Irán prohíbe la entrada al país bienes de consumo "simbólicos" de los EU

El ministro de Industria y Comercio, Mohamad Reza Nematzadé, ordenó en una directiva aplicar un bloqueo para la importación de estos bienes.

Teherán

Irán prohibió la entrada al país y la exhibición pública de bienes de consumo que puedan representar "una presencia simbólica" de los EU en el país como marcas de cigarrillos o cadenas de comida rápida, informa hoy la prensa local.

El ministro de Industria y Comercio, Mohamad Reza Nematzadé, ordenó en una directiva aplicar un bloqueo para la importación de estos bienes y pidió a todas las instituciones implicadas que eviten que productos procedentes de EEUU o con una carga simbólica estadounidense muy marcada se vendan al público.

La medida se toma en el marco de la inminente aplicación del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA siglas en inglés), el acuerdo nuclear entre Irán y las potencias del Grupo 5+1 que pondrá fin al aislamiento económico iraní.

Pese a apoyar el acuerdo, el líder supremo iraní Alí Jameneí, la máxima figura religiosa y política del país advirtió que el Gobierno iraní debía ser cuidadoso con su aplicación y evitar cualquier tipo de "infiltración" de EEUU en el país, particularmente aquellas que afecten los campos sociales y culturales.

Además, también señaló que la apertura económica debe darse sin dañar la producción iraní, que debe ser protegida con ciertos controles a la importación.

La decisión del ministerio de Industria también se produjo al calor de una fuerte polémica suscitada en el país tras el cierre de un restaurante de comida rápida en Teherán que utilizaba el logotipo y la imagen de la cadena KFC.

El restaurante fue clausurado por la policía apenas un día después de su inauguración por "quebrar la ley" al presentarse como un local oficial de la cadena estadounidense para incrementar sus ventas, según dijo a la prensa iraní el presidente de la Cámara de Industrias de Irán, Alí Fazeli.

El comercio no tenía ninguna relación con KFC, como señalaron tanto fuentes iraníes como la propia empresa estadounidense, que en un comunicado dijo incluso que no tienen ningún interés en entrar en el mercado iraní.