Estado Islámico destruye joyas arqueológicas asirias de Nimrod en Irak

El grupo yihadista ha empezado a arrasar con vehículos pesados la antigua ciudad, fundada en el siglo XIII antes de nuestra era, a orillas del río Tigris, mientras unas 28 mil personas han huido ...
Un agujero en un muro en la villa de Awja, en las afueras de Tikrit, permite ver la ciudad que las fuerzas iraquíes intentan reconquistar al EI
Un agujero en un muro en la villa de Awja, en las afueras de Tikrit, permite ver la ciudad que las fuerzas iraquíes intentan reconquistar al EI (AFP)

Bagdad

El grupo Estado islámico comenzó hoy a destruir con excavadoras la ciudad asiria de Nimrod, joya arqueológica del norte de Irak, una semana después de la difusión por los yihadistas de un video de la destrucción de valiosas esculturas preislámicas en Mosul.

La ONU anunció al mismo tiempo que unas 28 mil personas huyeron en unos días de la región de Tikrit, más al sur, donde las fuerzas gubernamentales lanzaron una ofensiva de envergadura para expulsar al EI. El EI atacó "la histórica ciudad de Nimrod y comenzó a arrasarla con vehículos pesados", informó hoy el ministerio de Turismo y Antigüedades en su página Facebook.

Un funcionario iraquí de la oficina de antigüedades confirmó la noticia y dijo que la destrucción comenzó después de las oraciones de medio día el jueves y que para ello se utilizan vehículos pesados. La destrucción ocurre días después de la difusión por los yihadistas de un video donde se muestra la destrucción de esculturas preislámicas en el norte de Irak.

"Hasta ahora no podemos medir la amplitud de los daños", dijo un responsable que pidió el anonimato. Nimrod, ciudad fundada en el siglo XIII antes de nuestra era, está situada a orillas del Tigris, a unos 30 km al sur de Mosul, gran ciudad del norte de Irak, controlada por el EI desde junio pasado.

Varios arqueólogos expresaron el temor de que el EI destruya otros sitios históricos. Las ciudades de Hatra, inscrita en el patrimonio mundial de la UNESCO, y Nimrod, ambas situadas al sur de Mosul, están en peligro, según ellos.

"Desastre"

Después del saqueo en Mosul, los yihadistas habrían dicho a los guardias del museo, que Nimrod era su próximo objetivo. "Es una de las más importantes capitales asirias, hay bajorrelieves y toros alados (...) Sería un verdadero desastre", indicó a la AFP Abdelamir Hamdani, arqueólogo iraquí de la Universidad Stony Brook de Nueva York.

La destrucción de los tesoros de Mosul fue condenado por la comunidad internacional, y la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, pidió a la Corte Penal Internacional (CPI) abordar el caso. El EI lanzó una ofensiva en junio de 2014 en Irak, apoderándose de amplios territorios, especialmente al norte de Bagdad.

Las fuerzas gubernamentales, apoyadas por los ataques aéreos de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, tratan desde hace varios meses de recuperar el terreno perdido. Lanzaron el lunes una ofensiva que movilizó a 30 mil hombres para retomar Tikrit, segunda ciudad más importante conquistada en Irak por el EI después de Mosul.

Hacia Samarra, 28 mil desplazados

"Las operaciones militares en y alrededor de Tikrit precipitaron el desplazamiento de unas 28 mil personas hacia Samarra", indicó Naciones Unidas hoy en un comunicado. Agregó que otros "desplazamientos" están ocurriendo en el cuarto día del ataque del EI en la zona.

Las 28 mil personas desplazadas esta semana se añaden a los 2.5 millones de iraquíes expulsados de sus casas por la violencia, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Amnistía Internacional y Human Rights Watch se preocupan también por los peligros que rondan a los civiles en Tikrit, después de varias amenazas de represalias formuladas por los milicianos chiitas, miles de los cuales fueron masacrados por el EI en el sector en junio. Tribus sunitas fueron acusadas entonces de complicidad.

En la batalla de Tikrit, los iraquíes no han pedido ayuda a la coalición, que prosigue sus ataques cotidianos contra el EI en otros lugares de Irak. La coalición realiza también ataques contra el EI en la vecina Siria. Estados Unidos confirmó la participación de Irán en esa batalla.

El secretario de Estado estadunidense John Kerry pidió hoy a "todas las fuerzas iraquíes evitar e impedir los abusos contra civiles y las actividades que violen el derecho internacional o alimenten la violencia y las divisiones confesionales".

Por otra parte, una fuente de seguridad en la provincia de Al Anbar, al oeste de Bagdad, informó a Efe de que las fuerzas iraquíes realizaron hoy más avances hacia la población de Al Dur, situada a 25 kilómetros al este de Tikrit, en la provincia de Saladino (norte). La fuente precisó que las tropas gubernamentales se encuentran a tres kilómetros al este de la localidad, en medio de enfrentamientos con los yihadistas.

También dijo que las fuerzas iraquíes bombardearon hoy varios barrios de Tikrit, sobre todo la zona donde está situado el palacio presidencial del difunto dictador Sadam Husein, donde se refugiaron los yihadistas. Explicó que las tropas se preparan para irrumpir en Tikrit cuando concluyan las operaciones en las localidades de Al Dur, Al Alam y Al Buayil, situadas al este de la ciudad.

Por otra parte, un total de diez soldados y milicianos chiíes murieron y otros 30 resultaron heridos en choques con los yihadistas en las zonas de Sayid Garib, al suroeste de la ciudad de Balad, 80 kilómetros al sur de Tikrit, y en la zona de Al Kasarat, situada a 100 kilómetros al sur de la misma ciudad, según fuentes médicas.

Saladino es una provincia de importancia estratégica al limitar con otras siete regiones y por ser la primera productora de trigo del país, además de albergar la mayor refinería de petróleo de Irak. Acoge también la tumba del ex presidente iraquí Sadam Husein.

Turquía no intervendrá

De otra parte, el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, afirmó, citado por la prensa, que Turquía no participará en los combates contra el Estado Islámico (EI) en Irak, pero respaldará a la administración de ese país en su lucha contra los yihadistas.

"Turquía no participará en un conflicto armado en Irak o en Siria. Apoyaremos la ofensiva sobre Mosul (Irak), pero no entraremos directamente en combate", dijo Davutoglu a los periodistas que lo acompañaban a Nueva York donde se entrevistará con miembros del sector financiero.

Ankara envió el martes material militar a las fuerzas iraquíes que intentan retomar Tikrit, en manos del EI. Según una fuente militar turca, el material no incluye armas. Davutoglu también subrayó que su país quiere "reducir el riesgo en sus fronteras" con Irak y Siria, donde los yihadistas controlan amplias zonas desde el pasado verano.

"No queremos ninguna amenaza terrorista en nuestras fronteras", insistió el primer ministro. Turquía fue muy criticada por respaldar a los grupos rebeldes que luchan contra el régimen de Bashar al Asad en Siria. También se le reprochó que no interviniera para apoyar a las fuerzas kurdas que expulsaron en enero a los yihadistas de Kobane, en la frontera entre Siria y Turquía.

El ministro de Defensa turco, Ismet Yilmaz, que visitó Bagdad el miércoles, confirmó que Turquía brindará una asistencia logística y de inteligencia a las fuerzas iraquíes.