Marchan en Berlín contra la islamofobia y el terrorismo

Angela Merkel encabezó la manifestación, en la que participaron miles de personas; la Puerta de Brandeburgo fue iluminada con los colores de la bandera de Francia.   

Berlín, Alemania

Varios miles de personas participaron por la noche en Berlín en una manifestación contra la islamofobia por iniciativa de organizaciones musulmanas, en presencia de la jefa del gobierno alemán Angela Merkel.

Los responsables musulmanes colocaron una corona de flores blancas con la inscripción "Terrorismo: no en nuestro nombre" ante la embajada de Francia, en la Puerta de Brandeburgo, al comienzo de esta manifestación.

El presidente alemán, Joachim Gauck, pidió a toda la sociedad que permanezca unida ante el terrorismo por encima de las diferencias de religión u origen: "Todos somos Alemania", subrayó ante la emblemática Puerta de Brandenburgo de Berlín.

Gauk defendió asimismo la libertad, la democracia, el respeto a la ley y la defensa de la dignidad humana como valores universales, y no sólo occidentales.

La concentración se llevó a cabo bajo el lema de "Unidos–Mostrar Cara". "Mostrar cara" es una expresión idiomática alemana que significa asumir una posición respecto a un determinado hecho y mostrarla claramente. En este caso se trata de "vivir juntos y en paz".

El objetivo del acto de esta tarde era repudiar el terrorismo, evitar la división entre los grupos sociales debido a nacionalidad de origen y/o religión, recordar a las víctimas de los atentados de París y respaldar la convivencia pacífica en Alemania de las diferentes religiones.

El Consejo Central de los Musulmanes en Alemania y la comunidad turca fueron los que organizaron la concentración. En Alemania viven cerca de cuatro millones y medio de turcos de una población de 81 millones y representan la minoría nacional más numerosa en el país.

El presidente de la comunidad turca en Alemania, Gökay Sofuoglu, declaró a la prensa que esperan que el acto se convierta en una señal, que genere el sentimientos de ser "nosotros", y que ese "nosotros es Alemania".

Merkel tomó la víspera claramente posición y declaró que "el islam pertenece a Alemania" y que "soy la canciller federal de todos los que viven en forma permanente en este país, independientemente de su procedencia o de su religión", con lo que definió y subrayó su posición.

El Consejo Central Judío en Alemania, así como las Iglesias católica y protestante anunciaron que participaron en el acto. 

La concentración tuvo lugar un día después de que las manifestaciones multitudinarias en diversas ciudades de Alemania. Una de ellas fue la causante de las otras: en Dresden donde se llevó a cabo una marcha de Pegida, siglas de un nuevo movimiento político alemán antislamista y xenófobo.

Las siglas significan "Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente". Su manifestación en Dresden reunió a 25 mil personas, lo que significa que el lema es compartido por muchos alemanes.

Otros miles de simpatizantes de Pegida se manifestaron también en Berlín y en Múnich, pero fueron mucho menos que en Dresden. Al mismo tiempo se llevaron a cabo "manifestaciones anti-Pegida" con 30 mil personas en Berlín, alrededor de ocho mil 700 en Dresden y 18 mil personas en Múnich.

También, miles de personas se manifestaron ayer en ciudades alemanas como Hannover, Rostock, Saarbrücken y Kassel, también con el fin de protestar contra Pegida, así como contra los atentados de París la semana pasada.