Estado Islámico va "más allá" de cualquier otra amenaza terrorista: EU

Martin Dempsey, el general estadunidense de más alta graduación, aseguró que el EI debe ser detenido y derrotado en Irak pero también en Siria, y el presidente francés Hollande reclama una amplia ...
El secretario de Defensa de EU, Chuck Hagel (i) y el general Martin Dempsey, hoy en el Pentágono en Washington
El secretario de Defensa de EU, Chuck Hagel (i) y el general Martin Dempsey, hoy en el Pentágono en Washington (AFP)

Washington

El Pentágono reconoció hoy por primera vez que el Estado Islámico (EI), verdugo del periodista estadunidense James Foley, va "más allá" de cualquier otra amenaza terrorista conocida hasta el momento.

El EI es más "sofisticado y mejor financiado que cualquier otro grupo que hayamos conocido. Va más allá que cualquier otro grupo terrorista", declaró el secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, tras una conferencia de prensa organizada 28 horas después de la difusión de un video que muestra la ejecución de James Foley por yihadistas sunitas.

El EI puede ser detenido y eventualmente derrotado si se lo persigue en Irak pero también será necesario en Siria, declaró hoy por su parte Martin Dempsey, el general estadunidense de más alta graduación. "Esta es una organización que tiene una visión estratégica apocalíptica que eventualmente tiene que ser derrotada", dijo Dempsey, jefe del estado mayor conjunto. "¿Puede ser derrotada sin apuntar también a la parte de esa organización que está en Siria? La respuesta es no".

Estados Unidos mantuvo hoy la presión sobre los yihadistas del EI lanzando nuevos ataques aéreos en el norte de Irak. Aviones estadunidenses realizaron seis nuevos ataques contra posiciones de los insurgentes en los alrededores de la estratégica represa de Mosul, la segunda mayor ciudad del país, recuperada el domingo del control del EI por fuerzas kurdas e iraquíes.

Desde el inicio de los bombardeos, el 8 de agosto, se han lanzado 90 ataques en Irak, según el comando estadunidense a cargo de esa región (Centcom). El presidente francés, Francois Hollande, pidió hoy una amplia movilización internacional. "Esto no es solo un grupo terrorista como por desgracia hemos conocido: disperso, esparcido, con varios jefes; es una organización terrorista que ha decidido esclavizar, aniquilar, destruir", dijo durante una visita a la isla de Reunión, un departamento francés de ultramar en el océano Índico.

"Si el mundo no se organiza en relación con este grupo, habrá otras imágenes horribles", sostuvo Hollande en referencia a su propuesta de una próxima conferencia internacional "contra el EI y en especial para la seguridad en Irak".

El Pentágono reveló también que había lanzado sin éxito una operación en julio para rescatar a los rehenes estadunidenses en manos del EI. En un video que mostraba el asesinato de James Foley, los yihadistas radicales amenazan con ejecutar a un segundo rehén estadunidense, Steven Sotloff, también periodista, si continuaban los bombardeos.

La operación había fracasado "porque los rehenes no estaban presentes" donde creían los servicios de inteligencia estadunidense. Es la primera vez que Estados Unidos divulga una operación de este tipo sobre suelo sirio desde el inicio del conflicto en marzo de 2011. Según la página web de noticias GlobalPost, para la que entre otros sitios trabajaba Foley, sus secuestradores habían pedido un rescate de cien millones de euros (132 millones de dólares).

El miércoles, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió homenaje desde su lugar de vacaciones al periodista decapitado, instando a "los gobiernos y pueblos de Oriente Medio" a luchar contra el EI, "para extraer este cáncer a fin de que no se extienda".

"EI no tiene un lugar en el siglo XXI"

Obama consideró que el EI, que busca establecer un califato en Irak y Siria, "no tiene lugar en el siglo XXI" y que el grupo islamista radical "no habla en nombre de ninguna religión". El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, denunció como "crimen abominable" la ejecución de Foley.

El video publicado en internet y titulado "Mensaje a Estados Unidos" muestra a un hombre que habla inglés con acento británico, enmascarado y vestido de negro, que parece cortar la garganta de James Foley, secuestrado en noviembre de 2012 en Siria.

Las imágenes de la ejecución provocaron el inicio de una movilización más amplia en países occidentales y causaron conmoción incluso en el país musulmán más poblado del mundo, Indonesia. El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, cuyo país practica un islamismo moderado, encontró la violencia yihadista "humillante" para los musulmanes.

A su vez, Francia dijo que considera una "estrategia integral" contra un "cuasi-estado terrorista", mientras que los gobiernos en Berlín y Roma estaban dispuestos a hacer lo mismo que Washington y París, entregar armas a las fuerzas kurdas para ayudar a contener la ofensiva yihadista en el norte de Irak.

El jefe de la Interpol, Ronald Noble, declaró que la participación probable de un británico en la muerte de Foley "subraya una vez más la necesidad de una respuesta multilateral contra la amenaza terrorista de combatientes radicales transnacionales".

De otra parte, el departamento de Estado dijo hoy que actualmente hay en Siria unos doce mil combatientes yihadistas extranjeros provenientes de 50 países, que llegaron al país desde el inicio del conflicto hace tres años, entre ellos "un pequeño número de norteamericanos". En el gobierno estadounidense se estima en algo más de cien el número de ciudadanos estadunidenses que fueron a combatir a Siria, o que intentaron llegar allí.

"Pensamos que en Siria hay aproximadamente doce mil combatientes de al menos 50 países --incluyendo un pequeño número de estadunidenses-- que llegaron a partir del inicio del conflicto en marzo de 2011", declaró la portavoz del departamento de Estado, Marie Harf. Washington expresó públicamente y al más alto nivel sus inquietudes respecto a los riesgos que representan los yihadistas occidentales, en particular cuando regresan a sus países.

El presidente Barack Obama presidirá a fines de setiembre una reunión especial del Consejo de Seguridad de la ONU dedicada a la amenaza que suponen los yihadistas extranjeros en Siria e Irak.