP una fuente militar libanesa.

Si la información se confirma, sería el primer ataque de la aviación israelí contra Hezbolá en Líbano desde 2006. Los dirigentes israelíes advirtieron en repetidas ocasiones que Israel no permitiría que Siria proporcionara armamento sofisticado a Hezbolá. Israel y el movimiento chiita se enfrentaron en una sangrienta guerra en 2006.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, preguntado por este ataque, respondió hoy que su país "hace todo lo necesario" para defenderse. "No decimos lo que hacemos o dejamos de hacer", añadió Netanyahu en una rueda de prensa con la canciller alemana Angela Merkel, de visita en Jerusalén.

Antes del ataque, el jefe del estado mayor del ejército israelí, el general Benny Gantz, había lanzado el lunes una advertencia. "Nosotros seguimos de cerca el traslado de armas de todo tipo en todos los frentes. Es algo muy malo y muy delicado. De vez en cuando, en caso de necesidad, puede suceder algo", advirtió el militar.

La televisión de Hezbolá, Al Manar, aseguró que "no hubo ningún ataque israelí en territorio libanés" y la prensa próxima al movimiento chiita, como el diario Al Ajbar, apuntó que el ataque se produjo en Siria, si bien "la naturaleza del blanco no estaba clara".

Sin embargo, los habitantes de la localidad libanesa de Nabi Shit, próxima a la frontera con Siria, afirmaron a la AFP que vieron bombas luminosas en el cielo antes de los ataques, que se produjeron, según ellos, en las colinas próximas donde Hezbolá tiene sus posiciones. Para el profesor de Sociología Wadah Sharara, "las reglas del juego excluyen ataques en el interior de Líbano, pero (los permite) únicamente en Siria".

Según el sociólogo, "Israel puede atacar a partir de ahora a Hezbolá en Líbano, puesto que la comunidad internacional no reaccionará". "Cuando Hezbolá se limitaba a operaciones de guerra en el interior del perímetro nacional, podría gozar de una inmunidad política en Líbano. Pero desde el momento en el que actúa como una fuerza regional subordinada a los intereses sirios, ya no goza de esta protección acordada por el carácter 'nacional' de su acción", estimó Sharara.

Para el autor de "Estado Hezbolá", "se trata de un primer tanteo (...) Si esto continúa, significaría que las reglas del juego cambiaron y Hezbolá se pondría de acuerdo con Siria e Irán en la respuesta a esta nueva situación". Sobre el terreno, los combates eran intensos hoy en Siria, donde el conflicto causa más de 140 mil muertos desde marzo de 2011.

Las fuerzas gubernamentales avanzaron hoy en Alepo (norte), en la periferia del barrio de Tariq al Bab (este) donde los combates dejaron 17 rebeldes muertos, indicó el OSDH. Esta es la primera vez que el Ejército sirio penetra en dicho sector desde junio de 2012, cuando los combates dividieron la ciudad en zonas controladas por el Gobierno (oeste) y varios en manos rebeldes (este).

Los sirios desplazados por la guerra civil en su país están superando a los afganos como la mayor población de refugiados del mundo, afirmó hoy el alto comisario de la ONU para los refugiados, Antonio Guterres. Cerca de 2.5 millones de sirios, entre ellos 1.2 millones de niños, están exiliados. Casi dos mil niños sirios menores de cinco años refugiados en Líbano corren peligro de muerte por malnutrición si no reciben tratamiento inmediato, anunció por su parte UNICEF.