Irlanda se ofrece como "un puente" entre Latinoamérica y la UE

"Nosotros seríamos un promotor de Latinoamérica en la UE", afirmó el presidente irlandés, Michael Higgins, quien cumple una visita de tres días a El Salvador, como parte de una gira que ya le ...
Michael Higgins, presidente de Irlanda, durante una ceremonia en el palacio presidencial en San Salvador
Michael Higgins, presidente de Irlanda, durante una ceremonia en el palacio presidencial en San Salvador (AFP)

San Salvador

El presidente de Irlanda, Michael Higgins, ofreció hoy a su país como "un puente" entre Latinoamérica y la Unión Europea (UE), y destacó la "estabilidad política" que El Salvador alcanzó tras la guerra civil (1980-1992).

"Para El Salvador, Centroamérica y Latinoamérica en general, Irlanda tiene que ser visto como un puente para la UE", dijo Higgins en un discurso después de reunirse con su homólogo de El Salvador, Mauricio Funes, quien le condecoró en la Casa Presidencial.

"Nosotros seríamos un promotor de Latinoamérica en la UE", agregó el mandatario irlandés, quien cumple una visita de tres días a El Salvador, como parte de una gira que ya le llevó a México y concluirá en Costa Rica.

Con Funes "compartimos visiones acerca de nuestras prioridades comunes, nuestras economías, y cómo poder atraer mejores inversiones de calidad y promover el sector de las exportaciones", apuntó.

Higgins comentó que con Funes también comparten "la promoción del desarrollo" y la importancia del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la UE, vigente ya en esta región, excepto Guatemala.

En este contexto, "la UE e Irlanda somos unos socios comprometidos con El Salvador", remarcó.

Funes y Higgins fueron testigos de honor de la firma de un memorando de entendimiento sobre consultas firmado por el ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Jaime Miranda, y su homólogo de Comercio y Desarrollo de Irlanda, Joe Costello.

El acuerdo, según su texto, crea un mecanismo de "diálogo sistematizado sobre asuntos de interés común, en los diferentes niveles y en los ámbitos bilateral y multilateral".

Higgins recordó que desde su primera visita a El Salvador, hace unos 30 años, cuando él era parlamentario, se ha preocupado por los derechos humanos en el país centroamericano, que en aquel entonces estaba sumido en la guerra civil.

Pero hoy El Salvador vive "un tiempo marcado por la estabilidad política", gracias a la cual "podemos ser testigos de una nueva sociedad con oportunidades", que permitirá "asegurar los años futuros", puntualizó.

Higgins dijo estar "impresionado" por los "progresos" que, según le aseguró Funes, ha alcanzado El Salvador en los últimos años, entre ellos que "se ha reducido la pobreza".

Por su parte, el presidente salvadoreño aseveró que Higgins "ha sido una voz de El Salvador en el mundo entero" y recordó que en su primera visita fue "testigo de la angustia, del dolor y de la muerte que abatía" a los salvadoreños por la guerra civil.

Funes mencionó que Higgins vino interesado en ese entonces, entre otros hechos, por las matanzas del río Sumpul (1980) y El Mozote (1981), perpetradas por militares, y por el asesinato del arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, cometido por un francotirador desconocido en 1980.

Hoy, Irlanda es "un activo cooperante" para El Salvador en áreas como apoyo a la "sociedad civil, desarrollo comunitario, cambio climático, crecimiento sostenible y reducción de la pobreza", enumeró Funes.

También destacó la ayuda que Irlanda le brindó a El Salvador "en los difíciles momentos" que el país vivió en 2011 por el impacto de una depresión tropical y que dejó pérdidas por unos 1.300 millones de dólares.

Funes condecoró a Higgins con la Orden Nacional "José Matías Delgado", el máximo galardón que concede el Estado de El Salvador.

El gobernante irlandés también se reunió hoy con el presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador, Sigfrido Reyes, quien además le impuso la Orden al Mérito "Próceres de la independencia patria", en un acto celebrado ante el pleno parlamentario.

Posteriormente, en la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas", Higgins visitó las tumbas de los seis jesuitas y sus dos empleadas salvadoreñas asesinados por militares en 1989 y dictó una conferencia sobre derechos humanos.

En su disertación, el presidente irlandés recordó, entre otras cosas, sus esfuerzos como parlamentario para que se investigara la masacre de El Mozote y dijo que el arzobispo Romero fue "alguien que caminó con el pueblo".

Higgins participará mañana en una feria de cooperación de proyectos apoyados por su país, en el parque Cuscatlán de San Salvador, donde visitará el "Monumento a la Memoria y la Verdad", dedicado a las víctimas de la guerra.

Posteriormente, según la agenda oficial, visitará la tumba de Romero en la Catedral Metropolitana, entre otras actividades, y el sábado viajará a Costa Rica para concluir su gira.