Irlanda juzgó hoy la austeridad en elecciones legislativas

El resultado de los comicios celebrados este viernes era incierto, pues el partido de centroderecha en el poder, Fine Gael, es favorito pero sin mayoría suficiente para formar gobierno.
Un cartel indica el camino hacia un centro de votación en la capital irlandesa, Dublín
Un cartel indica el camino hacia un centro de votación en la capital irlandesa, Dublín (AFP)

Dublín

Los irlandeses, hastiados de la austeridad, votaron este viernes en unas elecciones legislativas de resultado incierto en las que el partido Fine Gael (centroderecha), en el poder, es favorito pero sin mayoría suficiente para formar gobierno.

El gobierno de coalición saliente (Fine Gael y laboristas) estaría lejos de obtener una mayoría, con el 26.1% y el 7.8% de los votos respectivamente, según el sondeo a boca de urna publicado por el diario Irish Times tras cerrarse las urnas.

El Fianna Fail (centroderecha) obtendría un 22.9% y el Sinn Fein (izquierda nacionalista), el 14.9%, indicó el sondeo. Los resultados no se conocerán hasta por lo menos el domingo. Un torrente constante de votantes -estudiantes, jubilados, trabajadores- inundó a lo largo de la jornada los colegios electorales instalados en escuelas e iglesias.

Aunque este país de 4.6 millones de habitantes se ha convertido en el campeón del crecimiento en la Unión Europea (7% en los primeros nueve meses de 2015), los años de sacrificio han dejado un sabor amargo a los irlandeses.

Esgrimiendo los buenos resultados económicos, el saliente primer ministro y líder del Fine Gael, Enda Kenny, y la líder laborista Joan Burton, afirman que la continuación de su gobierno de gran coalición es la única opción viable para "estabilizar" el crecimiento económico y acabar el trabajo iniciado en 2011.

Los dos partidos fueron los encargados de gestionar el rescate de 67,500 millones de euros de la UE y el FMI y de aplicar los recortes que llevaba aparejados. "¿De qué recuperación hablan?", se quejó Silvia Doran, una jubilada de 72 años. "La última vez voté por ellos, pero nunca más. Nos quitaron dinero de las pensiones tres veces, luego nos aplicaron un impuesto a la vivienda y luego al agua".

Panorama a la española

En sus últimas declaraciones antes de que abrieran los centros electorales, Kenny pidió poder "acabar el trabajo", tras recorrer un largo camino "en la dirección correcta". Sin embargo, Maura Adshead, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Limerick, dijo que existe "un gran enfado" de quienes se sienten excluidos de la "recuperación".

Como David Kelly, un conserje de Dublín de 65 años, que no pensaba votar. "No me importa, mi salario no ha subido en ocho o nueve años. ¿Cuándo harán algo?". Las últimas encuestas y los sondeos a boca de urna apuntan a que el gobernante Fine Gael no contará con los votos suficientes para formar gobierno en solitario, ni con sus socios laboristas.

Una situación vivida por otros dos líderes europeos que tuvieron que aplicar medidas de austeridad, Mariano Rajoy en España y Pedro Passos Coelho en Portugal, que ganaron las elecciones pero no pudieron formar gobierno. El portugués fue desbancado por una coalición de izquierdas y el español está al borde de lo mismo.

El impuesto al agua, la gota que colmó el vaso

El resentimiento de los irlandeses ha cristalizado alrededor del nuevo impuesto sobre el agua introducido a principios de 2015, que provocó numerosas manifestaciones.

Eso se tradujo en un aumento de la popularidad del partido nacionalista de izquierda Sinn Fein, abiertamente contra la austeridad, y la aparición de partidos independientes nuevos tales como la Alianza contra la Austeridad/Los individuos antes que el beneficio (AAA-PBP).

El actual Taoiseach (Primer Ministro) puede tratar de mantenerse en el poder mediante la expansión del gobierno de coalición a partidos más pequeños e independientes.

"Es posible, pero sería muy inestable", dijo a la AFP Jon Tonge, profesor de política de la Universidad de Liverpool, para quien el escenario más probable es la celebración de nuevas elecciones.

Irlanda ha estado dirigida desde 1932 alternativamente por los dos partidos de centro-derecha Fianna Fail y Fine Gael. Entre los dos partidos, ideológicamente similares, hay una rivalidad de cuna: el primero rechazó el acuerdo con los británicos de 1921 que dio la independencia a la isla pero la dejó mutilada de Irlanda del Norte, mientras que el Fine Gael lo aceptó.

Una diferencia histórica que podría ganar visibilidad ante el aniversario tan señalado que Irlanda se apresta a celebrar: el del Alzamiento de Pascua de 1916 contra Londres, fallido pero que fue el anteacto de la independencia. A ésta le siguió una guerra civil.

La alianza de estos viejos enemigos es una de las posibilidades de formar un gobierno estable. Sin embargo, el observatorio de elecciones de la Fundación Robert Schuman lo considera "poco probable", ya que "se han enfrentado mucho" en los últimos cinco años.

Esta coalición histórica podría propulsar al Sinn Fein, el partido nacionalista de Gerry Adams, como primera fuerza de oposición en Irlanda. Muy popular en el Ulster, Irlanda del Norte, la parte de la isla que siguió siendo británica tras la independencia, el Sinn Fein, brazo político de la organización armada IRA, era relativamente marginal en Irlanda.