Islamistas filipinos liberaron a dos rehenes alemanes

Los dos rehenes, un hombre de unos 70 años y una mujer de unos 50, fueron secuestrados hace seis meses por combatientes de Abu Sayaf, que hace poco se adhirieron al EI.
Los dos rehenes alemanes, durante su cautiverio en las islas Filipinas
Los dos rehenes alemanes, durante su cautiverio en las islas Filipinas (AFP)

Zamboanga

Una pareja de rehenes alemanes, secuestrada en el sur de Filipinas hace seis meses por combatientes islamistas, fue puesta hoy en libertad en la isla de Jolo, informó un responsable militar.

Tras la liberación de los rehenes - un hombre de unos 70 años y una mujer de unos 50 -, fueron trasladados rápidamente a un hospital militar en Zamboanga, dijo a la AFP el jefe de las fuerzas armadas, el general Gregorio Catapang.

Un portavoz de los secuestradores, un grupo conocido como Abu Sayaf, relacionado inicialmente con Al Qaeda pero que hace poco anunció su adhesión a la organización Estado Islámico (EI), confirmó la noticia.

Abu Sayaf había dado al gobierno alemán hasta hoy para que pagara 5.6 millones de dólares de rescate y para que declarara públicamente que iban a retirar su apoyo a la coalición que bombardea al EI en Siria e Irak. El portavoz, Abu Rami, aseguró en una emisora de radio que su grupo había conseguido el rescate que pedía "ni más, ni menos".

Catapang dijo que no tenía información sobre ese supuesto pago, y precisó que el ejército no se ocupó de ese aspecto de las negociaciones. "No negociamos con terroristas", dijo. Desde el puerto de Zamboanga, la pareja iba a ser transferida a Manila, explicó el portavoz. Los dos rehenes fueron secuestrados en alta mar en abril, cuando navegaban cerca de la isla de Palawan.

Este grupo, que cuenta con unos cuantos centenares de militantes, es considerado por Washington como "terrorista". La organización fue fundada en 1990 por Abdurajak Janjalani, un imán musulmán, veterano de la guerra de Afganistán y cuñado del fundador de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

Durante años se ha financiado gracias a los secuestros de docenas de occidentales, entre misioneros, turistas y miembros de organizaciones internacionales. Abu Sayaf llegó a decapitar a algunos de sus rehenes, entre ellos a un turista estadunidense secuestrado en 2002. El grupo asegura que quiere fundar un Estado islámico en las islas con presencia musulmana del archipiélago filipino.