Irán acusa a “grupos” de EU de sabotear acuerdos

Washington sancionó a firmas sospechosas de comprar crudo iraní.
Kerry visitó ayer a Netanyahu y dijo que el “diálogo continuará”.
Kerry visitó ayer a Netanyahu y dijo que el “diálogo continuará”. (Brian Snyder/Reuters)

Teherán

La vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Marzie Afjam, acusó ayer a grupos dentro del gobierno de Estados Unidos de querer “matar” el pacto nuclear de Ginebra, luego de la decisión de Washington de incluir en su lista negra a empresas sospechosas de violar las sanciones impuestas contra Teherán que restringen el comercio de petróleo iraní, entre otras reservas, lo que ocasionó que este último abandonase ayer las conversaciones nucleares en Viena.

Afjam condenó con dureza las nuevas sanciones norteamericanas y señaló que EU “será responsable de las consecuencias”, informó la agencia nacional iraní IRNA.

Así mismo, dijo que Washington está actuando con “confusión”, ya que por un lado, la Casa Blanca trata de convencer al Congreso de no imponer nuevas sanciones contra Irán y por el otro, el Tesoro y el Departamento de Estado “llevan a cabo actuaciones sin sentido para imponerlas contra compañías iraníes y extranjeras”.

Manifestó que hay grupos dentro y fuera del gobierno estadunidense que tratan de matar el pacto alcanzado en Ginebra el pasado 24 de noviembre entre Irán y el grupo 5+1 (Rusia, EU, China, Francia, Reino Unido y Alemania) que congela parcialmente la producción de uranio en Teherán a cambio de un recorte de siete mil millones de dólares de las sanciones que le fueron impuestas para ayudar a su economía en crisis.

El presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores del Parlamento iraní, Alaedin Borouyerdi, alabó ayer la decisión del Ministerio de Exteriores de suspender las negociaciones nucleares a nivel técnico que tenían lugar en Viena para tratar sobre la implementación del pacto.

La decisión de llamar al equipo negociador de vuelta a Teherán para consultas es “completamente lógica y revolucionaria”, dijo Borouyerdi, ya que Washington “rompió” sus compromisos.

“Fuera de toda duda, la reciente decisión de EU (de imponer nuevas sanciones) supone una ruptura del acuerdo de Ginebra porque los responsables de ese país demostraron que no se puede confiar en ellos”, declaró el diputado a IRNA.

Borouyerdi añadió que la continuidad del pacto nuclear, considerado un avance histórico para poner fin a la crisis nuclear que enfrenta a Irán con la comunidad internacional desde hace una década, “dependerá de los hechos” de las potencias, sobre todo de EU.

“El gesto estadunidense es contrario al espíritu del acuerdo de Ginebra” por el que el grupo 5+1 se comprometió a no decretar nuevas sanciones contra Teherán durante seis meses, afirmó ayer el negociador iraní Abas Araghshi.

Según el acuerdo, la Unión Europea  no impondrá nuevas amonestaciones a Irán y suspenderá su prohibición de asegurar cargamentos de crudo iraní, con el fin de facilitar las ventas del país, en tanto que la administración estadunidense debe “evitarlas”.

Muchos congresistas de EU —republicanos en su mayoría—, escépticos ante el pacto temporal, contemplan nuevos castigos económicos para obligar a Teherán a firmar un acuerdo final que incluiría el abandono del derecho al enriquecimiento de uranio.

En respuesta, el gobierno de EU negó ayer que el asunto de la lista negra vaya en contra del acuerdo de Ginebra.

“Hemos sido muy claros durante todo el proceso de negociaciones con los iraníes en que íbamos a continuar” con estas medidas, dijo la vocera del Departamento de Estado Marie Harf, a la prensa.

A su vez, el secretario de Estado John Kerry durante una visita ayer a Jerusalén señaló que las conversaciones entre las partes continuarán probablemente “en los próximos días”.

Ahí se reunió con el premier de Israel Benjamin Netanyahu, para analizar el estancamiento en las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, así como el tema iraní.

:CLAVES

QUE NO ES ESPÍA

La Casa Blanca desmintió ayer que Robert Levinson, agente retirado del FBI desaparecido en Irán desde 2007, fuera espía de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), según el diario The Washington Post.

Sin embargo, ex funcionarios de seguridad estadunidense dijeron al diario que la CIA concluyó que era responsable por Levinson mientras estaba en Irán y pagó 2.5 millones de dólares a su esposa.

En tanto, empleados de inteligencia estadunidenses creen que Levinson fue sometido a duros interrogatorios y por ello dijo a sus secuestradores que trabajaba para la CIA.