Israel, en alerta máxima frente a la escalada de violencia

Los ataques con arma blanca contra ciudadanos israelíes continuaron hoy con cuatro nuevos incidentes, que dejaron siete heridos, causando gran nerviosismo en el país, y dos palestinos resultaron ...
Un judío armado corre hacia la Ciudad Vieja de Jerusalén, casco histórico amurallado cuya seguridad se reforzó con más de 3,500 agentes
Un judío armado corre hacia la Ciudad Vieja de Jerusalén, casco histórico amurallado cuya seguridad se reforzó con más de 3,500 agentes (EFE)

Jerusalén

Los ataques con arma blanca contra israelíes se propagaron hoy con cuatro nuevos incidentes que causaron siete heridos, provocando un clima de gran nerviosismo en Israel; y dos palestinos murieron en la escalada de la violencia.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu estimó hoy que su país enfrenta una "ola de terrorismo", principalmente no organizado, y prometió actuar con "determinación" ante ella, pero advirtió que no hay "solución mágica".

"Enfrentamos una ola de terrorismo, llevada a cabo con cuchillos, cócteles Molotov, pedradas y disparos con armas de fuego. Se trata de acciones principalmente no organizadas, pero causadas por la desenfrenada y falaz incitación al odio de Hamas, la Autoridad Palestina, varios países vecinos (...), el Movimiento Islámico en Israel", declaró en rueda de prensa.

Ante una situación de este tipo, "no se actúa de manera inmediata, recurriendo a una solución mágica", estimó Netanyahu. "Pero con método y determinación, demostraremos que el terrorismo no paga", añadió. Israel cerró la Explanada de las Mezquitas el viernes a hombres menores de 50 años.

Siete personas resultaron heridas en Jerusalén, Tel-Aviv, Afula y cerca de una colonia de Cisjordania ocupada en cuatro ataques con arma blanca, indicaron la policía y el ejército israelíes. Uno de los agresores fue abatido, dos fueron detenidos y otro sigue fugado.

Los actos de violencia que afectan a Jerusalén y Cisjordania ocupada, que se ampliaron el miércoles al centro de Israel, han causado la muerte de cuatro israelíes y siete palestinos, de los cuales cuatro presuntos agresores, desde el 1 de octubre.

Un soldado israelí resultó herido con arma blanca en Afula (norte), la cuarta víctima en una ola de ataques con cuchillo ocurridos hoy, indicaron la policía y el ejército. "Un terrorista acuchilló a un israelí en Afula. La víctima resultó herida de moderada gravedad", indicó el ejército en Twitter. Las autoridades indicaron que el sospechoso fue detenido.

Subhi Abu Jalifa, palestino de 19 años del campamento de refugiados de Chuafat, hirió de gravedad a un judío ortodoxo israelí en Jerusalén el jueves por la mañana y fue también detenido, según la policía. La víctima del ataque de hoy en Jerusalén es un judío de 25 años.

También hoy en Tel-Aviv, un hombre hirió a cuatro personas entre ellos una joven soldado israelí, con un destornillador, indicó la policía. El hombre fue perseguido y abatido por un soldado.

Desde el 3 de octubre, en total se han realizado nueve ataques con cuchillo de presuntos agresores palestinos contra judíos. Dos víctimas murieron el domingo en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Tres de los presuntos autores fueron abatidos por la policía israelí.

Palestino muere en Jerusalén Este

Por otro lado, un palestino murió hoy por disparos de las fuerzas de seguridad israelíes durante enfrentamientos en el campo de refugiados de Chuafat, en Jerusalén Este, indicaron la Media Luna Roja y el hospital de Ramala, donde fue evacuado.

El palestino fue alcanzado en el pecho durante los choques que estallaron cuando las fuerzas israelíes se dirigían a la casa del autor del ataque con cuchillo ocurrido en la mañana contra un civil.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, había instado ya el miércoles por la noche a los israelíes a estar en "estado de alerta máxima" ante la ola de violencia, que está siendo comparada con las intifadas de 1987 y 2000. De costumbre rebosante de gente, la Ciudad Vieja dentro de Jerusalén Este estaba hoy casi desierta, con excepción de cientos de policías y de turistas.

Se veía a varios policías sobre los techos y un periodista de la AFP vio a un hombre instalar un detector de metales cerca de una de las puertas principales. La Media Luna Roja contabilizó 86 palestinos heridos con balas reales y 344 con balas de goma desde el 2 de octubre.

Hoy se registraron nuevos enfrentamientos cerca del puesto de control israelí de Bet El, en las afueras de Ramala, en donde cientos de estudiantes salieron a manifestar por segundo día consecutivo.

"Sangre fría"

Los 400 mil colonos que cohabitan difícilmente con los 2.8 millones de palestinos en Cisjordania quieren quedarse allí e incluso expandir su presencia. Están furiosos desde el asesinato de una pareja de colonos el 1 de octubre, en un ataque atribuido por Israel a una célula del movimiento islamista Hamas.

Un responsable israelí confirmó hoy que el jefe de gobierno prohibió a los diputados ir a la Explanada de las Mezquitas, o Monte del Templo para los judíos, uno de los mayores puntos de enfrentamiento. Estas visitas son consideradas por los palestinos como provocaciones.

Pero los diputados árabes de Israel, solidarios con los palestinos, decidieron desacatar la orden del primer ministro Netanyahu. El presidente palestino Mahmud Abas parecía también decidido a impedir una escalada. "No debemos recurrir a la violencia", dijo desde Ramala. Pero abogó por "una resistencia popular pacífica" y exigió al "al gobierno israelí alejarse de nuestros lugares santos".